Diez heridos tras disturbios en protesta minera en Irra, Risaralda

Agosto 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Diez heridos tras disturbios en protesta minera en Irra, Risaralda

El presidente Juan Manuel Santos manifestó que los habitantes del Catatumbo están sufriendo como víctimas inocentes de “quienes no quieren levantar los bloqueos”.

Protestantes heridos, policías lesionados y daños en locales de Irra hacen parte del balance que dejaron los disturbios que se presentaron desde el viernes y durante el fin de semana.

En la entrada al barrio el Aguacate en el corregimiento de Irra, Risaralda, unos niños jugaban con residuos de casquillos que dejaron los gases lacrimógenos en la carretera. Mientras tanto, otro menor de 14 años que participó en los disturbios del pasado fin de semana, afirmó que defiende la minería a capa y espada porque es la única fuente de trabajo que tiene. El lugar, que vivía una aparente calma desde el pasado 17 de julio, fecha en la que comenzó el paro minero en el país, soportó los enfrentamientos que se presentaron desde el pasado viernes y de los que quedaron 10 heridos, entre civiles y uniformados. Todo comenzó con una marcha pacífica que salió desde la entrada a Quinchía, Risaralda, y como de costumbre los manifestantes ocuparon un carril de la vía. Por el camino gritaban arengas y cuando llegaron al parque, los ánimos se alteraron y bloquearon toda la vía. Un protestante afirma: “una persona ajena a la manifestación comenzó a insultar a un policía y lo agredió. Al rebelde lo cogieron y se lo llevaron a la estación. Desde temprano nos advirtieron que no saliéramos de las casas porque la cosa estaba caliente". Ante este panorama el alcalde decretó Quinchía expidió el Decreto No. 064 que ordena toque de queda en la jurisdicción. Los disturbios La pelea entre los uniformados y los mineros se armó de un momento a otro. Mientras los manifestantes lanzaban piedras y tarros prendidos con gasolina, la Fuerza Pública respondió al ataque con granadas aturdidoras y gases lacrimógenos. A las 9:00 de la noche del viernes, el corregimiento se transformó en un campo de batalla, la gente corría a ciegas de un lado a otro, debido a que en medio de los disturbios quitaron la electricidad del parque. Testigos del hecho contaron: “escuchamos varios disparos, detonación de dinamita, la gente gritaba y otros lloraban. A un muchacho le estalló una granada en un oído, unos cayeron asfixiados por los gases lacrimógenos que tiraron dentro de las viviendas y a algunos les pegaron en la cabeza. No respetaban a nadie”. Agrega que un policía se le incendió el uniforme. Los disturbios duraron alrededor de tres horas, ya al amanecer del sábado recuperaron el control del corregimiento. El comandante encargado de la Policía de Caldas, Gustavo Adolfo Lasso, sostuvo que se ha mantenido la apertura de la vía. Sin embargo, indicó que por los enfrentamientos con los mineros tiene tres policías heridos, dos de ellos por arma de fuego. En el Centro de Salud Santa Teresita del corregimiento de Irra atendieron la noche del sábado a cuatro civiles que resultaron lesionados en los enfrentamientos. Tres de ellos presentaban golpes en la cabeza. Otros heridos fueron valorados por tener laceraciones múltiples y heridas abiertas en diferentes partes del cuerpo. El personal médico les dio de alta en la madrugada de ayer mientras que otros lesionados fueron remitidos a hospitales de los municipios vecinos. En diferentes partes del corregimiento colgaron vallas donde rechazan la reforma al Código minero y le piden al gobierno que los deje trabajar. Marina Trejas, quien se dedica al barequeo en la ribera del río Cauca, expresa: “hace tres meses me encuentro sin trabajo, estamos pasando hambre, nos quitaron las herramientas y nos metieron a la cárcel. A la gente honrada no la dejan trabajar”. Desde una cafetería 12 policías observaban el movimiento de los transeúntes. Irra parecía más un pueblo fantasma, los campesinos prefirieron no salir a mercar. El tráfico vehicular circuló normalmente el fin de semana, pero tuvo congestiones en La Felisa y en la entrada a Supía en el que ocurrieron choques que no dejaron heridos. Durante la tarde del sábado y el domingo se presentaron otras manifestaciones en Irra. En Marmato siguen los enfrentamientos En el municipio minero siguen los enfrentamiento con el Esmad en los potreros de Moraga. Los habitantes temen a que los disturbios lleguen al casco urbano, por tal motivo, pidieron la presencia del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo. Héctor Jaime Osorio, alcalde de Marmato, manifiesta que debido a la situación tomó la decisión de decretar la ley seca en la localidad desde las 4:00 de la tarde del sábado y el toque de queda desde las 9:00 de la noche del mismo día. "Hice esto porque quiero conservar el orden público en el municipio y la tranquilidad de la comunidad. Además, por información de la Policía, al parecer los manifestantes se querían tomar la Alcaldía y otras lugares. Esta mañana (domingo) me comuniqué con el sargento y me dijo que por ahora la situación está calmada", expresó. Un protestante ingirió ácido por error, por lo que fue trasladado a un centro médico de Manizales, por fortuna ya está estable. Los capturados El comandante encargado de la Policía de Caldas, Gustavo Adolfo Lasso, sostuvo que durante el control de la vía Manizales-Medellín, capturó en Marmato a un hombre de 35 años en el sector conocido como El Llano, por transportar materiales para la fabricación de artefactos explosivos. La mercancía estaba escondida en un bolsa plástica detrás de una silla e indicó que el hombre llevaba 21 estopines, 5 barras de indugel, 5 barras de anfo, 4 metros de mecha de seguridad, 16 tubos artesanales para lanzamiento, 70 bolas de acero, 1 bolsa grande de anfo, 1 bolsa de gravilla de 2 kilogramos y 9 tubos para lanzamiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad