Descentralizar El Dorado pondría fin al caos aéreo en Colombia

Marzo 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Descentralizar El Dorado pondría fin al caos aéreo en Colombia

Los aeropuertos del país siguen presentando congestión, los usuarios se quejan por los retrasos en la salida de los vuelos.

Gobernadores de Valle, Antioquia y Atlántico, piden que tráfico se canalice a través de sus terminales regionales.

Las demoras y cancelaciones de vuelos que se han registrado durante las últimas tres semanas en el país se deben, en su mayoría, a que el transporte aéreo nacional e internacional está concentrado en Bogotá, por lo que el retraso de un vuelo en El Dorado o el Puente Aéreo puede afectar las operaciones aéreas de Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Cali, Cúcuta e incluso Pasto.Ante esta situación los gobernadores de Antioquia, Atlántico y Valle del Cauca presentaron sus propuestas para que las terminales aéreas de sus regiones canalicen parte de los vuelos que no necesariamente tienen que conectarse con Bogotá, de tal forma que se descentralice el transporte aéreo.En el caso del Valle del Cauca se adelantan conversaciones con la aerolínea LAN para que centralice sus operaciones en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. En el Atlántico las autoridades le apuntan a la creación de un centro de conexiones que beneficiará no solo a la región sino también al país, pues se podrían realizar vuelos internacionales. Antioquia, por su parte, tiene como meta lograr acuerdos de cielos abiertos, tanto en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín como en el José María Córdova de Rionegro, que durante el Mundial Sub20 demostró su capacidad para atender una alta demanda de pasajeros nacionales e internacionales.Estas propuestas van de la mano con el reciente estudio presentado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en el que se reveló que podrían implementarse más de 80 rutas alternas para interconectar regiones y desahogar el aeropuerto de Bogotá.Entre las alternativas se identificaron vuelos nacionales e internacionales que contarían con la demanda para implementarse, en Medellín se podrían autorizar frecuencias para vuelos nacionales hacia Valledupar, Yopal y Neiva e internacionales a Nueva York y Atlanta.Desde Barranquilla podrían salir vuelos internacionales a Miami y Nueva York y nacionales a Valledupar, Cúcuta, Pereira y Armenia. En el caso de Cali, se podrían programar vuelos nacionales a Bucaramanga, Cúcuta, Montería, Neiva, Leticia, Manizales y Yopal.Ante estas propuestas el director de la Aeronáutica Civil, Santiago Castro, dijo que el Gobierno le ha insistido a las aerolíneas que aprovechen las capacidades existentes en otros aeropuertos, pero no han llegado propuestas.Avianca hace precisiones sobre el vuelo 8552La aerolínea Avianca hizo precisiones sobre el vuelo 8552, varios de cuyos pasajeros decidieron pernoctar en la nave al suspenderse su salida hacia Cartagena el pasado 23 de febrero. “En efecto, el vuelo 8552 programado para cubrir la ruta Bogotá-Cartagena a las 8:30 p.m. el día jueves 23 de febrero, debió ser reprogramado para el día viernes 24, haciendo efectivo su despegue con 78 viajeros a bordo a las 6:02 a.m. del viernes 24.Causas de la reprogramación: buscando cumplir con el servicio, y tras alta congestión de tráfico aéreo en horas de la noche en Bogotá (producto de restricciones operacionales en la tarde por fuertes vientos de cola en El Dorado), el vuelo, que por itinerario se opera a las 8.30 p.m., fue reprogramado para las 10:30 p.m. Los viajeros con reserva fueron notificados desde el Call Center de la compañía sobre el nuevo horario de salida. A las 10:30 p.m. se hizo el llamado a bordo. No obstante, y a pesar de que la compañía contaba con los recursos para hacer efectivo el servicio, el vuelo debió ser sometido de nuevo a una espera. Esto, dado que un miembro de la tripulación asignada al vuelo venía procedente de Cúcuta en otro vuelo de la compañía. Dicho vuelo registraba un retraso de 38 minutos debido a los mismos efectos de alta congestión de tráfico aéreo en El Dorado. Una vez el piloto tocó tierra debió esperar el turno para parqueo de la aeronave, lo cual tomó otros 30 minutos adicionales. Inmediatamente terminó esa asignación hizo el transbordo de aeronave. Estando listo para salir en el servicio Bogotá-Cartagena, se le notificó sobre la necesidad de suspender el despegue ante el cierre del Aeropuerto Internacional Rafael Núñez, que sirve a la ciudad de Cartagena, el cual opera únicamente hasta las 12 de la noche y aunque ya se había conseguido permiso para operar hasta la 1:00 a.m., el tiempo que tomaba el vuelo superaba el limite horario establecido. Como puede deducirse de esta aclaración, la aerolínea tenía tripulación disponible, pero infortunadamente los tiempos de operación de uno y otro aeropuerto, que estuvieron limitados por causas externas a la aerolínea, hicieron que todo confluyera para limitar la salida del vuelo.Los colaboradores de la compañía ofrecieron servicio de alojamiento a los pasajeros. Ante la negativa de ir al hotel, la compañía les brindó un refrigerio y cobijas. Finalmente, y siguiendo los protocolos establecidos, el vuelo operó el viernes 24 de febrero a las 6:02 a.m. A los viajeros se les ofreció alojamiento, Algunos aceptaron, pero otros no. Estos últimos pasaron la noche en el avión por una decisión personal. En ningún momento hubo violación del reglamento aeronáutico por parte de la empresa”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad