Debate por manejo que se dio ante el eventual reemplazo presidencial

Octubre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Debate por manejo que se dio ante el eventual reemplazo presidencial

El presidente Juan Manuel Santos, sale de la Clínica Fundación Santa Fe de Bogotá después de haber sido dado de alta.

Después de la salida del presidente Juan Manuel Santos de la Fundación Santa Fe, son muchas las dudas que se dieron en cuanto a la forma en que sería reemplazado si fuera necesario. Vacaciones para presidente y vicepresidente y reformas para reglamentar exámenes médicos se ponen sobre la mesa.

El presidente Juan Manuel Santos salió de la Fundación Santa Fe de Bogotá hacia la Casa de Nariño y aseguró que está totalmente curado, tras ser dado de alta luego de la cirugía de próstata que le fue practicada hace tres días.“Los médicos confirmaron que el tumor no hizo metástasis y la patología de la operación, me quitaron como 19 o 20 ganglios, se hizo un examen y no hay rastros de cáncer en ningún ganglio. Estoy totalmente curado y eso se logró gracias a que se pudo detectar a tiempo”, aseguró el Jefe de Estado, acompañado de su esposa María Clemencia Rodríguez, su hija María Antonia Santos y los médicos de esa institución.“Mi recomendación es que todos los hombres mayores de 40 años se hagan el examen de próstata, es un examen fácil y rápido, y se pueden evitar muchos problemas. Las mujeres también que se hagan el examen de mama”, agregó.Santos agradeció al cuerpo médico de la Fundación Santa Fe por la atención que recibió y contó que varias personas le había preguntado la razón por la que no se practicó la intervención en Estados Unidos, a lo que respondió que confiaba en la medicina del país.“Él va a estar en reposo unos días, pero totalmente activo, continuando con sus labores y simplemente con un poco de calma”, dijo su esposa María Clemencia Rodríguez de Santos, justo un día después de que los problemas de salud del Presidente y del vicepresidente Angelino Garzón, abriera el debate sobre los posibles vacíos en la Constitución en materia de reemplazos y los derechos laborales mínimos con los que deberían contar estos funcionarios.Fueron muchas las hipótesis que se generaron en torno a la forma cómo se deben determinar los reemplazos en la jefatura de Estado, tema que incluso divide a los expertos, quienes tienen miradas divergentes sobre esta situación.El exministro Carlos Medellín reconoció que la situación que se registró fue inusual, ya que a pesar de que el mismo Presidente dijo que no se iba a incapacitar, se dio una situación en la que ambos, Jefe de Estado y Vicepresidente, podrían llegar a una situación de no poder gobernar.En su concepto, “la Constitución no tiene previsto qué ocurre cuando los dos, al tiempo, estén incapacitados para ejercer”, por lo que cree que “en esta parte sí podría haber un vacío, porque es claro que esta situación demuestra que se puede dar el caso de que falten los dos”.Esta apreciación de Medellín es refutada por otros analistas, quienes consideran que la Constitución y la ley son claras para suplir las vacancias que se puedan dar en la cabeza del Estado.Para el exprocurador, Jaime Bernal Cuéllar es evidente que no existe ningún vacío en la Constitución en esta materia y añade que se trató de mostrar un escenario en que pareciera que no existieran las normas que regulan estas situaciones.Explicó que todo se basó en supuestos, porque sin que el Presidente estuviera realmente incapacitado se pide un examen médico al Vicepresidente, lo que se traduciría en que es una situación netamente política y no institucional como se pretendió mostrar.Una explicación más sólida sobre este aspecto la dio el expresidente de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, quien aseguró que está previsto que a falta del Vicepresidente, en funciones presidenciales, se posesionará uno de los ministros de acuerdo con la precedencia legal y del mismo partido del Presidente.Indicó que la función presidencial de ese ministro es transitoria y cuenta con “30 días para convocar al Congreso para la elección del nuevo Vicepresidente, que luego de ser elegido, tomará el puesto del Presidente”. Con este argumento coincide el constitucionalista Juan Manuel Charry, quien agregó además que “la Constitución y la ley tienen previstas esas sucesiones”.Vacaciones presidencialesOtro tema que tomó fuerza esta semana fue la necesidad de reglamentar el tema de las vacaciones para el Presidente y el Vicepresidente.Actualmente, las cabezas del Ejecutivo no cuentan con este derecho y, en el caso del Presidente, si desea tomar un receso, solicita una licencia al Congreso y deja las funciones en un ministro delegatario.Sin embargo, el mismo Vicepresidente aseguró que existe un vacío constitucional al respecto. “Tenemos un régimen especial. Por ejemplo, como servidor público no tengo facultad ni de decir que me voy fuera del país; tengo que pedir permiso al Presidente”, dijo.De hecho, el presidente del Directorio Nacional Conservador (DNC), Efraín Cepeda, anunció esta semana que va a radicar un proyecto de ley en este sentido.“Vamos a presentar un proyecto para posibilitar que el Presidente pueda pedir vacaciones y que éstas se puedan convertir en obligatorias, al menos, unos días cada año”, explicó Cepeda, quien sustentó su propuesta al argumentar que la ausencia de descanso de estos funcionarios podría ocasionar accidentes de salud, por lo que dijo: “Está comprobado que el cuerpo necesita al menos unos días de descanso”.Para el exprocurador Bernal esta propuesta no tiene sentido y que “el problema es que nos acostumbramos a regular todo y se llegó al punto que cuando se presenta una situación, todo se quiere solucionar a través de reformas”.Charry argumentó que el tema no es coyuntural, ya que “llevamos más de 20 años con la nueva Constitución y no se han regulado las vacaciones del Presidente ni del Vicepresidente y las cosas han funcionado bien, sin problemas”.A diferencia de los gobernadores y alcaldes, que sí tienen derecho a 15 días de vacaciones anuales. Beneficio que ha generado polémicas debido a que algunos mandatarios regionales lo han utilizado para evadir los alcances de la justicia.Un ejemplo de esto fue lo ocurrido en 2011 con el gobernador del Magdalena Ómar Diazgranados, contra quien la Contraloría le pidió al Presidente que lo suspendiera por hallarlo responsable en un proceso fiscal.Pero, el Mandatario regional se tomó 45 días de tres períodos de vacaciones que tenía pendientes, lo que generó que el general en retiro Manuel José Bonet Locarno sólo pudo asumir el encargo cuando se cumplió este tiempo. Sobre este caso, algunos analistas consideran que debe haber una reglamentación clara que disponga que un funcionario público pueda ser notificado de una decisión penal, fiscal y disciplinaria así se encuentre en vacaciones.Exámenes médicosOtro punto que es materia de análisis es el relacionado con el examen médico que se le ordenó al Vicepresidente para determinar si estaba o no en capacidad de, eventualmente, reemplazar al Presidente de la República. Para José Gregorio Hernández es claro que el tema no está reglamentado, debido a que si bien “está contenido en el Artículo 205 de la Constitución y en el 26 de la Ley Quinta, en ninguna de las dos normas se habla de la obligatoriedad. Esto puede representar un vacío”.En paralelo a lo dicho por Hernández, el senador Juan Lozano radicó en el Congreso un proyecto de ley que obliga a todos los funcionarios a hacerse un examen médico anual, con el fin de determinar el estado de salud de quienes tienen que tomar decisiones clave en el país.El proyecto, que ya fue aprobado en dos debates, busca -según Lozano- que se les asegure a los ciudadanos que sus mandatarios están en óptimas condiciones para asumir sus responsabilidades.Este “es un tema de Seguridad Nacional que protege la soberanía nacional”, aseguró Lozano, quien sustentó: “Uno puede estar alentado y al día siguiente estar enfermo, por eso es fundamental que sobre una base periódica se adelanten los controles médicos pertinentes”.Sobre el tema ya hay detractores, como el constitucionalista Juan Manuel Charry: “No soy partidario que el estado de salud de un funcionario sea revelado a la opinión, eso se presta para manejos políticos, además que viola el derecho a la intimidad de estas personas”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad