“Cuando se castiga un medio, el daño final es para la sociedad”

Julio 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero
“Cuando se castiga un medio, el daño final es para la sociedad”

Gonzalo Marroquín, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa.

El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, analiza la situación de la prensa en Ecuador. Advierte que casos como el de El Universo podrán llegar a instancias internacionales.

En lenta agonía. Ese es el diagnóstico que hace Gonzalo Marroquín, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, sobre el estado en el que se encuentra la libertad de prensa en Ecuador, a raíz del “clima de ataques e insultos de parte del Gobierno”.Para Marroquín, tan grave como la actitud “intolerante y autoritaria” del mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, es la Ley de Comunicación que se viene debatiendo en la Asamblea Nacional y que ya cuenta con la aprobación de una parte de su articulado. Este viernes, cuando el Comité Ejecutivo de la SIP se reunió en Miami para abordar el panorama de la prensa en América Latina, casos como el del diario El Universo de Guayaquil volvieron a ocupar la atención de los defensores de la libertad de información y de expresión.El caso de El Universo se suma a otros hechos de agresión contra periodistas y medios. De todo lo que ha pasado en Ecuador, ¿qué ha sido lo más grave?Yo pienso que las dos situaciones más graves que hay en este momento son el proceso judicial contra El Universo, por la trascendencia y la repercusión que puede llegar a tener e incluso por la intimidación que puede provocar en el resto de la prensa independiente ecuatoriana. Y por otro lado, la discusión y la casi segura aprobación de la Ley de Comunicación que contiene varios artículos que son absolutamente restrictivos y que van a repercutir en el derecho a la información del pueblo. La SIP desarrolló una misión justo en esta coyuntura por el rotativo de Guayaquil, ¿sirvió ese esfuerzo? Nosotros estuvimos durante tres días en Ecuador, nos reunimos con periodistas independientes, con directores de medios, con diputados de oposición, con abogados, con la Corte de Constitucionalidad. Teníamos solicitadas citas con los diputados y con el presidente Rafael Correa, pero lamentablemente con ninguno de ellos se pudo conseguir la reunión a pesar de que en el caso de los diputados nos habían concedido cita y la cancelaron a último momento.¿Hubo, entonces, desinterés del Gobierno con la delegación?Yo creo que lamentablemente lo que se está haciendo con no reunirse con la SIP y con otras organizaciones que podrían plantear aspectos importantes sobre la libertad de expresión y el derecho que tiene el pueblo a recibir información, es que no existen espacios de diálogo en Ecuador. ¿Cuáles son las formas de acoso a la libertad de prensa en Ecuador?El Presidente suele referirse a los periodistas de una manera despectiva en sus mensajes sabatinos. A eso hay que sumar el acoso judicial que es muy fuerte porque la situación de El Universo es similar a la que viven los autores del libro El Gran Hermano, dos periodistas que escribieron un libro sobre una investigación periodística sobre corrupción en el Gobierno que involucra al hermano del presidente Correa. Indudablemente esto muestra una actitud de acoso hacia los periodistas. Hay otro tema que preocupa y es la Ley de Comunicación...Es el problema más grave de todos: la aprobación de la Ley que contempla la creación de un ente que sería el regulador de todos los contenidos, prensa, radio y televisión, e incluso, plataformas como internet, por lo cual significa que las redes sociales también estarían reguladas por el Gobierno.¿Con esa Ley entraría en una lenta agonía la libertad de prensa?Absolutamente. Nosotros calificamos esta ley como una ley mordaza y lo que ha sucedido con El Universo y los otros (medios), son zarpazos que el Gobierno está dando para ir reduciendo poco a poco los espacios para la libertad de expresión.¿Qué razones tendría el Gobierno para atacar con tanta insistencia? El fin es muy claro: el presidente Correa pretende controlar, y su gobierno, de manera absoluta el libre flujo de información. Él tiene ya control en este momento de 19 medios de comunicación que son gubernamentales y con esta ley él estaría controlando todo el flujo informativo en Ecuador. ¿Estaría Correa viendo en riesgo ese objetivo?Yo creo que él utiliza como pretexto para cumplir con esta estrategia de controlar la información, de que la prensa lo critica. Sin embargo las violaciones a los Derechos Humanos en materia de libertad de expresión son tan evidentes que si no se logran fallos justos en Ecuador por la influencia y la dependencia que tiene el poder judicial del poder Ejecutivo, indudablemente estos casos, el de El Universo y el de la aprobación de la Ley, van a llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, y seguramente tendrá que resolver en última instancia la Corte (IDH), de la OEA.¿Tiene o no el Presidente derecho a exigir rectificación cuando siente que se le inculpa de “dictador”?Yo creo que todos los funcionarios públicos y todas las personas tienen derecho a una rectificación. El problema es que los funcionarios muchas veces abusan. Yo leí la columna de opinión que provocó la demanda contra El Universo y realmente puede ser una columna fuerte contra el Presidente, pero jamás es proporcional una demanda por 80 millones como lo planteó Correa originalmente y la cárcel para el periodista.Correa también amenazó con expulsarlo a usted del país...Es una muestra adicional de esa intolerancia. Él no gusta de las críticas y de las opiniones. Yo he sostenido que su actitud es intolerante, autoritaria y obviamente el decir que se va a expulsar a una persona simplemente porque está expresando su opinión demuestra que hay intolerancia y autoritarismo. ¿Toda esa presión no arredra los esfuerzos de la SIP?Al contrario, yo diría que lo que nos demuestra es que tenemos que redoblar esfuerzos. Nosotros creemos que es importante que esta lucha por la libertad de expresión involucre a los pueblos, en este caso el ecuatoriano, porque cuando se castiga un medio, como El Universo, y a los periodistas se les condena a cárcel, el daño inicial pareciera que es para el diario y los periodistas, pero el daño final y más importante se está produciendo en contra de la sociedad ecuatoriana, que perdería así un medio independiente.¿Cuál es el costo para la sociedad?Si no hay libertad de expresión, si no hay prensa independiente que informe, cualquier gobierno puede violar los derechos humanos a su sabor y antojo. El peligro para la sociedad es muy grave y el pueblo no tendría posibilidades de saber cómo actúa su gobierno.¿Qué tan lejos está Ecuador de lograr un cambio con Correa?Yo creo que es lejana, pero no debemos cerrar nunca esa puerta porque finalmente si queremos solucionar problemas debe primar algún diálogo. Obviamente para dialogar se necesitan dos partes y hasta ahora el presidente Correa, igual que el presidente Chávez, prefieren sus diálogos televisivos en los monólogos que practican donde nadie más puede opinarle. ¿La SIP confía en que en algún momento se pueda lograr un diálogo con el gobierno de Correa?Ojalá. Si no se puede con el Gobierno, insistir con el Congreso y buscar los mecanismos de diálogo porque lo peor que le puede ocurrir a cualquier país es que las posiciones se mantengan radicales y sin búsqueda de un punto intermedio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad