Duelo por víctimas de derrumbe en mina de Santander de Quilichao

Mayo 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

12 muertos deja la tragedia ocurrida en zona rural de Santander de Quilichao. Medicina Legal avanza en identificación de cuerpos. Familias viven drama.

Pasados cinco días de la tragedia en la que al menos doce mineros quedaron sepultados bajo un derrumbe ocurrido en una mina ilegal del corregimiento San Antonio, zona rural de Santander de Quilichao, las familias de las víctimas comenzaron a recibir los cuerpos de sus seres queridos, en medio del dolor por lo ocurrido. Lea aquí: Derrumbe en mina ilegal deja tres muertos en Santander de Quilichao, CaucaLa sede de Medicina Legal de dicho municipio se convirtió en el epicentro del desconsuelo de familias como la Carabalí. Ayer, uno de los cinco integrantes reportados como desaparecidos, Miller Carabalí, de 39 años, fue plenamente identificado.Paradójicamente, mientras sus familiares lo reconocían, la casa de la víctima fue saqueada por ladrones. “Uno con este dolor y se aprovechan para entrar y robar”, dijo Luciana Carabalí, madre de Miller.Otra de las víctimas identificadas fue Yuri Gallego, una mujer oriunda de Timba, Cauca. “Mi sobrina de 4 años quedó sin su mamá. Era la primera vez que iba a trabajar en la mina”, comentó su hermana, Arleny Gallego.Para Norbey González, un minero de la zona, el dolor fue doble. Él mismo encontró a su hermano, José González, de 41 años, en el socavón con ayuda de los organismos de socorro. El sepelio se cumplió en Suárez, Cauca. Otra persona, identificada como Jorge Jesús Generis también fue identificada. Otros cinco cuerpos recuperados fueron trasladados a Cali, según el director de la Regional Suroccidente de Medicina Legal, Jairo Silva, porque en Santander de Quilichao solo hay una nevera para guardar los cadáveres y ayer estaba llena.Se espera que hoy se logre el cotejo dactilar con los archivos de la Registraduría Nacional y una vez identificados los restos de los mineros volverán a Santander de Quilichao para ser entregados a sus familias.“Parece que ahí iba mi sobrino. Todavía hay dudas si es él o no”, indicó Manuel Carabalí, familiar de Joiner Carabalí, de 36 años, hermano de Miller.El balance oficial que deja la tragedia es de doce muertos. Las tres primeras víctimas del desastre, ubicadas en la misma noche de la tragedia, ya fueron sepultadas. Aún faltan por recuperar los restos de cuatro mineros reportados como desaparecidos. Sí hay título mineroPese a que durante esta semana algunos voceros del Gobierno Nacional habían negado la existencia de título minero en la zona del desastre, fuentes cercanas a la Agencia Nacional Minera le confirmaron a El País que estos terrenos sí fueron concesionados a una multinacional para la explotación de oro.Se trata de AgloGold Ashanti, una de las tres compañías de explotación mineras más grandes del mundo, con operación en 13 países en América, África y Oceanía. El contrato de concesión, suscrito con Ingeominas, se formalizó en abril del 2008 y la explotación se daría durante los siguientes 30 años. Sin embargo, documentos conocidos por este diario revelan que desde diciembre del 2013 AgloGold solicitó la suspensión del título minero en la zona concesionada (más de 4900 hectáreas donde se incluye el terreno donde está la mina de San Antonio) debido a problemas de orden público que impidieron cumplir labores de exploración por parte de la compañía. Desde el pasado 13 de febrero de 2014 dicho título minero se encuentra suspendido luego que la Subjefatura de Estado Mayor Conjunto Operacional de las Fuerzas Militares, considerara de alto riesgo las áreas ubicadas dentro del contrato de concesión “como quiera que hay presencia de miembros de la organización terrorista de las Farc, ELN y Bacrim”. Lea aquí: Informe exclusivo: denuncian mafia detrás de mina de San Antonio, Santander de QuilichaoDurante su visita al sitio de la tragedia, el viceministro de Minas, César Díaz, reiteró que “ninguno de los operadores que hay aquí son los que tienen título minero. Si estas actividades fueran formales, tendrían plena vigilancia de la Agencia Nacional Minera”.Aunque el alcalde de Santander de Quilichao, Luis Eduardo Grijalba, dijo que hace un año emitió orden de cierre a la mina ilegal de San Antonio, las amenazas de muerte contra sus funcionarios y las autoridades han impedido cumplir con esta medida.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad