Donación de silencio por los soldados caídos en combate

Julio 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Donación de silencio por los soldados caídos en combate

La Fundación Colombia Herida invita hoy a donar entre cinco segundos y un minuto de silencio para recordar a los que han dado su vida por la patria.

Que donemos silencio hoy, para callar la indiferencia. Eso pide la Fundación Colombia Herida, que Rodrigo Obregón fundó y preside desde hace 20 años, y que apoya a soldados y policías heridos y caídos en combate y a sus familias.La primera vez que este hijo de dos combatientes de las artes, el pintor Alejandro Obregón y de la coreógrafa Sonia Osorio (ya fallecidos) entendió la importancia del silencio, para dar paso a la reflexión, fue cuando regresó a Colombia después de muchos años de ausencia. “En un viaje de Valledupar a Bogotá conocí a un soldado herido. Le seguí la pista hasta el Hospital Militar. Allá me encontré con cuartos repletos de muchachos destrozados. Ese espectáculo atroz me hizo evidente que lo se vivía en Colombia no era un conflicto sino una guerra igualita a la que yo había vivido en Centroamérica, como corresponsal. Ahí comprendí que había que hacer algo para sensibilizar y solidarizar al país y ese fue el comienzo de la Fundación”, cuenta Rodrigo.“En la primera década de labores comprendimos que la tradicional indiferencia de los colombianos, frente a quienes dan la vida por defenderlos, se cimentaba en la ausencia de un día oficial para honrar la memoria de quienes se han sacrificado por esta democracia”, agrega. Así, Rodrigo y su Fundación decidieron crear ese día con miras a volverlo ley. Y empezaron a ver sus efectos: en 2001, con centenares de familiares de los caídos, en la Plaza de Bolívar. Dice Obregón que, en ese momento, él y sus combatientes de indiferencias se dieron cuenta que las familias de soldados y policías que antes sentían la muerte de sus hijos como un atropello, empezaron a sentir que el país sí les agradecía por su labor en defensa de la libertad. Y asegura que se inició una sanación espiritual para ellos. El segundo año, las imágenes de ese día triste, pero solemne, salieron registradas en las primeras planas de los periódicos de Colombia. Y no tardaron en convertirse en la Ley 913 del 2004, que consagra cada 19 de julio como el Día de los Héroes de la Nación y sus Familias.Cuenta el presidente de la Fundación Colombia Herida que se aseguraron muy bien de que esta última palabra: ‘familias’, quedara registrada en la Ley. “No estamos pidiendo silencio para llorar a los soldados y policías que descansan en las tumbas... ¿Y los huérfanos? ¿Y las viudas? ¿Y el papá y la mamá que vivían de ese sueldo? ¿Qué va a pasar con ellos? Por eso nos aseguramos de que en la Ley quedaran estas tres palabras: ‘Y sus familias’”, dice.Añade que, ingenuamente, él y su equipo de la Fundación pensaron que los colombianos empezarían a conmemorar el día y a honrar el sacrificio, cosa que no pasó. “Lo único que logramos fue meter un papelito a una estantería al Congreso”. Pese a la indiferencia de los colombianos, el día siguió teniendo sus adeptos en una ceremonia muy solemne que se realiza cada año en la Plaza de los Héroes Caídos en Acción, entre la Policía Nacional y el Ministerio de Defensa. “Hemos tratado de darle toda la divulgación posible, pero la ignorancia sobre esta Ley es rampante. Hace tres días recorrimos Bogotá con cámaras en mano y nadie sabía que ese día existía”, se queja Obregón.Pero este año, la firma McCann-Ericsson se ha unido solidariamente a la Fundación Colombia Herida y ha creado la campaña ‘Dona tu silencio’, que se está replicando por redes sociales como Facebook y Twitter, con mensajes como el que nos regala de viva voz Obregón: “Si tú no sabías que ese era el día, ahora ya lo sabes, ¿nos donarías tu silencio?”.Este corresponsal de guerra, que ha visto de cerca el sacrificio de los soldados, asegura que en ese momento de silencio se da paso a la reflexión y todos empezamos a pensar en el motivo de nuestro silencio. “Es por los miles de hombres y mujeres que han dado la vida en defensa de este Estado de derecho. Es muy correcto que uno se detenga una vez al año a pensar: ‘Hombre, gracias’”, explica Obregón.La ceremonia de hoyEste año, en la ceremonia solemne cívico- militar, que tendrá lugar en la Plaza de los Héroes Caídos en Acción, el barítono colombiano Sidney Jimenez interpretará el Himno Nacional, y Gloria Zea leerá ‘La Oración de guerra’, escrita por el teniente Nelson Bedoya Zuluaga, quien cayó en combate en 1981. En el mismo lugar, durante la noche, se ofrecerá el llamado Concierto del Primer Grito, donde se presentan diez artistas frente a la bandera de Colombia, que por Ley estará a media asta. Y a las 11:59 p.m., ésta irá subiendo hasta llegar al tope, momento en el que todos los presentes darán el Grito de Independencia del 20 de julio y empezará el espectáculo de juegos pirotécnicos. Dice Obregón que esto simboliza la transición de un día de recogimiento a un día de júbilo, que es en últimas la simbología del 19 de julio.“La Fundación Colombia Herida comenzó apoyando a los heridos. Después nos dimos cuenta de que al lado de ese herido había un señor, una señora, unos niñitos. Hay que apoyar también a esa gente que, en su gran mayoría, queda desamparada”, agrega.Luego admite: “Nuestra Fundación está viva con pocos recursos, producto de la solidaridad ciudadana, pero en cualquier momento se nos muere, estamos luchando un día más por hacer esta labor que debería estar haciéndola el Estado colombiano”. Al final, un largo silencio se apodera de Rodrigo Obregón, quien vuelve de nuevo a esa reflexión, que, según él, debería ser diaria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad