Demandas por pérdida de investidura 'acechan' a los congresistas colombianos

Octubre 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Demandas por pérdida de investidura 'acechan' a los congresistas colombianos

Entre los congresistas que han perdido su investidura este periodo están también: Iván Moreno Rojas y Jaime Cervantes Varelo. Otros han renunciado a ella por líos legales.

Consejo de Estado aceptó el viernes una demanda de pérdida de investidura contra cuatro congresistas por carrusel en salud.

Las demandas de pérdida de investidura que cursan actualmente en el Consejo de Estado contra senadores y representantes a la Cámara es otro de los males que arrastra el actual Congreso.Una situación que, de acuerdo con los analistas consultados, se ha convertido en la mayor amenaza para los huéspedes del Capitolio Nacional no solo porque cerca del 30 % tiene en entredicho su curul, sino porque la gran mayoría de ellos corre el riesgo de ver truncada su esperanza de reelegirse en marzo próximo.El mismo viernes el Concejo de Estado admitió una demanda contra el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, y los también parlamentarios Roy Barreras, Plinio Olano y Samuel Arrieta por su presunta participación en el ‘carrusel de la contratación’ en la Salud en Bogotá.La magistrada ponente, María Claudia Rojas Lasso, ordenó notificar la decisión a los demandados, “haciéndoles saber que a partir del día siguiente a la notificación, dispondrán de tres días hábiles para contestar la solicitud, aportar pruebas y pedir las que estimen conducentes”.Sobre este caso, el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, aseguró recientemente no tener ninguna relación con los hechos que sustentan la demanda y aseguró que lo que existe detrás de todo esto es un cartel de abogados dedicados a demandar parlamentarios.Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías de Colombia, organización que ha presentado varias de las demandas que cursan en el Consejo de Estado, aseguró que en ocasiones “hay quienes abusan por desconocimiento, irresponsabilidad o por intereses propios de la pérdida de investidura y este hecho ha desgastado la figura de la muerte política”, pero que estos son casos excepcionales.“Lo que revela la cantidad de demandas contra parlamentarios son los reproches éticos contra el comportamiento del Congreso de la República frente a deberes mínimos de responsabilidad política con el electorado. Hay una preocupación por la falta de integridad en el desempeño de los congresistas y la pérdida de investidura que es el único mecanismo constitucional que puede producir una sanción ejemplarizante”, indicó Bustos.Otro de los abogados demandantes, quien pidió la reserva de su nombre, aseguró que “es cierto que existe un cartel detrás de la pérdida de investidura, pero es un cartel de abogados con unas relaciones muy cercanas con consejeros de Estado y que se encargan de evitar que la gran mayoría de las demandas, pese al sustento probatorio, sean archivadas”.“No podemos olvidar tampoco el otro cartel; el cartel de congresistas que haciendo uso de sus investiduras se creen con las credenciales para hacer negocio con todo: con la salud, con la educación, con las obras de infraestructura y que son casi intocables”.Coinciden los especialistas en que es reprochable la cantidad de escándalos que involucra a parlamentarios y que son muy pobres los resultados en materia de investigación y sanción por parte del Consejo de Estado El magistrado Alfonso Vargas, presidente de este alto tribunal, indicó que los casos “se demoran no por culpa del juez, sino porque las partes se defienden hasta el último instante y hay una preocupación por acertar y poder llegar a la verdad”.Sin embargo, la Constitución fijó un plazo de 20 días para trámites de pérdida de investidura y hay casos que tardan dos y tres años o son fallados cuando el congresista ya ha culminado su periodo.La Reforma a la JusticiaLa Sala Plena del Consejo de Estado está próxima a definir la demanda de pérdida de investidura contra los seis senadores y seis representantes a la Cámara que actuaron como en la fallida y escandalosa reforma a la Justicia, donde intentaron colar varios micos que habrían favorecido a los congresistas implicados.Los implicados son: Juan Manuel Corzo, Jesús García, Martín Morales, Luis Fernando Duque, Eduardo Enríquez Maya, Juan Carlos Restrepo, Germán Varón, Carlos Chacón, Gustavo Puentes, Carlos Osorio, Orlando Velandia y Roosevelt Rodríguez.Carrusel de la contratación Por este caso el Consejo de Estado inició el viernes el proceso contra el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo y los congresistas Roy Barreras, Samuel Arrieta y Plinio Olano por presuntos conflicto de intereses y tráfico de influencias para recibir contratos y convenios en su beneficio o en el de terceros.El principal testigo de este hecho, que involucra también a varios funcionarios de la Alcaldía de Bogotá es el exsecretario distrital de Salud, Héctor Zambrano, quien reveló los nombres de los implicados ante la Fiscalía General.La reelección del ProcuradorTambién en el Consejo de Estado avanza una denuncia de pérdida de investidura contra nueve senadores del Partido de la U que votaron en la reelección del procurador general, Alejandro Ordóñez, pese a que están siendo investigados disciplinariamente por ese despacho, en lo que se configuraría un conflicto de intereses. Los nueve congresistas son: Manuel Guillermo Mora, Musa Besailed Fayad, Carlos Ferro Solanilla, Martín Emilio Morales, Milton Arlex Rodríguez, Efraín Torrado, Claudia Wilches, Aurelio Iragorri Hornanza y Armando Benedetti.Los otros investigadosRoy Barreras. Además del carrusel de la salud, tiene dos más por tráfico de influencias ante el Superintendente de Salud y por pedir la renuncia de dos ministros para que entre gente de la U.Juan Manuel Galán. Por conflicto de intereses al negarse a una iniciativa que liberaba a presos mayores de 65 años, entre ellos Alberto Santofimio, acusado de la muerte de su padre.Hernán Penagos. Presidente de la Camara estaría incurso en una inhabilidad por inscribirse como candidato al Congreso sin renunciar a la Asamblea de Caldas.Jaime Vásquez. El congresista y sacerdote, acusado de violación, está demandado por utilizar su influencia para entrar a La Picota al cumpleaños de un parapolítico.Algunos de los que ya han perdido su investiduraPiedad Córdoba. Fue destituida por pedido de la Procuraduría por financiamiento ilegal a una campaña, según el computador del ‘Mono Jojoy’.Óscar de J. Marín. El ahora exrepresentante a la Cámara fue destituido por participar en un debate que lo favorecía en una investigación fiscal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad