Desmienten que la Cumbre de las Américas costó más de lo debido

Desmienten que la Cumbre de las Américas costó más de lo debido

Abril 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Desmienten que la Cumbre de las Américas costó más de lo debido

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos en una rueda de prensa acompañado por la ministra de relaciones exteriores del país, María Ángela Holguín

De acuerdo con la canciller María Ángela Holguín, la VI Cumbre de las Américas no habría costado tanto como afirman algunos sectores.

La canciller María Ángela Holguín respondió ante las críticas realizadas desde diversos sectores sobre el supuesto fracaso de la VI Cumbre de las Américas en Cartagena, así como el posible exceso de costos sobre la realización de dicha reunión.Holguín afirmó además que la cumbre no fue un fracaso porque se discutieron temas de gran importancia para el continente, todos al más alto nivel que es el de los presidentes de todo el continente. También destacó que la participación activa y paciente del presidente de los Estados Unidos fue vital para que este país se diera cuenta de la importancia de estos temas.Con respecto a las críticas por los costos de la organización de la cumbre, que se especuló alcanzaron los US$96 millones, la canciller respondió que toda la logística implementada para ello no habría costado ni la tercera parte de esa suma.Esas críticas unidas a señalamientos sobre despilfarro por parte del gobierno Santos, fueron resueltas por Holguín aclarando que el gobierno no invirtió tanto como dicen en la organización de dicha reunión.Uno de los más duros pronunciamientos contra Santos vino precisamente del expresidente Álvaro Uribe Vélez quien afirmó, a través de su cuenta de Twitter que: “la Opulencia en un país pobre y con damnificados de inundaciones: ¿será verdad?”, esto al hacer referencia al costo de la cumbre frente a lo cual agregó: “la última cumbre costó US$5 millones y esta (VI cumbre) ya va en 96”. Este comentario que fue replicado por varios medios de comunicación prendió las alarmas sobre los costos de esta reunión.Fue por esto que la canciller aclaró que el Gobierno no se habría gastado $96 millones, sino apenas “una tercera parte de eso”, y que aunque todavía se están haciendo cuentas sobre lo que en realidad se invirtió en la reunión, “las cifras reales serán reveladas ante la opinión pública en unas dos semanas”. Obama fue acertado y paciente El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, asistió a la cumbre y de acuerdo con la canciller Holguín “se mostró muy cercano y muy paciente al escuchar todos los discursos e intervenciones de los presidentes latinoamericanos”.También destacó el hecho de que se hubiera quedado más tiempo en Colombia de lo que se pensaba y que hubiese participado en otro tipo de eventos como la restitución de tierras a los afrocolombianos de Palenque.Resaltó además su participación en las reuniones, expresando sus opiniones y tratando de romper paradigmas del pasado como las diferencias entre izquierda y derecha, así como las exclusiones generadas por la guerra fría.Sin embargo, el mandatario estadounidense fue enfático en cuanto a que “legalizar la droga no es una opción”, así como en que “no se puede incluir a un país no democrático y con gente oprimida en este tipo de reuniones”, refiriéndose al tema de Cuba. A pesar de los desacuerdos la Cumbre fue un éxito Precisamente en estos temas como la exclusión de Cuba y la soberanía de las Islas Malvinas no se llegó a ningún acuerdo entre los mandatarios. Sin embargo, Holguín resaltó que a pesar de que estos temas se han discutido mucho a nivel ministerial, nunca se habían tocado a nivel presidencial. “El texto que se tenía, estaba en un leguaje correspondiente a los cancilleres de cada país y no al nivel de los jefes de Estado, razón por la cual no se podía llegar a un acuerdo concreto”, explicó la Ministra de Relaciones Exteriores.También resaltó que en el tema de las Islas Malvinas, Canadá afirmó que no podía apoyar el compromiso de discutir sobre la soberanía de las islas, ya que este país técnicamente hace parte del Reino Unido.El lenguaje que tenía el texto es el mismo que tenemos en la OEA todos los países, es la primera vez que el tema de Malvinas subía a nivel presidencial, dado que hasta ahora era un tema que estaba a nivel de ministros. Entre otras, Canadá no podía acompañar el texto por cuestiones políticas internas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad