Décadas de abandono estatal se reflejan en reclamos de sanandresanos

Diciembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz | Reportera de El País
Décadas de abandono estatal se reflejan en reclamos de sanandresanos

Esta semana la venta de pescado disminuyó en la isla porque los pescadores temen hacer faenas en los límites con Nicaragua.

Falta de agua potable, energía con altos costos, calles deterioradas y deficiencia en el sistema de salud, son solo algunos de los problemas históricos que enfrenta la isla y no ha podido encontrar solución.

Desacatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia que entregó aguas de San Andrés a Nicaragua no es la única petición que le han hecho los isleños al Gobierno colombiano. Lo otro, el agua potable, las escuelas, los centros de salud, la energía, los sistemas de alcantarillado, también hacen parte de la extensa lista de carencias que, según los raizales, con el paso de los años se convirtieron en un eterno reclamo.Detrás de las postales con playas blancas, el mar de los siete colores, arrecifes coralinos, palmeras que se mueven a ritmo de reggae hay una colonia oculta que dicen, está al borde de la extinción. A pesar de estar rodeados de agua, solamente el 40% de la gente cuenta con suministro potable, pero no se atreve a consumirla de la llave porque no es de buena calidad. Entonces, en las casas compran porrones, botellas o bolsas con agua. Otros, con menos recursos, esperan a que caiga del cielo para recogerla en tanques.Tampoco hay sistemas de alcantarillado y los pozos sépticos a donde va a parar el agua putrefacta cada vez son más precarios y los malos olores, en algunos sectores, se convierten en parte del paisaje. Pero el problema no es solo líquido.En la isla, donde la temperatura puede superar los 37 grados centígrados, encender un ventilador hace la diferencia entre la riqueza y la miseria. Es que allí la energía se produce a través de termoeléctricas y un kilovatio por hora cuesta más de $500. Es decir, que tener un mes completo encendida solamente una nevera de doce pies en una casa, puede generar una factura de $32.000. Laín Manjarrés, presidente de la Cámara de Comercio de San Andrés, cuenta que hace un par de años una empresa de telecomunicaciones quiso instalarse en ese territorio. Contrató a cerca de 200 personas, pero el negocio naufragó porque la instalación de la fibra óptica alcanza valores astronómicos: En el estrato uno por una mega se pagan ochenta mil pesos, mientras que por ese mismo servicio en otra ciudad colombiana cobran cerca de veinte mil pesos.La ausencia de políticas de Estado, dice Corine Duffis, líder de San Andrés, puede deberse a que “en el fondo, el Gobierno siempre supo que no era dueño de nuestro territorio y la Corte Internacional de Justicia así lo entendió”.DesconocimientoJack Housni, representante a la Cámara por San Andrés, dice que antes de hablar de los reclamos que nunca son atendidos, tiene que decir que el principal problema en la isla es que el Gobierno Nacional desconoce las características geográficas de la isla y la condición étnica de la población.Por eso, los raizales han hecho una petición: declarar al archipiélago como Territorio Étnico Raizal y Autogobernado. Esa, según ellos, sería la única forma de borrar la eterna humillación y abandono.Housni explica que a pesar del alto turismo, los recursos que se quedan en la isla son mínimos por el sistema de ‘todo incluido’. “Eso hace que los raizales no tengan muchos beneficios, porque las agencias incluyen todos los servicios sin dejar que el turista tenga la manera de ver otras opciones”.César Pizarro, director del periódico The Archipielago Press, dice que el problema de que el Estado no tenga sus ojos puestos en la isla también ha causado que durante años las administraciones regionales abusen de los recursos. Entonces, para él, no controlar, también es sinónimo de negar un derecho.Explica que en San Andrés no hay una dirección seccional de la Fiscalía y cada juez es su propio jefe. Tal vez por eso, sentencia, hay cerca de cien procesos de corrupción archivados, de los cuales muchos ya preescribieron y otros están a punto de hacerlo.Relata que su periódico reveló hace unos meses que en la Administración pasada se inició la construcción de un centro de rehabilitación del menor infractor, pero la obra no concluyó aunque se gastaron tres mil millones de pesos. “Según estimativos, se necesitaría otra suma similar para terminar lo que quedó faltando. Lo peor es que el centro tiene capacidad para albergar hasta 150 muchachos, cuando las estadísticas de la Policía dicen que al año no capturan a más de quince muchachos”.Dolores físicos y moralesEn San Andrés solamente hay dos centros de salud y un hospital que fue inaugurado en el 2007, durante el mandato de Álvaro Uribe. Pero, dice Corine Duffis, que a pesar de la inversión superior a los $22.000 millones, el hospital se inunda, se han levantado los pisos, no hay sala de cuidados intensivos y el nativo o turista que requiera ese tipo de atención tiene que ser desplazado en avión a Cartagena o Barranquilla, generalmente.La atención de urgencias “es mediocre”, no hay medicamentos y los especialistas escasean. Agrega la líder que en un comienzo fueron contratados los raizales para prestar los servicios, pero ahora llegó una IPS “paisa” y trajo a “toda su gente y a la nuestra la están dejando por fuera”.Ni qué hablar de las escuelas. El Presidente de la Cámara de Comercio de San Andrés dice que el estado en el que se encuentran es preocupante. “La mayoría de los colegios son tan viejos que resultaría más barato demolerlos y hacerlos de nuevo”, señala.El empresario agrega que desde hace más de cinco años se le está solicitando al Gobierno Nacional que repare la vía Circunvalar que es la más importante de la isla y que sirve para hacer los recorridos turísticos, pero hasta ahora no ha habido respuesta.Las calles están llenas de huecos, de basura, de desorden, de pobreza, de gente que cada vez se reproduce con mayor frecuencia. Pero como dice Corine, la líder, los turistas y el Gobierno solo ven de San Andrés las playas blancas y un mar hermoso de siete colores.Ayuda para la islaLos proyectos que siempre han estado en mente de los sanandresanos se podrán hacer realidad. O por lo menos parte de ellos. Así lo aseguró el presidente Juan Manuel Santos, quien indicó que a través del Plan San Andrés se destinará una partida de $170.000 millones para asegurar un mejor futuro a los habitantes de esa región del país.Anunció que se han establecido reuniones con raizales, pescadores, autoridades y las fuerzas vivas de San Andrés para que se puedan ejecutar las iniciativas que se han planteado.“Aquí volveremos cuantas veces sea necesario, es el momento de unirnos todos afrontar esta situación con el ánimo de salir adelante y los sanandresanos y todos los habitantes pueden tener la certeza de que el Gobierno está a su lado”, precisó.El Gobierno también diseñará un plan de desarrollo para el archipiélago. Juan Meza, secretario privado de Presidencia, será el coordinador del equipo de las acciones para San Andrés. La semana pasada, la Cámara de Representantes sesionó en la isla.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad