Doctor S.O.S.

Marzo 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya

El médico Andrés Mejía confiesa que los televidentes lo han ‘corchado’ y que el trabajo en Tv. es más extenuante que el de su consultorio.

Un ‘rating’ de 14 puntos, lo que equivale a unos 7 millones de televisores encendidos a la 1:30 p.m., es el logro del cirujano plástico Andrés Mejía con ‘Doctor S.O.S’, del Canal RCN. Responder inquietudes sobre diversos temas de salud y bienestar ha hecho que este espacio se inserte en el gusto de la gente en un horario poco convencional.Aunque a Mejía le tocó volver a repasar medicina, se estresó con el trajín de grabar 120 episodios y bajó 5 kilos, asegura que su mejor recompensa “es enseñarle a la comunidad esos signos de alarma para determinar el momento para consultar. Así también estoy salvando una vida”. Colombia lo conoció en ‘Camhio extremo’. ¿Cómo es volver a enfrentarse a las cámaras y ser ahora el conductor?Eso es una locura. No estaba preparado para eso, pero como la propuesta era interesante tomé la decisión, sabía que me estaba metiendo en una cosa muy difícil porque no soy presentador ni tengo la experiencia. Antes era fácil porque me grababan operando y eso lo hago con los ojos cerrados. Aquí tenía que aprender a mirar el telepronter y a hablar mientras otro te habla por el apuntador. Los horarios son extenuantes. Quedé cansado.¿Qué fue lo más complejo?Vencer los nervios, porque además de público tenía seis cámaras mirándome y al principio me quedaba paralizado, la verdad. Los primeros días decía: ‘¿Qué estoy haciendo aquí? ¿En qué me metí?’. Y a medida que transcurrió el tiempo, las cosas fueron menos estresantes porque uno descubre que la labor hecha tiene trascendencia y ayuda a muchas personas. Sí, lo más difícil son los nervios, se le olvida a uno leer, se le olvida a uno todo.¿Cómo manejó tanta ansiedad?Con ejercicios de respiración. Creo que me servían, pero de todas maneras uno siempre está con el corazón a mil. También a las malas, porque era aprender o aprender a manejarlos. ¿Qué preguntas lo sorprendieron?Las preguntas más sorprendentes son las de sexo, a la gente aún le da pena hablar del tema, de ahí preguntas como ‘¿por qué amanezco con una erección?’ Hay personas que todavía piensan que eso es anormal. Aunque hay preguntas de todo: desde la uña del dedo gordo hasta la cabeza. ¿Y lo corcharon?Uff, muchísimas veces. Hubo preguntas difíciles con las que me tocaba ponerme a estudiar y quedar debiendo la respuesta. Esta experiencia fue como volver a estudiar medicina. Con el área que más me corcharon fue con oftalmología.Desde su experiencia, ¿a los colombianos aún nos da miedo ir al médico?Sí, no sólo nos da miedo sino pereza hacer las filas para acceder a un servicio. Hoy la medicina es deficiente porque muchos médicos no tienen el tiempo suficiente para atender a un paciente y las consultas son muy corticas, el paciente no ha dicho todo y ya lo tienen formulado. ¿Hará una segunda temporada?No sé. Con esta temporada pasé días sin ver a mi familia, grababa doce horas diarias, atendía a mis pacientes y operaba... fue difícil. De hecho bajé 5 kilos, me enfermé de la espalda y tenía molestias oculares por la luz, fue duro. Ahora prefiero recuperarme antes de volver a un set.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad