Diez claves para sobrevivir a la infertilidad

Diez claves para sobrevivir a la infertilidad

Enero 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La imposibilidad de concebir puede ser la oportunidad para replantear el proyecto de vida. Cuándo puede ser sano renunciar.

Dos años después de casarse, Diana Díaz, una arquitecta de 28 años, decidió hacer realidad su sueño de tener un hijo. Después de insistir durante meses y no alcanzar el embarazo visitó al ginecólogo, quien le indicó que tuviera relaciones sexuales hacia la mitad del ciclo menstrual. Como esto no dio resultado, el médico optó por formularle medicamentos que estimulaban el proceso de ovulación. Pero como el método tampoco surtió efecto fue sometida a una serie de pruebas que incluían ecografías y exámenes para estudiar la ovulación y el estado de las trompas. Sin embargo, la explicación a la infertilidad aún no se encontraba. Entonces Juliana decidió optar por la inseminación artificial, que le practicaron sin éxito. Como si fuera poco y considerando que la causa podía estar en una angustia severa, fue remitida al psicólogo, donde recibió terapia. En esta lucha, Juliana se pasó cinco años, hasta que finalmente, cansada de insistir y agobiada por la situación, decidió continuar una vida sin hijos. Se sabe que una de cada cuatro parejas en el mundo tiene problemas de infertilidad, la cual se diagnostica cuando dos personas sanas tienen vida sexual activa sin planificar durante un año y no consiguen un embarazo. Muchas de ellas nunca consultan y se resignan a una vida sin hijos. Pero por otro lado, aunque especialistas como Rafael Camacho, director de la Unidad de Medicina Reproductiva del Centro Médico Imbanaco, aseguran que el 98% de los casos tiene solución, también es cierto que no son pocas las parejas que, durante años, ensayan médicos y fórmulas sin resultados. Ver frustrado el deseo de engendrar no es fácil de asumir y exige ayuda profesional. Por eso, las psicólogas Mara Tamayo y Vilma Rengifo hacen recomendaciones que pueden ser de gran ayuda para las parejas que tienen que afrontar esta situación.1. Sean conscientes de su realidad. No traten de cambiar lo que no pueden. Eviten continuar gastando todas sus energías y golpeando su autoestima en algo que a consciencia, por dictamen médico, ya saben que es imposible de lograr.2. En lugar de deprimirse por lo que no tienen, disfruten de lo que tienen. Aprovechen el tiempo para fortalecer su relación de pareja. Recuperen los detalles, los agasajos y los espacios que seguramente habían dejado en el olvido. Realicen actividades que les permitan salir de la rutina y relajarse. 3. No se culpen el uno al otro, pero tampoco se condenen a sí mismos. Encontrar un culpable no ayudará en nada. No teman perder a su pareja porque no pueden darle un hijo. Si la relación entre ustedes está estable esta situación no tiene por qué llevar a una ruptura.4. Replanteen su proyecto de vida en torno a su pareja, evaluando las necesidades y expectativas de ambos. Piensen en las metas que no han cumplido y que seguramente no hubieran podido realizar si tuvieran un hijo, como practicar un deporte, hacer el viaje soñado o estudiar una maestría. Recuerden que una pareja no se une sólo para tener hijos, sino para compartir un espacio en el que los dos puedan crecer.5. No fundamenten su felicidad sólo en el objetivo de tener hijos, de hecho hay muchas parejas con hijos que son infelices. Recuerden que la felicidad no está en nada externo, sino en la persona misma.6. Asúmanlo como algo natural. La concepción es un proceso natural que se debe vivir cuando llegue. Por eso, éste no debe ser un motivo para alterar la dinámica habitual en cuanto a su vida personal, laboral, de familia y de pareja. Trate en lo posible que las circunstancias de vida que les rodean y que los hace sentirse unidos y compenetrados no se alteren.7. Tengan en cuenta que vivir en pareja también tiene sus ventajas. Hay mayor compenetración, comunicación y dedicación mutua. Además, nunca olviden que una pareja, con o sin hijos, ya es una familia, entonces no hay por qué pensar que la infertilidad ha frustrado el deseo de tener familia.8. Consideren la posibilidad de trasladar ese afecto maternal o paternal en otros niños necesitados o incluso en una mascota.9. Dejen el temor al qué dirán. Tomen en cuenta que la virilidad y el valor de un hombre o la esencia de una mujer no se miden por su capacidad para engendrar. Además, ustedes no son los únicos que han pasado por esta situación.10. Busquen apoyo psicológico, el cual estará basado en la interpretación que cada miembro de la pareja haga de su situación. Durante estas terapias ambos podrán hablar del tema de manera respetuosa y calmada, expresando sus sentimientos sin reproches. Además, se les cuestionará sobre sus temores y frustraciones para animarlos a resolver su crisis.Razones de pesoLos siguientes son motivos que según los especialistas deben considerarse al momento de tomar la decisión de abandonar el objetivo de concebir un hijo: Calidad de vida. En ocasiones, tras perseguir el objetivo de buscar un hijo sin tener resultados, las personas terminan por sentirse frustradas, exhaustas, pierden autoestima, asumen actitudes obsesivas y dejan de disfrutar el día a día. Muchas llegan a vivir en un conflicto diario que las sume en la angustia permanente. En estas circunstancias y cuando la pareja se aisla y sus relaciones interpersonales y su rendimiento laboral se ven afectados, podría ser el momento de revaluar el proyecto de la paternidad. La situación económica. Igual sucede cuando la pareja no se encuentra en una situación de prosperidad. Esto dado que en ocasiones se pueden desestabilizar las finanzas de la pareja, que suele intentarlo todo para alcanzar su objetivo de tener hijos.La edad. Una razón para desistir, en opinión de Hoover Canaval, director científico del Hospital Universitario del Valle, es cuando la mujer tiene más de 40 años, ya que existe una alta posibilidad de que el bebé nazca con alteraciones cromosómicas como el Síndrome de Down. Con mayor razón, si es mayor de 50 no se recomienda el embarazo, puesto que teniendo en cuenta la expectativa de vida, dará a luz un hijo que quedará huérfano a muy temprana edad.El estado de salud. “Si la mujer sufre alteraciones cardíacas, tiene una diabetes no controlada o sufre una enfermedad inmunológica como el lupus en estado avanzado no debe insistir en el embarazo, ya que puede poner en riesgo su vida”, advierte el doctor Camacho.Daños irreversibles. Otra razón para desistir es cuando el diagnóstico no da la posibilidad de engendrar. En el hombre, aclara Canaval, hay condiciones médicas a nivel de los testículos que impiden tener resultados con los tratamientos. “Entre ellas, varicocele o várices avanzadas, parotiditis o inflamación, cáncer, traumas y problemas hormonales”, explica.Asimismo, en la mujer no hay nada qué hacer cuando hay infecciones en la pelvis que afectan las trompas u ovarios poliquísticos que impiden la ovulación.Acuerdo mutuo. En opinión de la psicóloga Rengifo, la decisión de renunciar a los tratamientos de fertilidad asistida debe tomarse entre los dos, de forma que no dé lugar a reproches posteriores o a arrepentimientos.El origen del problemaSegún el gineco-obstetra Hoover Canaval, “es posible que nunca se encuentre la razón del problema, lo que se conoce como infertilidad inexplicada y se asocia con altos niveles de ansiedad. “Esto dado que la pareja que no logra concebir se vuelve el foco de atención familiar y todos están pendientes de la esperada noticia, lo que complica más la situación. De hecho, está comprobado que cuando se desea mucho y bajo presión un embarazo, se altera el sistema reproductivo”, explica la psicóloga Vilma Rengifo. Otras causas son:En la mujer“Daños en las trompas que impiden la fecundación, causados por enfermedades de transmisión sexual, infecciones o procesos inflamatorios crónicos como endometriosis”, explica Rafael Camacho.Alteración en el proceso de ovulación en los ovarios dada por problemas endocrinos o de tiroides.Trastornos en la producción hormonal de los ovarios que impiden sostener el embarazo, por lo que éste culmina con un aborto y no llega a feliz término.Alteraciones en el cuello de la matriz o en el útero.Falla en el sistema inmunológico, que conllevan a que el cuerpo ataque sus propios óvulos o lo que es más común, el embrión. Esto también puede presentarse en el hombre con los espermas.En el hombreAlteraciones en la cantidad y calidad (movilidad y forma) de los espermatozoides, debido a varicocele (várices).Infecciones en los testículos, relacionadas con parotiditis (inflamación).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad