“Colombia e Israel viven realidades muy parecidas”

Mayo 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Colombia e Israel viven realidades muy parecidas”

Yoed Magen, embajador israelí en Colombia

Yoed Magen, embajador israelí en Colombia, habló sobre las relaciones binacionales y el conflicto en Oriente Medio.

¿Cómo se encuentran las relaciones de Israel y Colombia?Colombia es nuestro mayor aliado en esta parte del mundo, un aliado natural. Y digo que es nuestro aliado natural porque los dos países viven realidades muy parecidas; aunque los conflictos que vive cada uno son muy distintos, el pueblo israelí y el pueblo colombiano viven consecuencias muy parecidas. Secuestros, coches bombas, sangre y terror y somos pueblos que quieren vivir en paz. Cuando aquí ocurre algo, lo leo primero en los medios de Israel porque el israelí se identifica con el colombiano y creo que el colombiano entiende, cuando hay un ataque o un atentado, lo que siente el israelí y ese destino ‘común’ es el que acerca a los dos pueblos y a ambos gobiernos, que enfrentan desafíos muy parecidos.¿De qué manera se están dando esos acercamientos?Tenemos una realidad beneficiosa para las dos partes. Hemos visto un intercambio sin precedentes de visitas del más alto nivel en los últimos tres años. De esta manera se están desarrollando muy bien las relaciones binacionales en casi todos los sectores: defensa, comercial, económico y asistencia técnica. En cuanto a lo comercial, empezamos hace dos meses a negociar un TLC, hoy tenemos un comercio de casi US$800 millones, la mayor parte representado en el carbón que Colombia le vende a Israel. Pero ese comercio hay que diversificarlo para beneficiar a otros sectores; hay mucho interés de empresas israelíes en tener sus negocios aquí.¿Con tantos problemas, cómo ha hecho Israel para lograr su desarrollo? Una de las maravillas de Israel es que, a pesar de enfrentar tantos desafíos como vivir en una zona conflictiva, rodeada de países o actores que buscan nuestra destrucción; a pesar de que el 60% del territorio es árido o semiárido, el país se desarrolla rápidamente, tenemos una sociedad vibrante y una economía muy avanzada, que hoy día desarrolla la mayor parte de los componentes de un celular y la mayoría de componentes de una computadora. Nosotros tenemos los centros más importantes en el mundo, fuera de Estados Unidos, de Microsoft, IBM, Google, Appel y todo eso porque hemos invertido billones de dólares, más que cualquier otro país en el planeta, en la defensa de nuestra población y esto para nosotros es un milagro porque tenemos 64 años de creados. Además, somos el único país en el mundo, miembro de la ONU, cuya existencia está permanentemente amenazada.A propósito, ¿cómo han logrado disminuir los ataques suicidas en Israel?Es un esfuerzo combinado. Una buena inteligencia, que siempre trae buenos resultados; la barrera antiterror, la reja a la que todo el mundo llama muro, aunque sólo el 7% es muro, pero es una barrera que disminuyó el terror en más de un 90%. Detuvo a los terroristas que antes llegaban a Israel caminando. Yo creo que, después de varios años de enfrentar ese tipo de terror, las Fuerzas Armadas de Israel aprendieron cómo defenderse mejor y la población civil también aprendió. Pero también aprendieron los grupos terroristas palestinos que no necesariamente tienen que cruzar fronteras para estallarse en un centro comercial, si lo pueden hacer con un cohete y causar mayor daño. Como Estado tenemos el derecho y el deber de proteger a nuestra población. Algunos palestinos han visto que victimizarse les resulta rentable política y económicamente, ¿como convencerlos de que dejen ese papel y se dediquen a trabajar por un estado?La pregunta es si realmente los palestinos quieren llegar a solucionar el conflicto. La respuesta no necesariamente es positiva. Ellos quieren la creación de un estado, sin embargo, el diálogo político no es si se crea o no el Estado palestino, es solucionar el problema, el conflicto, de una vez por todas. El conflicto tiene muchos componentes, cada uno más complejo que el otro; la creación de un estado palestino es el más fácil de los temas a resolver. Pero qué pasa con Jerusalén, con los refugiados, los asentamientos, las fronteras, los temas de seguridad; nosotros no podemos darnos el lujo de crear un estado palestino sin que los otros temas, sobre todo el de seguridad, quede resuelto. Hace seis años el Primer Ministro, para reducir la fricción en la franja de Gaza, donde teníamos 18 asentamientos y presencia activa del Ejército, decidió que evacuábamos ese territorio, pero ¿qué pasó? Dos años después Hamas, que es una organización terrorista, se apodera de Gaza con el objetivo declarado y escrito de eliminar el Estado de Israel. Ellos hoy manejan la vida cotidiana, el comercio y el contrabando en la franja.¿Con quién será ese diálogo directo porque Hamas controla en Gaza y Al Fatah gobierna en Cisjordania?Esa es la pregunta que se hacen muchos de los líderes mundiales vinculados con el proceso político en Medio Oriente y que no quieren meterse en este problema porque no saben realmente cómo solucionarlo. Hoy las discusiones tienen que ser con la Autoridad Palestina, que es la representante del pueblo palestino, no con Hamas. Al Fatah es la Autoridad Palestina. Pero ese es un problema serio y los palestinos lo saben. Lo que dice Abu Mazen (Mahmud Abbas) es que va a someter el acuerdo a la opinión pública y Hamas no respeta a la opinión pública. Incluso, hay voces que ya hablan, no de dos, sino de tres países: Israel, Cisjordania y Gaza. ¿La Primavera Árabe ha afectado la posibilidad de una negociación?Es prematuro, no sabemos cómo va a terminar la revuelta en estos países árabes. El hecho es que lo que comenzó como una revuelta popular de la gente pidiendo más libertades, igualdad, trabajo y democracia en esos países fue tomada por los extremistas y el mejor ejemplo es lo que ha pasado en Egipto, lo que nos da mucha tristeza porque Egipto es socio estratégico de Israel en el proceso de paz. Pero si vemos Túnez, se convirtió en un país más radical de lo que era. El presidente de Siria, Bachar al Asad, ha perdido toda legitimidad y tarde o temprano va a caer. Yo espero que sea más bien temprano, porque Siria es clave en el eje radical de Irán, Hezbolá y Siria. Y sin Siria no hay continuidad territorial y le será más difícil a Irán enviarle armas a Hezbolá.¿Cuál es el papel de Irán en esto?Irán es una verdadera amenaza no sólo para Israel, sino para los propios países árabes, sobre todo los del Golfo Pérsico. Ellos apoyan, financian, arman y entrenan a todos los grupos antiisraelíes que hay en la región, preparándolos para el día que ellos den luz verde para atacar Israel. La combinación del apoyo a los grupos terroristas, su programa nuclear, las declaraciones de que hay que borrar del mapa a Israel y que somos un tumor canceroso es una amenaza muy real sobre nuestros intereses. No podemos darnos el lujo de que Irán se convierta en un país nuclear y por eso la comunidad internacional debe enfrentar a Irán, porque el problema aún se puede solucionar endureciendo las sanciones.¿Si esas sanciones no son suficientes, Israel atacará a Irán?Para que Irán entienda que la comunidad internacional, porque no es un problema sólo israelí, es seria en su demanda de suspensión del programa nuclear, debe haber también una opción militar. Si Irán no entiende eso y no ve esa posibilidad, va a seguir jugando con la comunidad internacional y mientras tanto sigue ganando tiempo para desarrollar armas nucleares. Ni Israel ni ningún otro país quiere llegar a ello, pero debe ser una opción.¿Como ve los acercamientos de Irán a varios países de América Latina?Nos preocupa que Irán esté haciendo esfuerzos para penetrar América Latina. Ellos no buscan lazos culturales o sociales, lo más probable es que Irán esté buscando penetrar este continente para tratar de mostrarle a su propio público que no están aislados y que tienen amigos. Este es un acercamiento negativo y busca dañar las relaciones de América Latina con Israel y Estados Unidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad