"De Nicaragua se puede esperar cualquier cosa": excanciller Julio Londoño

Abril 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas | Reportero de El País

"El caso con Nicaragua es demostración de una política de Estado. En muchos aspectos internacionales se ha llevado una política de Estado en la que no hay diferencias de criterios entre los partidos políticos, no es un asunto político, ni personalista", dice el excanciller Julio Londoño.

El agente especial de Colombia para el litigio con Nicaragua, Julio Londoño Paredes, aseguró que el país debe estar muy atento porque ahora es probable que el Gobierno de Managua quiera ir por parte del mar de Cartagena.

Esta semana el fantasma del fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, que le arrebató a Colombia soberanía en una gran parte del mar Caribe, volvió a proyectarse como una amenaza, esta vez sobre parte de las aguas del litoral caribe colombiano.Así lo advirtió el agente especial Julio Londoño Paredes, quien aseguró que es probable que Nicaragua pretenda ir por más mar colombiano y que el objetivo, según lo dicho por los agentes de Managua ante la Corte Internacional de Justicia, es la plataforma continental extendida que se va hacia Cartagena.Londoño Paredes aseguró que no ve inconveniente en que se abran las actas, como se ha dicho en medio de las pujas entre el Presidente y algunos exmandatarios porque todos los gobiernos anteriores demostraron gran interés y patriotismo en la disputa con Nicaragua. La canciller María Ángela Holguín ha dicho que existe la posibilidad de que Nicaragua tenga pretensiones más extensas sobre el mar colombiano. ¿Qué tan factible es esa posibilidad?La canciller tiene toda la razón. Esa posibilidad es factible ya que Nicaragua no logró en el fallo de la Corte Internacional de Justicia sus pretensiones sobre una línea del archipiélago de San Andrés y la costa Atlántica colombiana, pero sus altos funcionario después del fallo, señalaron que tendrían esas intensiones en el futuro. No es sino abrir la página web de la Corte Internacional de Justicia y ver la posición de Nicaragua y era, en el caso con Colombia, trazar un límite que iba por el borde externo de su plataforma continental. El país no se puede descuidar en ese sentido, porque de un vecino como Nicaragua se puede esperar cualquier cosa. La posibilidad de la demanda existe, pero que lo logre es otra cosa.Se habla específicamente de la plataforma continental extendida. ¿Qué es exactamente ese término?La plataforma continental extendida fue la posición que planteó Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, es que de conformidad con la jurisprudencia del Derecho Internacional sería posible que un país con una plataforma continental extensa tuviera jurisdicción sobre el lecho del mar, siendo incluso, las aguas suprayacentes de otro Estado. Eso es absolutamente exacto lo que ha señalado la Ministra.¿Nicaragua podría, haciendo uso de esa plataforma extendida, reclamar soberanía sobre San Andrés?No puede reclamar sobre San Andrés porque los títulos de Colombia son poderosísimos; es una parte de Colombia y eso es imposible, además la Corte falló sobre ese particular. Es posible que Nicaragua intente de alguna forma ir por la plataforma continental extendida como ha manifestado la Ministra.¿Qué es exactamente lo que ellos podrían reclamar y lo que en últimas, en una eventual demanda, podría estar en riesgo de perder Colombia?Ante todo, solamente Nicaragua podría acudir a la Corte Internacional de Justicia en el caso de que la Corte tuviera competencia sobre ese particular. Ya la señora Ministra señaló y así lo hizo el Gobierno que el Pacto de Bogotá había sido denunciado por Colombia y algunos consideran que no es la denuncia de carácter inmediato sino que tiene la vigencia de un año, pero naturalmente eso habría que determinarlo.¿Pero es factible o no que Nicaragua pueda solicitar como territorio suyo parte del mar de Cartagena?No la zona de Cartagena, pero pretendería la plataforma continental generada por el litoral Caribe, porque eso fue lo que planteó Nicaragua en la Corte, ellos proponían una línea de delimitación que iba prácticamente entre Cartagena y San Andrés y Providencia. Sin embargo, pueden pretender, lo que no quiere decir que lo logren.¿Cómo se fija esa plataforma continental extendida?Eso se fija de conformidad con unas normas del Artículo 76 de la Convención Sobre el Derecho del Mar de 1982. Eso no es reclamar simplemente, sino demostrar una serie de pruebas y fuera de eso tiene que tener el visto bueno de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental establecida en la convención del 82. Debo, además, señalar que Colombia no es parte de esa convención del Mar, por lo tanto, en principio, no puede ser alegada frente a nuestro país.Como están las cosas, ¿qué sería lo prudente para librarnos de esa posibilidad de que puedan reclamar mar o plataforma de Cartagena?Yo creo que el Gobierno de Colombia ha hecho lo adecuado. El Presidente y la Canciller denunciaron el Pacto de Bogotá y han constituido una comisión de juristas muy importantes, quienes en su mayoría conozco, para que estudien los temas y le den al Gobierno un concepto sobre eso. Lo único que hay que tener en cuenta es que de un país como Nicaragua que nos reclamó el archipiélago de San Andrés durante un siglo y medio, primero en 1913, después en 1930, posteriormente en 1972, después en el año 80 y luego en el 2001 hay que esperar cualquier cosa.¿Qué puede esperar Colombia tras la renuncia al Pacto de Bogotá. Le va esto a garantizar algo?En el momento en que se da la denuncia del Pacto de Bogotá, creo yo, el efecto es inmediato, ya no habrá una jurisdicción coercitiva de la Corte Internacional de Justicia, lo que no quiere decir que Colombia no pueda concertar con cualquier Estado para acudir a ese alto tribunal para dirimir una controversia. Lo que pasa es que ya no sería coercitiva, obligatoria como lo que sucedió, por ejemplo, con el fallo de San Andrés. Ya Colombia durante la administración Pastrana retiró las declaraciones que había formulado durante el año 1932 y 1937 y ahora este Gobierno lo ha hecho con el Pacto de Bogotá. ¿Desconocer el fallo en el caso de San Andrés es una opción?No creo que haya posibilidades de desconocer el fallo y el Gobierno en eso ha sido muy cuidadoso y no ha hablado de no acatar el fallo. Eso lo ha descartado por completo, simplemente ha señalado que necesita un periodo de tiempo para implementar el fallo, especialmente para atender las necesidades de muchísimos pescadores que existen en el área de San Andrés y Providencia que naturalmente puedan salir afectados.Sobre el tema de la plataforma continental extendida, ¿podríamos entrar en litigio con otros países a raíz del fallo que favoreció a Nicaragua?Nosotros tenemos delimitados todos nuestros espacios marítimos. Considerábamos que el Meridiano 82 en su momento era el límite con Nicaragua pero eso fue rechazado por la Corte Internacional de Justicia desde el año 1977 y toda nuestra periferia, tanto en el Pacífico como parte del Atlántico está asegurada. Naturalmente hay unos puntos que quedan por definir, especialmente la situación que enfrentamos con Costa Rica y la situación que enfrentamos con Honduras. Sin embargo, no creo que eso tenga ninguna repercusión en ningún caso con alguno de los otros estados.Este fallo en el caso de Nicaragua ha generado una gran diferencia política entre el Presidente y expresidentes. ¿Qué opina de abrir las actas del caso?No veo ningún problema. Lo que creo es que todos los gobiernos desde 1969 han actuado con gran cuidado, con patriotismo, con interés en estos asuntos, no solo en el caso con Nicaragua sino en otros aspectos de carácter territorial. No creo que sea el caso entrar a señalar responsabilidades de alguna clase. Yo lo que creo es que no solamente los gobiernos sino muchísimas personas han trabajado en estos temas y han dado sus opiniones y han ayudado; todos lo han expresado con patriotismo, con convicción y demostrando siempre el interés nacional.Y sobre lo que dice el expresidente Ernesto Samper de la necesidad de encontrar un responsable de la pérdida de territorio en el Caribe...Yo prefiero no referirme específicamente a los puntos de vista y a las declaraciones por parte de algunos exmandatarios sobre el particular. Reitero que todos trabajaron en su momento, con el cuidado, la dedicación que corresponde en un tema tan delicado como este, yo fui testigo excepcional de eso. Pero es comprensible una reacción como la que ha surgido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad