Debilitamiento ideológico y división amenazan estabilidad del partido de la U

Abril 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
Debilitamiento ideológico y división amenazan estabilidad del partido de la U

Partido de La U.

Los problemas van desde la pelea entre Santos y Uribe; pasando por los celos con los liberales, hasta la puja por la dirección de la colectividad de Gobierno.

La situación política del Partido de la U es tormentosa. En su interior, los vientos huracanados agitan los ánimos de sus miembros y la zozobra se agudiza con una profunda división que todos reconocen en medio de susurros, pero que no quieren ‘ventilar’ ante la opinión pública.Los pronósticos no son los mejores, ya que se habla de un debilitamiento ideológico y político que podría redundar en los resultados electorales del año entrante y, muy posiblemente, en detrimento de las posibles intenciones reeleccionistas del presidente Juan Manuel Santos.Si bien las borrascas vienen de atrás, en las últimas semanas se agudizaron, ya que -aunque no se quiera reconocer- se identifican varios escenarios que confluyen en la médula de la crisis.La crisis Santos-UribeEl primer elemento es la división por el choque ideológico y político entre el presidente Santos y el exmandatario Álvaro Uribe . En corrillos hay señalamientos en contra de los dirigentes y congresistas que están al lado de Uribe, a quienes califican como acomodados en la orilla de la “derecha recalcitrante”.De hecho, hay quienes dicen que estos dos extremos están marcados hace tiempo, pero que de una u otra forma mancillan la unidad.El exministro de Gobierno, Armando Estrada Villa, pronostica una fragmentación debido a que Santos y Uribe están en polos opuestos por las diferencias “en la concepción del Estado”. En el caso del proceso de paz el Mandatario se la juega por el diálogo, mientras que el exjefe de Estado insiste en la derrota militar.Estrada sostiene que todo esto hace “imposible la convivencia” porque no pueden confluir en un mismo escenario el jefe de Gobierno y el líder de la oposición.El analista Fernando Giraldo observa que La U lo que vive es una etapa de transición por la pugna entre Santos y Uribe. Esas diferencias, según él, ya saltaron a lo público y tienen “repercusiones internas, porque hay gente que está ideológicamente ligada a Uribe, pero hay otros que están al lado de Santos políticamente y porque él ostenta el poder”.Para Giraldo es claro que Santos y Uribe ya definieron que se van a enfrentar electoralmente, sea que el Presidente se lance o no a la reelección, razón por la cual “habrá quienes tomen decisiones, es decir que muchos que están en La U y se quieren reelegir ya les tocó quedarse porque no pueden saltar al Centro Democrático; pero también puede haber renuncias y no aspirar y en su lugar ponen a otra persona en la lista del uribismo para acompañar el propósito electoral del expresidente”.La U vs. liberalismoEl Partido Liberal le genera dolores de cabeza a la U debido a celos con esa colectividad, pues se dice que Santos tiene un tratamiento preferencial con ellos y ha ‘abandonado’ su propio nicho político.Incluso ha habido matices sentimentales: una cena del Presidente con los liberales fue calificada por el senador Roy Barreras como la visita de un esposo a su amante y advirtió que el cónyuge “siempre regresa a su hogar”, a lo que Simón Gaviria, director de los rojos, respondió que “el primer amor nunca se olvida”.Este episodio se repitió la semana pasada. Al final de una comida con los liberales, estos expresaron total apoyo a Santos; mientras con los de La U hubo rifirrafe. El senador Juan Carlos Vélez (uribista incondicional) dice: “Qué tristeza de partido, se fueron a pedir más mermelada, cuando La U tiene que ir donde el Presidente a llevarle propuestas”.Este episodio dejó en evidencia la pugna: el senador Armando Benedetti, contó que la reunión fue una “vergüenza” porque al parecer Barreras pidió, pero terminó atacado por el copresidente Aurelio Iragorri, quien lo calificó por las denuncias de “chismoso”. Este último negó la supuesta petición al President, tesis que acompañó el representante Jaime Buenahora, quien añade: “Son simples rumores”.Sin embargo, un senador que pidió reserva de su nombre cuenta que no es la primera vez que se le piden puestos al Presidente y recordó que hace poco fue Barreras quien increpó a Santos por el nombramiento de Gina Parody en el Sena.Comenta que el problema no es solo por los puestos, debido a que no descartan que el presidente Santos termine tentado por los liberales para ser su candidato a la reelección, lo que podría significar en el ‘puntillazo’ a La U, que quedaría minimizada en el Congreso. Ello sumaría problemas judiciales y disciplinarios de muchos de sus miembros.La puja por la dirección Un tercer elemento es la puja por la dirección del partido. Hoy existen dos codirectores, el senador Aurelio Iragorri y el representante Jaime Buenahora.Sin embargo, fuentes aseguran que existe un pulso entre Iragorri y Barreras, quienes quieren las riendas de La U.Del senador Barreras cuentan que su insistencia de no volver al Congreso es precisamente para asumir la presidencia del partido y de hecho esa es una propuesta que ya hizo, cuando argumentó que la dirección debe estar en manos de alguien que no aspire a cargo alguno.Pero dicen que Iragorri no quiere ceder espacio, porque su interés es catapultar a una persona muy cercana para un ministerio en el próximo mandato.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad