Diferencias dentro del partido Verde lo tienen al borde de la extinción

default: Diferencias dentro del partido Verde lo tienen al borde de la extinción

Los líos internos tienen al Partido Verde lejos de esa ‘ola’ que sorprendió en el 2010 y se encuentra a punto de desaparecer.

Diferencias dentro del partido Verde lo tienen al borde de la extinción

Agosto 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
Diferencias dentro del partido Verde lo tienen al borde de la extinción

Los principales dirigentes del Partido Verde, cuando la ‘Ola’ alcanzó su punto más alto, hoy están alejados de la colectividad o buscando espacio en otros sectores.

Los líos internos tienen al Partido Verde lejos de esa ‘ola’ que sorprendió en el 2010 y se encuentra a punto de desaparecer.

La crisis del partido Verde está madura. La colectividad enfrenta varios retos que de no superar, podrían significar su extinción. El Verde es hoy un partido fraccionado y dista mucho de ese colectivo que rompió esquemas en el 2010. Recientemente, su Los líos internos tienen al colectivo lejos de esa ‘ola’ que sorprendió en el 2010 y a punto de desaparecer.que hay, de las cuales dijo que “son inocultables”.“Aquí hay muchas diferencias internas que hay que estudiar, profundizar y aclarar para que el país sepa exactamente cuál es el modelo social que está persiguiendo el partido”, dijo Prada, quien además dejó en el ambiente la indisciplina parlamentaria que existe ya que aseguró que “nosotros somos miembros de la Unidad Nacional, pero buena parte de la bancada actúa como si fuera enemiga de la coalición”.Estas divisiones y diferencias internas se agudizan con el paso de los días, ya que no todos se quieren quedar en el barco Verde y esperar que naufrague.De hecho, se ha dicho que muchos de sus congresistas estarían mirando para otras toldas y se habla que Prada está más cerca al santismo puro y el partido Liberal y que Ángela Robledo mira hacia el Polo.No obstante, como lo aclaró el analista Ancízar Marroquín, ellos tendrán que quedarse en el partido, ya que el plazo para cambiar de colectividad se venció y dejó claro que la misma Constitución advierte que quien no renuncie durante los términos señalados por la ley, un año antes de las elecciones, “podrá ser investigado por doble militancia”.Es en este momento en que los analistas hablan del riesgo que tiene el partido de desaparecer, ya que con las nuevas reglas de juego electorales y un umbral del 3% que obliga a que se tengan no menos de 450.000 votos para seguir vigente en el espectro político, los verdes no la tienen fácil, máxime porque su mayor electora, la senadora Gilma Jiménez, falleció.En las elecciones de 2010, el partido Verde alcanzó un poco más de 521.000 votos que se dieron con base en dos fenómenos clave: la unidad entre Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Luis Eduardo Garzón, acompañados de personalidades que consolidaron el segundo fenómeno, la ola verde.Sin embargo, la situación de los verdes hoy no es la de antaño, de hecho están divididos entre los sectores que acompañan a Mockus (se fue del partido) y los de Peñalosa (un militante viajero que solo hace esporádicas apariciones y que no comparte muchas de las decisiones que se han tomado en sus ausencias) y Garzón, quien está de lleno en el Gobierno.A esto se suma la negativa de Alonso Salazar de presidir el partido. Esta decisión, a juicio de analistas, mantiene el alejamiento del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, de los verdes; es decir, que no se logró la reconciliación.Este criterio lo comparte el analista Fernando Giraldo, quien aseguró que el principal mensaje que se estaba enviando era para Fajardo, en el sentido que se quería evitar que se fuera definitivamente de las toldas verdes. Sin embargo, la decisión apunta a que el hoy Gobernador siga en la línea de su movimiento Compromiso Ciudadano que sería la catapulta de una eventual aspiración presidencial en el 2018.Adicionalmente, sectores advirtieron que la invitación a Salazar abrió más heridas, máxime cuando se conocieron comunicaciones del secretario General del Partido, Daniel García, quien revelaba intimidades y acuerdos burocráticos que se habrían hecho para el ingreso de los verdes de la Unidad Nacional.En busca de alianzasAnte la amenaza del umbral del 3 %, algunos partidos ya piensan alianzas y, según se ha dicho, los verdes ya iniciaron acercamientos con otras toldas a fin de buscar acuerdos que les permitan sobrevivir en el escenario político.Uno de estos acuerdos podría ser con el movimiento Progresistas del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.De hecho, el mismo senador Luis Carlos Avellaneda confirmó los acercamientos y explicó que “algunos progresistas como en el caso de Camilo Romero, Jorge Guevara y el mío, que fuimos sacados por el Polo Democrático, tenemos libertad de escoger un nuevo partido”, por lo que aseguró que tienen la vista puesta en el Verde.El congresista subrayó que esta alianza ayudaría mucho para el propósito de superar el umbral y garantizar que esta fuerza no desaparezca.Sin embargo, al interior de los verdes hay resistencias frente a estas alianzas, como la manifestada por Prada, quien dejó claro que “no me veo en una alianza con los Progresistas, todo lo contrario, lo que quisiera mirar muy bien es el tema de la revocatoria de Petro, porque ha sido el peor gobernante que ha tenido esta ciudad”.Pero, hay quienes no descartan esta posibilidad, como el senador Félix Valera, quien manifestó que las alianzas hay que analizarlas muy bien, pero no descartarlas. “Que se haga sobre la construcción de algo programático, no por la necesaria obligación de permanecer vivos en un proceso político, porque eso resulta mal”.Pero mientras algunos miran a los progresistas, Prada tiene la vista en el liberalismo y Cambio Radical. En este sentido, el representante ha dicho que “hemos ratificado la necesidad de avanzar con los partidos de la Unidad Nacional” y comentó que no necesariamente se puede hablar de coaliciones, sino que son alternativas que se analizan.Voto de antañoEn las elecciones de 2010, el partido obtuvo 521.503 votos para el Senado, lo que le dejó como rédito cinco curules en la Cámara Alta.La mayor electora de los verdes fue la senadora Gilma Jiménez, quien obtuvo 207.799 votos, lo que significó más del 40% de la votación total del partido para el Senado.Con su muerte, Alfonso Prada dijo que quedó un vacío que difícilmente se podrá llenar, incluso que “desde el punto de vista electoral, pues deja al partido en una dificultad real. Ella representó, por lo menos, el 40 % del umbral de Senado”.Pero no es solo esta votación la que hoy anhela el partido. En sus consultas para elegir candidato presidencial, la colectividad obtuvo 1.587.000 votos, de los cuales 822.000 fueron para Mockus.Esta votación se redujo para las elecciones parlamentarias en más de un 50%, lo que redundó que esta colectividad no tuviera más representación en el Congreso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad