Después del Space, cuatro edificios más evacuados en El Poblado, Medellín

Después del Space, cuatro edificios más evacuados en El Poblado, Medellín

Marzo 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa | El Colombiano

Tras la tragedia de Space se encadenaron nuevos problemas en edificaciones que obligaron a las autoridades a ordenar evacuación ¿Cuál es el problema?

Hay una suerte de alarma general. Lo ocurrido hace seis meses en Space ha provocado 2120 visitas preventivas de inspección durante este lapso por parte del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres, Dagrd. El resultado: cuatro órdenes de evacuación sugeridas por ese despacho, para evitar peligros mayores.Carlos Gil Valencia, Director del Dagrd, entiende el temor suscitado luego de dicha tragedia en la que murieron doce personas, y advierte que como consecuencia, la gente entendió que los edificios "sí se pueden caer solos". Sin embargo, que cuatro construcciones más hayan tenido que ser desalojadas por problemas estructurales, han incrementado las dudas en toda la ciudad, y cerca del 70 por ciento de las solicitudes de visitas al Dagrd son por este motivo. ¿Es justificada esta alarma general? ¿Hay razones para creer que algo más está ocurriendo en El Poblado, y no nos lo han contado? De acuerdo con el ingeniero Roberto Rochel, docente de la Universidad Eafit, existe un problema de fondo, y que no es reciente. En su opinión, el pánico lo motivó la caída de Space, pero los errores constructivos vienen desde tiempos anteriores. "Hay un grave problema de educación. Hay deterioros en los programas académicos que forman a los profesionales de la construcción. De las universidades está saliendo gente con su matrícula profesional y ya se sienten capacitados para hacer cualquier diseño", afirma el ingeniero. En su opinión, en nuestro país hace falta control, y dice: "Acá cualquiera con recursos económicos es constructor". Rochel asegura que es más un problema de ética que de conocimientos, y que algunas empresas contratan estudiantes sin siquiera tener el título de profesionales, y les asignan funciones de ingenieros por ahorrarse costos. Presiones económicasJohn Mario García, docente investigador de la Universidad de Medellín, coincide con Roberto Rochel en que detrás de todo hay cuestiones éticas que están siendo infringidas, pero difiere del concepto de su colega, al afirmar que la calidad de la ingeniería colombiana es muy buena, y que en medio hay muchos años de experiencia y de ardua labor. "Por ahorrarse algunos pesos utilizan materiales de baja calidad. En el medio hay profesionales que les falta ética", comenta García. El experto en ingeniería civil afirma que todas las construcciones que han sido evacuadas tienen similitudes con Space en su tipología de diseño, y en los cuales podrían incumplirse diversas normas de construcción. Por su parte, el abogado Sergio Gaviria, representante de la veeduría urbanística Derecho de la construcción, concuerda con los demás expertos consultados en que hay graves deficiencias en la calidad del trabajo profesional de quienes están levantando este tipo de edificios en la ciudad. En su opinión, hace falta no solo control de los entes competentes, sino de los mismos constructores, quienes fallan en disciplina y ética. "Todo se compra, todo se vende, parece ser el lema. El único control efectivo es el de la ciudadanía, pero ésta no conoce de ingeniería. En los constructores está primando lo económico, y muchos profesionales ceden ante esas presiones". En este sentido concuerda Rochel, quien cree que algunos ingenieros calculistas que tienen contratos de exclusividad con firmas edificadoras, someten su rigurosidad profesional al riesgo de rebajar costos, con tal de mantener los contratos que tan buena rentabilidad les dejan en sus ingresos. "Hay un afán de plata. Por ejemplo, están trayendo acero de Venezuela y Brasil que no cumple con las normas de construcción en Colombia. Traen varillas que deberían ser de diez pulgadas y son de diez centímetros", sostiene. Para rematar, el Director del Dagrd, Carlos Gil Valencia, dice que todo lo ocurrido ha generado un cambio de mentalidad en los clientes, quienes ya no solo se preocupan porque la unidad en la cual quieren vivir tenga zonas verdes y piscinas, sino también que pregunten quién la construyó, quién la diseñó, para tener la seguridad de que van a habitar en un sitio de calidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad