Descubra qué contiene la 'cajita feliz' de los valores para los niños colombianos

Descubra qué contiene la 'cajita feliz' de los valores para los niños colombianos

Julio 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Descubra qué contiene la 'cajita feliz' de los valores para los niños colombianos

Psicólogos y pedagogos explican los valores que deben enseñar los padres a los hijos, para contrarrestar los 'antivalores' presentes en algunos programas de televisión.

Ante la oleada de antivalores a los que están expuestos los niños y los jóvenes a través de las series de Tv. del momento, psicólogos y pedagogos aconsejan dar a los hijos la ‘cajita feliz’ de los valores, con cinco nutrientes básicos para el alma.

Si usted es un papá al que le encanta sorprender a sus hijos con regalos especiales, de seguro este le va a encantar: la cajita feliz de los valores.Ella tiene como propósito ser la fiel compañera de su pequeño. Sin embargo, usted como papá tiene la misión más importante: dar el ejemplo para que todos y cada uno de los valores afloren en su hijo. Aquí le contamos qué trae ‘la cajita feliz de los valores’, por qué es un buen regalo y por qué será la mejor amiga para la vida. 1. Amor La mejor manera de enseñar el amor es dándolo. Así que abra la puerta a los abrazos, a los besos, a las caricias y a las lindas palabras. Si su hijo recibe amor, estará en capacidad de darlo a otros: a usted como papá, a sus maestros, a sus compañeros de colegio y en unos años a su pareja y a sus hijos.Gloria Cecilia Ramírez, psicóloga y directora de Escuela de Vida, sugiere “guiarlos a que se amen a sí mismos, para fortalecer su autoestima. Desde ese amor por ellos mismos podrán amar a las demás personas y expresarlo”.2. RespetoSobre el respeto existen muchas definiciones como “tratar bien al otro”, “tener consideración”, entre otras. Pero este valor empieza desde la misma persona con algo básico como respetar y cuidar su propio cuerpo y alimentarlo de cosas sanas y positivas. Solo así “aprenderán respetar las normas de convivencia”, dice Ramírez.Sin embargo, si usted como papá es de aquellos que cuando viaja con toda la familia en el carro se pasa el semáforo en rojo o no le importa dejar los desechos de su mascota en el jardín del vecino, difícilmente su niño entenderá el valor de la palabra ‘respeto’. 3. Solidaridad “Permite el establecimiento de relaciones positivas. Hay que enseñarles a compartir, a reconocer las diferencias del otro y a manejarlas de manera positiva”, explica Ramírez. Un buen contexto para formar en la solidaridad es invitarlo a ayudar a una persona que esté en dificultades o, cuando esté jugando con sus amigos, que entienda que somos responsables los unos de los otros. 4. HonestidadHéctor León Cuartas, de la Fundación Educativa Darshan, explica que a través de pequeños detalles el niño puede captar fácilmente un valor o, en su defecto, un antivalor. Cita como ejemplo que no podemos pedirle al niño que sea honesto cuando lo primero que hacemos los padres es pedirle que niegue nuestra presencia en casa cuando en realidad sí estamos y no queremos atender una llamada telefónica. 5. HumildadInvite a su hijo a reconocer que todos tenemos fortalezas y debilidades, que ninguno es superior al otro, que debemos obedecer y seguir instrucciones cuando se requiera y que todos necesitamos reconocimiento y aceptación.Los niños y la televisiónAlgunos padres limitan al máximo las escenas de sexo que sus hijos pueden ver en televisión; sin embargo, son laxos a la hora de dejarles ver escenas de violencia física, psicológica o verbal. Según Jaime Jaramillo o ‘Papá Jaime’, quien ha dedicado buena parte de su vida a la educación de niños y jóvenes, el gran factor para la rebeldía de los adolescentes es la incoherencia de sus padres. Los jóvenes detectan esas fisuras fácilmente y pierden respeto por las normas si sienten que no hay principios claros, ejemplo y coherencia. Las escenas de violencia y sexo en televisión deben estar restringidas, sobre todo en la primera infancia, y en la adolescencia preparar a los hijos para ubicar en su debido contexto los contenidos a los que seguro estarán expuestos en su interacción con los amigos, la escuela, los medios. Por ejemplo: explicar que las películas de contenido erótico distorsionan la relación sexual con un propósito mercantilista y que todo acto tiene consecuencias. Héctor León Cuartas, de la Fundación Educativa Darshan, recalca que debe existir una coherencia entre padres, escuela y niño, para que éste último no reciba información contradictoria. “Un niño crece en una sociedad y ahí se forma física, moral e intelectualmente. Somos una sola comunidad, de ahí que deba existir un enlace entre la pedagogía del colegio y la forma de vida de los padres.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad