Colombia: de país problema a protagonista de la escena internacional

Julio 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Colombia: de país problema a protagonista de la escena internacional

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

La política exterior del actual Gobierno ha sido versátil. El mejoramiento de las relaciones con los países vecinos es uno de los mayores logros.

Diplomacia y cooperación son dos elementos que aplican para la política exterior que ha impulsado el presidente Juan Manuel Santos durante sus dos primeros años de gobierno. Podría decirse que Colombia pasó de ser percibido como uno de los países problema de la región a un estratega conciliador. Ocho años de gobierno del expresidente Álvaro Uribe dejaron débil a la nación. Dos países vecinos rompieron relaciones diplomáticas con Colombia y el aislamiento internacional fue casi permanente.Pasar de Uribe a Santos implicó, según el internacionalista Leonardo Carvajal, “transitar de la tropelía y el estilo pendenciero, a la calma constructiva y el perfil mediador”. No era para menos, pues la muerte del canciller de las Farc, ‘Raúl Reyes’ en territorio ecuatoriano, y las continuas acusaciones en contra del Gobierno venezolano por presuntamente apoyar a ese grupo guerrillero, elevaron la tensión a tal punto que se llegó a especular sobre un posible conflicto de carácter bélico. Sin embargo, el encuentro con el mandatario venezolano, Hugo Chavéz, en Santa Marta, el 10 de agosto de 2010, dio luces sobre el tono conciliador que marcaría la pauta en la era Santos. Esa estrategia, hasta hoy, parece funcionar no sólo con ese país sino también con Ecuador y otras naciones.“Restablecimos las relaciones con nuestros vecinos, lo que ha generado un mayor comercio y resultados positivos en seguridad y nos ha permitido, además, ser mucho más relevantes en la región para ayudar en temas como el regreso de Honduras a la OEA”, dijo el Jefe de Estado. Pues bien, con ese nuevo panorama de inserción internacional, el actual Gobierno ha impulsado otras iniciativas que han puesto a Colombia en la mira de la comunidad internacional. De hecho, actualmente Colombia es considerado un país emergente y hace parte de los Civets junto con Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica.Diplomacia y liderazgoEl nuevo tono con los vecinos también ayudó a que la María Emma Mejía alcanzara la Secretaría General de Unasur y a que Colombia liderará, entre otras cosas, el reingreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA). Sin dejar atrás el apoyo que le brindó a Haití, tras el terremoto de 2010.“Estamos ocupando la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde nos tocó lidiar con el complejo tema de Siria. Ocupamos la Secretaría General de la Unasur y un colombiano fue elegido como Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe”, resaltó Santos. Y aunque no tuvo el éxito que se esperaba, la Sexta Cumbre de las Américas, en Cartagena, logró reunir a 30 mandatarios del hemisferio para discutir temas importantes para la región. En la Conferencia de Rio+20, que se llevó a cabo en junio de este año, la propuesta de Colombia para establecer Objetivos de Desarrollo Sostenible se convirtió en el resultado más visible de esa reunión. En desarrollo de la renovada política exterior también se dio la eliminación de visas para que los colombianos entren a países como Turquía, México, Rusia y posiblemente Costa Rica. “A Colombia la miran con otros ojos. Ya nuestra agenda no se limita a la seguridad. Nos respetan, somos escuchados. Los países se interesan en invitarnos o en visitarnos. Y nos están comenzando a quitar el requisito de las visas”, agregó Santos.¿Una política hueca? Para el analista político Enrique Serrano es claro que la política exterior de Santos ha sido versátil y pragmática y “bajo esa perspectiva todo el mundo le reconoce una reinserción en el marco internacional y una estabilización con los vecinos. En el clima de rivalidad del pasado parecía que Colombia era el único que perdía”.Aún así señaló que da la impresión que esa reanudación de relaciones es un “poco falsa”, porque el Gobierno colombiano no ha establecido posiciones tajantes frente a temas como la presunta presencia de las Farc en territorio venezolano. En este sentido indicó que “la política exterior podría verse algo débil, vacía o hueca”.Sin olvidar que las problemáticas actuales en seguridad y orden público podrían comenzar a generar desconfianza en la comunidad internacional y en los inversionistas. Ya se comienza a escuchar que los dos años que restan serán de mayores complicaciones y desafíos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad