Dos extranjeros que fallecieron en accidente aéreo en Santander serán repatriados

Mayo 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

La avioneta estaba ocupada por el brasileño Nernyr Franci Iberia y el canadiense Peter Moor.

A las 9:30 de la mañana de este lunes, en medio de espesa niebla que a 12 mil pies de altura cubre al cerro del Páramo de Las Alfombras, ubicado a siete horas de la vereda Pueblo Viejo, del municipio de Coromoro, Santander, fue encontrada la avioneta tipo Piper PA-31 de matrícula canadiense C-GSVM, la cual estaba desaparecida desde el pasado sábado. La aeronave siniestrada era tripulada por el piloto de nacionalidad brasileña Neville Francis Ribeiro y el operador canadiense Peter Moore y fue hallada completamente destruida en la parte alta del cerro.Se espera que en las próximas horas los cuerpos de las víctimas fatales sean sacados del área y trasladados a Bucaramanga, para de allí enviarlos a Bogotá y luego repatriarlos a sus países de origen. De acuerdo con las autoridades, la avioneta tenía como misión recolectar información geofísica para la extracción de minerales para el Servicio Geológico Colombiano, SGC. Para lo que sería un vuelo de rutina, la avioneta y sus dos tripulantes despegaron el sábado pasado a las 7:30 de la mañana, del aeropuerto Palonegro de Lebrija. Según las autoridades, a las 11:00 de la mañana la torre de control de Palonegro perdió la comunicación con el piloto del aparato, quien alcanzó a emitir una señal de emergencia. Una hora más tarde, la Aeronáutica Civil declaró señaló que la avioneta había desaparecido en jurisdicción del municipio de Coromoro, Santander. “Tropas pertenecientes a la Primera Brigada en coordinación con la Fuerza Aérea establecieron las últimas coordenadas que reportó por última vez la avioneta. Con esos datos iniciamos la búsqueda en el sector suroriente del municipio de Coromoro. Fue así como se desplegaron a esos sectores que corresponden a unos páramos que tienen una altura por encima de los cuatro mil metros, donde no existen vías de comunicación, ni caminos. Son terrenos de difícil acceso por ser quebrados y la nubosidad que presenta, lo que dificultó la visibilidad del personal de la Fuerza Aérea y de las tropas”, indicó el coronel José Antonio Hernández Capacho, comandante de la Primera Brigada del Ejército. Durante la tarde del sábado y el domingo, aviones de la Fuerza Aérea sobrevolaron el área, pero las difíciles condiciones climáticas, impidieron la ubicación de la avioneta, la cual finalmente fue hallada ayer en horas de la mañana. “La Fuerza Aérea, con un avión y a través de un radar, logró la ubicación exacta de la aeronave. Hasta allí llegaron los soldados y hallaron el aparato destrozado y dos cadáveres calcinados que aun no han sido identificados”, agregó el coronel Hernández Capacho. El rescate Una vez fue hallada la avioneta y se confirmó la muerte de sus dos ocupantes, el director del Centro de Comando y Control de la Fuerza Aérea Colombiana, coronel Carlos Silva, envió varios helicópteros a la zona para trabajar en la evacuación de los cadáveres. Los helicópteros llegaron hasta el municipio de Coromoro, con el fin de transportar a la zona del siniestro al personal de la Unidad Móvil del Laboratorio de Criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía y los técnicos de la Aeronáutica Civil que tendrán la misión de establecer las causas del trágico accidente. “Allí en el sitio donde se produjo el accidente está el Ejército, que tiene acordonada la zona de impacto y también hay personal de la Defensa Civil. Sin embargo no ha podido ingresar nadie más porque estaba cayendo una tormenta eléctrica”, señaló Ludyn Slendy Berdugo, presidente de la Defensa Civil del municipio de Coromoro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad