"Debe ser un gran propósito acabar con la corrupción": Horacio Serpa

Febrero 17, 2017 - 10:34 p.m. Por:
Colprensa
Horacio Serpa

Horacio Serpa, presidente y senador del partido liberal.

Foto: archivo de El País

Si de apuestas políticas para el 2018 se trata, Horacio Serpa, el jefe del liberalismo ya tiene claro el escenario para su partido: Habrá alianza con los amigos de la paz.

Lea también: Cada año, la corrupción les roba $50 billones a los colombianos.

Una de las cartas para hacer coalición sería el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Ello pese a que Serpa era, hasta hace pocos meses, un duro crítico del exceso de poder que le estaba dando el presidente Juan Manuel Santos.

¿Con los escándalos de corrupción, con el Odebrecht a la cabeza, será fácil para los partidos tradicionales hacer campaña presidencial?

Hay una cosa favorable: que ahora no hay violencia política, no hay temor de que se vayan a presentar atentados o secuestros. Lo inconveniente tiene que ver con que los partidos no están en su mejor momento, ocurren hechos reprochables, hay poca credibilidad; han surgido instrumentos distintos a los tradicionales que mueven la política, por ejemplo, las redes sociales; el poder de los medios de comunicación que es intenso. Eso ensombrece una campaña, pero hay que hacer política y elecciones, porque ni a la política, ni a los partidos, ni a los políticos les han encontrado reemplazo aquí ni en cualquier otra parte del mundo.

¿Ese cansancio de la gente por los políticos tradicionales podría llevar a que en Colombia tengamos nuestro propio Trump?

Puede ser. En otras oportunidades han aparecido figuras raras, lo que pasa es que no han prosperado como en los Estados Unidos. Allá prosperó Trump, porque no solo tuvo el apoyo de los gringos, gringos, que votaron por él, sino de inmigrantes. En Colombia las figuras que están en el firmamento de la política pertenecen a los partidos, así que no veo que por fuera de ellos vayan a aparecer, digámoslo así, bichos raros.

¿Le preocupa que la Alianza Verde haya tomado la bandera de la anticorrupción, al promover una gran consulta?

Hoy hay un sentimiento anticorrupción; eso me parece que es bueno, porque evidentemente se han desbordado todas las situaciones y es muy importante que el país tenga una actitud contra ella y contra los corruptos.

Pero se debe pensar que la corrupción no es solo de los partidos y los políticos; la hay en todas las actividades. Para referirnos a los sobornos, a los cohechos, a lo que se presenta en el sector público, siempre tiene una parte el sector privado y eso hay que investigarlo. La bandera anticorrupción es de muchos, el Partido Liberal también la enarbola.

¿El escándalo Odebrecht puede llegar a ser un nuevo Proceso 8000?

Por lo que dicen las autoridades sí, en Colombia como en otros países de América el tema Odebrecht va a destapar muchas cartas sucias y movidas torcidas; eso me parece bien, porque debe ser un gran propósito acabar con la corrupción.

¿Por qué no se legaliza ya el tan cuestionado lobby que les hacen a ustedes, los congresistas, incluso la comisión por encima de la mesa, de forma legal, como en el sector privado?

Se ha intentado hacer siempre, pero los resultados no han sido contundentes, en este momento se está trabajando sobre una ley para el lobby de manera que la relación que pueda llegar a tener el sector privado con el político sea normal, sobre la base de que, por supuesto, no existan coimas, chanchullos ni partijas, sino que sea una cosa natural. Sobre eso hay que avanzar bastante.

¿Está la contratación atada a las grandes redes de contratistas?, ¿eso impide una administración más transparente?

Es evidente que en la contratación oficial hay chanchullos; no en toda, porque hay gobernantes y contratistas sanos, pero hay algo inconveniente que casi se ha vuelto natural: que de los contratos oficiales salga plata para hacer campañas políticas. Con el cuento de que ‘del mismo cuero salen las correas’ se están cometiendo estropicios.

¿Sienten de Germán Vargas Lleras ‘pasos de animal grande’?

Germán Vargas es el jefe natural de Cambio Radical; es, sin duda, uno de los principales aspirantes a la Presidencia de la República. El liberalismo se está preparando para ganar ese cargo con candidatura única, pero no descartamos alianzas. Por ahora habrá una consulta y unas decisiones que se deberán tomar en el Congreso del partido.

¿Con quién se haría esa consulta interpartidista?

Los liberales conversamos con los de La U, sobre todo en estos temas, y lo hacemos sin prevenciones. Ahí hay un acercamiento.

¿Le suena la propuesta del presidente Santos de seguir con la Unidad Nacional, para garantizar el triunfo en el 2018?

Soy partidario de que se modifiquen los esquemas, de que surjan nuevas estrategias. Hay un elemento que me parece cohesionante: la paz, porque podemos decir que con las Farc ya la estamos haciendo, nos falta acoger a la gente de las Farc en la democracia. Ojalá pase lo mismo con el ELN. Pero el futuro de la paz no puede quedar en manos de personas que no sean afectas a la paz.

Es decir, que no habrá una alianza con el Centro Democrático…

Claro que no, ellos piensan diferente a nosotros. Nosotros sí queremos la paz para los colombianos, que se acabe el ELN, que se hagan reformas profundas en lo económico y lo social.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad