"De la Calle es el jinete del apocalipsis": Alejandro Ordóñez

"De la Calle es el jinete del apocalipsis": Alejandro Ordóñez

Agosto 27, 2017 - 07:40 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz / Reportera de El País 
Alejandro Ordóñez, exprocurador de Colombia.

Alejandro Ordóñez, exprocurador de Colombia.

Foto: Colprensa

Alejandro Ordóñez, exprocurador General de la Nación y candidato presidencial, asegura que el presidente Juan Manuel Santos construyó la autopista que llevará a Colombia al Socialismo del Siglo XXI, que Humberto De la Calle es “el jinete de la Apocalipsis” y el “arquitecto de la impunidad” que le permite a las Farc cogobernar el país.

A su paso por Cali para recoger firmas, indicó que tuvo que haber sido un “procurador biónico” para descubrir la corrupción que llegó al país a través de Odebrecht y que su bandera de campaña, de cara a la carrera por la Presidencia de la República, no es solo la defensa de la familia.

¿Cómo va la recolección de firmas?

Muy bien con mucho entusiasmo. La gente se acerca con preocupación, con el interés de apoyar una opción como la nuestra, que ha implicado el dirigirse al ciudadano de a pie para lograr fortalecer opciones diferentes a las estrictamente partidistas.

¿Va hasta el final como candidato respaldado por firmas o se inclina por una alianza política?

Lo normal, lo razonable, lo prudente, lo patriótico sería que quienes espontáneamente convergimos para la victoria del 2 de octubre (plebiscito por la paz) lo hiciéramos para la victoria de mayo de 2018 en las presidenciales, con ayuda de sectores de la Colombia creyente, que hasta el año pasado era una Colombia invisible, pero que se ha venido manifestando y expresando con preocupaciones frente a amenazas de la familia y de la ausencia de valores y principios de la sociedad, sectores de las bases del Partido Conservador y de otros partidos, sectores de las víctimas del terrorismo de las Farc y de sus familias, de la reserva activa de la Fuerza Pública y del Centro Democrático.

Mucha gente ha mostrado un interés y respaldo en lo que estamos proponiendo y yo espero que esa convergencia se pueda concretar si hay unas reglas de juego razonables, incluyentes, que respeten el espíritu del 2 de octubre. También es cierto que no debemos adelantarnos, hay que presentar el mayor número de firmas para lograr contribuir de esa manera a construir nuestra Patria.

Pero los precandidatos del Centro Democrático no están de acuerdo en hacer una alianza antes de primera vuelta...

Pienso que aquí debe imperar la sensatez, el futuro de la Patria y creo que se debería promover esa convergencia. Tenemos toda la flexibilidad para que dentro de unos principios básicos logremos la convergencia, que haya unidad en la variedad y eso es lo que la gente quiere y esperamos que sea así. Desde luego que no soy del Centro Democrático, no soy del Partido Conservador —aunque tengo mucho arraigo en las bases conservadoras e ideológicamente soy conservador— pero estamos convocando a sectores mucho más amplios de la sociedad. Sectores religiosos, políticos, gremiales. Es necesario que avancemos en eso.

Usted habla de ampliar la convocatoria a diferentes sectores, pero toma como bandera de campaña la religión en un Estado laico...

Este no es un Estado laico. Es un estado aconfesional que es diferente. Lo laico es lo que excluye a Dios de la vida social, nuestra Constitución lo incluye; en su preámbulo lo reconoce. Eso del Estado laico es un cuento chino de un exmagistrado que le hizo mucho daño a nuestra jurisprudencia que fue Carlos Gaviria. País laico es México, es España, es Francia...

La Constitución Política sí establece libertad de cultos, además ¿no cree que esa mezcla de religión y política ahonda mucho más las diferencias en un país tan polarizado, ya ocurrió con el plebiscito?

No es que los hombres que tengamos fe estemos interfiriendo en política, es que la política está interfiriendo en nuestras creencias. Y es un deber estar en la vida pública defendiendo unos principios. La democracia se legitima cuando hay pluralidad. No hay que asustarse cuando el tema central de una campaña sea la defensa de la familia, de la formación en valores. ¿A caso eso no es formar el capital humano que impacta a la sociedad? Por qué existe corrupción, porque hay un tema moral donde todo es permitido, donde nada es prohibido, donde es lícito el enriquecimiento directo. Y por qué eso pasa, porque no hay valores, porque no hay una moral. Entonces escandalizarse por eso es una percepción sesgada y sectaria.

Además de la defensa de la familia, ¿cuáles son sus otras propuestas?

Tenemos propuestas económicas, sociales, temas que tienen que ver con la protección de la iniciativa privada como motor de la economía, necesaria como imán para que haya menos informalidad; otras que tienen que ver con la reducción de impuestos para que haya más recaudo, más inversión, más empleo. Que tienen que ver con la necesidad de hacer más propietarios, con la necesidad de hacer rico al individuo, al ciudadano, para poder hacer rico al Estado, para que tenga cómo suplir sus derechos económicos; que tienen que ver con el combate a la inseguridad ciudadana, para que el bandido le vuelva a temer a la autoridad, para que la gente de bien tenga sus derechos a la luz del día; propuestas que tienen que ver con la reformulación de nuestro sistema de salud que es ineficaz e ineficiente.

Propuestas que tienen que ver con el fortalecimiento del campo, con la seguridad política, jurídica, combatir la inseguridad jurídica por la politización de la justicia, por un garantismo exagerado que ha terminado por sacrificar a la víctima y proteger al victimario.

La Patria se restaura a partir de la familia y las políticas públicas se deben construir en perspectivas de familia. Eso lo vamos a decir si se quiere, políticamente incorrecto, desafiando el régimen que fue secuestrado por dos élites: la oligárquica y corrupta de Juan Manuel Santos y la criminal que encarnan las Farc y que hoy cogobiernan el país.

¿Usted cree entonces que no tendrá éxito la candidatura de quien fije como bandera la continuidad de los acuerdos de paz?

Humberto De la Calle dice que es el jinete de la paz, me parece más el jinete del Apocalipsis porque desde luego él es el ejecutor, el arquitecto de la impunidad que le ha generado absoluta desconfianza a la ciudadanía en las instituciones.

Fue la cereza que le faltaba al postre porque el ciudadano lo que ha percibido es que el delito sí paga. Que el haber secuestrado toda la vida, narcotraficado, extorsionado es el título para cogobernar el país. Y él fue el artífice de esa institucionalidad. No es exagerado definir a Humberto De la Calle como el arquitecto de la impunidad.

Pero han pasado nueve meses desde que se firmaron los acuerdos y las Farc han cumplido compromisos. ¿Qué pasará con esa consolidación de los acuerdos si usted es Presidente?

Mentira. Usted está mal informada. Las Farc no han cumplido nada.

Entonces, ¿la llegada de más de 7000 hombres a las zonas veredales, la armas entregadas a Naciones Unidas, entre otras cosas, son una ilusión?

Perdóneme: ¿Entregaron los niños secuestrados? No. La estadística oficial del ICBF es de más de 1500 niños y ellos solo entregaron trece. ¿Entregaron la fortuna? No. Entregaron una lista que ellos hicieron que es ridícula. La fortuna hecha con el narcotráfico, con minería ilegal, con la sangre de los colombianos, esa fortuna —como bien lo dijo el Fiscal General— va a ser la más gigantesca operación de lavado de activos... ¿Entregaron todas las armas? No

¿O sea que no le da ningún crédito a la tarea de Naciones Unidas cuando reporta que recibió a los menores de edad —que no fueron trece como usted dice sino más de 130— y las 8112 armas que salieron en contenedores de las zonas veredales?

¿A caso no recuerda la primera información que nos dio el Presidente Santos que hablaba de más de catorce mil armas? ¿Han dejado de narcotraficar? ¿no pasamos de 40.000 hectáreas a 220.000 hectáreas?

Quién dice eso, Naciones Unidas y Estados Unidos. Las Farc han continuado con sus negocios ilícitos, no han abandonado la economía ilegal. No nos digamos mentiras.

¿O usted tiene evidencias de lo que dice o definitivamente es un escéptico en este proceso?

Mire es indudable que aquí, como bien se ha dicho, el presidente Santos le construyó la autopista al Socialismo del Siglo XXI. Pero hay colombianos que estamos diciendo: esto no será Venezuela. No vamos a permitir que Colombia sea Venezuela, no lo vamos a tolerar.

Usted le tiene mucha fe electoral a las Farc para decir que van a poner Presidente en 2018...

Desde luego que las solidaridades y complicidades de muchos sectores políticos, sociales, empresariales prefieren ceder para no perder. Están dispuestos a avanzar en la claudicación del país.

Los partidos tradicionales, según usted, van a trabajar para las Farc en esta campaña...

¡Por supuesto! Hay sectores políticos, sociales y empresariales que prefieren más intereses que principios.

Usted dice que va a luchar contra la corrupción, pero muchos cuestionan que prefirió pagar con favores su reelección y hacer campaña desde la Procuraduría que destapar, por ejemplo, el entramado de Odebrecht que no es nuevo...

Esa gente ignora lo que hizo la Procuraduría y pretenden que el organismo tome decisiones con pruebas que aparecieron siete años y medio después. A quién se le ocurre que tenga razonabilidad de señalar nada cuando las pruebas no existían. ¿Existían las pruebas de soborno cuando la Procuraduría investigó o existieron siete años y medio después ante una confesión que se hizo ante las autoridades norteamericanas? Por qué no le preguntan eso a la Fiscalía de la época que sí tenía los instrumentos técnicos necesarios para conocer esos aspectos. Por qué le preguntan a la Procuraduría cuando fue el único órgano que conoció unas denuncias que las investigó, que decretó pruebas y que no logró encontrar pruebas sobre la existencia de los sobornos. A quién le deben preguntar si no es al Procurador de hoy, al Fiscal de hoy.

En febrero pasado y recién llegado Fernando Carillo a la Procuraduría revocó unas decisiones suyas que favorecían al exviceminsitro de Transporte Gabriel García por el tema de sobornos en la Ruta del Sol relacionados con Odebrecht. Justamente, García ahora está preso por ese caso...

No hicimos nada porque aparecieron las pruebas hoy. Entonces con estas pruebas se podría revocar o decretar, pero fueron pruebas de hoy. Le falta un poco de sindéresis a quien hace esas afirmaciones.

Pero las pruebas que le presentó a usted la Red de Veedurías en 2010 son las mismas con las que el actual Procurador reabrió la investigación...

Se les está olvidando que fue la Procuraría la que lideró el combate contra la corrupción con 8000 funcionarios sancionados durante casi ocho años, casi tres diarios.

Claro que se conoció una información cuando se estaban investigando la corrupción del cartel de la contratación de Bogotá, donde destituimos al Alcalde de Bogotá, al hermano que era congresista, al Contralor, al Personero, a cinco concejales, a siete directores del IDÚ. Se hicieron las investigaciones, pero nadie habló de la existencia del soborno. Tenía que ser yo un Procurador biónico para lograr fundar una decisión en una prueba que no existía en ninguna autoridad ni colombiana ni mundial. Quienes dicen esas cosas ignoran la realidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad