Dios tenía algo para mí, y era ganar la corona: Catalina Robayo

Noviembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias y redacción

La señorita Valle, Catalina Robayo, alcanzó anoche la novena corona para el Departamento en el Concurso Nacional de la Belleza.

María Catalina Robayo, nueva señorita Colombia, aseguró este martes que ganó la corona porque ella tiene "todo lo que se requiere para ser una reina" y que le demostró al jurado la clase de candidata que era. La nueva soberana de los colombianos dijo a ella no le han regalado nada, y que la corona no es para resarcir un daño. "A mi el año pasado no me hicieron ningun daño. El reinado es una prueba de resistencia no solo es el desgaste físico, también es un desgaste de emociones", dijo.Robayo, quien el año pasado tuvo que abandonar el reinado a raíz de una tutela, afirmó que “Dios sabe cómo hace sus cosas” porque esa experiencia la “hizo madurar mucho”. “Dios tenía algo para mí, ye era ganar la corona no el año pasado, sino este”, sostuvo. “Estaba muy segura que si Dios me tenía parada ahí era para cosas grandes”, indicó Robayo.“Estoy muy orgullosa de regalarle el título a mi departamento (…) La alegría que tengo es impresionante”, sostuvo la nueva reina de los colombianos, quien, además, dijo que “la gente tiene que pensar que estaré muy comprometida con varias causas”. La reina explicó que la espontaneidad y la tranquilidad fueron la clave para ganar. "Nada fue estrategia, ni fue planeado, todo estaba en mi camino", aseguró.Respecto al favoritismo de la señorita Huila, la nueva soberana de los colombianos sostuvo que “jamás tuvo relación con los medios” y que sí sabía de ese favoritismo. “La posición que tomé era de seguir trabajando con mayor entrega”.La historia de CatalinaUn año después de haber salido de Cartagena con la fama de ser la reina destronada por una tutela, la vallecaucana Catalina Robayo Vargas regresó a La Heroica pero esta vez para reinar con todas las de la ley y llevarse la corona de Señorita Colombia 2010.Esta palmirana, de 21 años, logró con su buena oratoria convencer al jurado calificador y hacer que ellos se fijaran más en su esencia como mujer por encima de su falta de tonicidad en el cuerpo, y dejar en la mitad del camino a grandes favoritas de este año como las representantes de Huila y Santander. “Estoy emocionada y comprometida. Ahora soy una reina con todas las de la ley y los resultados se ven reflejados en esta corona”, comentó la joven, quien le entrega al departamento el noveno título nacional, luego del alcanzado por Catherine Daza Manchola en 2003.Sin tener el cuerpo más despampanante ni el rostro más bello, pero sí un buen registro fotográfico, Robayo jamás dejó de sentir nervios en la competencia real y aunque ya venía un poco más con conocimiento de causa, sabía que cualquier cosa podría suceder. “No hay enemigo pequeño porque todas se prepararon. Yo iba un poco más segura de lo que soy, de lo que tengo”.Respalda por el pueblo cartagenero que la llamaba siempre por su nombre y recibiendo un buen trato de parte de la prensa, jamás el favoritismo se le subió a la cabeza. “Se debe manejar con la mayor humildad del mundo porque nada se sabe hasta el día de la coronación. De resto todo son suposiciones. Uno puede ser la más favorita pero si Dios no lo tiene en tu camino no sucede”. Curiosamente, el tema del reinado nunca fue una prioridad en su vida. De hecho la oportunidad de ser reina empezó como una simple propuesta para representar al municipio de Calima El Darién en el concurso de Señorita Valle. Sin muchas expectativas, por su escasa preparación, probó y resultó elegida virreina.Meses más tarde, ante la destitución de Diana Salgado, asumió el título de Señorita Valle y estuvo en Cartagena durante una semana hasta que una tutela la obligó a devolverle el lugar a Salgado. En enero de año volvió a recibir la propuesta del Comité de Belleza para representar al Valle, aceptó y fue elegida por decreto en julio. “Dios es perfecto en todos sus tiempos y todo pasa por algo. El episodio del año pasado era para vivirlo. Hubo tristeza pero pudo más la emoción, la alegría y las cosas gratas que viví. Hoy, al hacer un balance siento que la madurez y el crecimiento personal, gracias a ese acontecimiento, fue enorme e incalculable, y me hace ser lo que soy ahora”.Virreina: Lizeth C. GonzálezNació en Santa Marta. Tiene 24 años. Sus medidas son 88-65-95 y mide 1.72 metros de estatura. Hizo estudios pre-universitarios en artes, literatura y lenguas en el Vanier College, en Montreal, Canadá, donde está próxima a graduarse como politóloga de la Concordia University. Domina el inglés y el francés, y tiene conocimientos de italiano. Practica natación, yoga y pilates.Primera princesa: Natalia Valenzuela C.Nació en Neiva, tiene 21 años. Es estudiante de tercer semestre de economía de la Universidad EAN (Escuela de Administración de Negocios), en Bogotá. Sus medidas son 86-61-91, mide 1.76 metros de estatura. Baila música folclórica colombiana. Tiene talento para la actuación. Durante el Concurso obtuvo el premio de Figura Bodytech al Mejor Cuerpo.Segunda Princesa: Tatiana Nájera C.Nació en Cartagena, tiene 22 años. Sus medidas son 85-65-92 y tiene 1.72 metros de estatura. Es politóloga, con énfasis en relaciones internacionales de la Universidad Tecnológica de Bolívar. Fue elegida como estudiante sobresaliente en 2006. Adelanta una maestría en Negocios Internacionales e Integración en dicha universidad. Domina el inglés y el francés, y algo de italiano.Tercera princesa: Diana Juliette Mina T.Nació en Riohacha y tiene 19 años. Cursa octavo semestre de comunicación social y periodismo en la Universidad Sergio Arboleda, en Bogotá. Tiene conocimientos de inglés. Sus medidas son 85-61-91 y mide 1.72 metros de estatura. Practica el baloncesto y el tenis. Su lema es “Dale a la vida lo que quieres recibir de ella”. Dice que su mayor inspiración es Nelson Mandela.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad