Consejos para lograr el éxito y tener una mente de campeón

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consejos para lograr el éxito y tener una mente de campeón

Un ‘coach mental’ entrega las herramientas para que el deportista encuentre con recursos propios su mayor fortaleza o despierte todo ese potencial que lo va a llevar a obtener los más altos resultados. Este debe enfocarse en lo que quiere.

¿Cómo entrenan la mente campeones deportivos como Mariana Pajón? El ‘coach mental’ de la ciclista nos reveló las claves para lograr el éxito. Su rival a vencer es usted mismo.

Si se pudiera escudriñar la mente de un campeón, ¿qué clase de pensamientos cree que saldrían de ella? ¿Cree que un medallista olímpico tendrá una mentalidad negativa? Por lo menos no en una mente entrenada, como la de la ciclista colombiana Mariana Pajón, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y una de los 100 deportistas de élite que integran la Escuela de Campeones, liderada por Jhonatan Bustamante. Las frases de la deportista antioqueña hablan por sí solas: “Mi rival más fuerte en Londres seré yo misma”. “Es cuestión de creer que podemos, que somos más fuertes, más grandes y que podemos llegar más lejos”. Después de ganar la medalla de oro, la segunda obtenida para Colombia en unos Juegos Olímpicos (después de la ganada por María Isabel Urrutia), dijo: “Llevaba toda mi vida tratando de ganar así y ahora quiero salir de nuevo y ganar otra vez. Es increíble”. La frase de batalla de la bicicrosista es que compite “contra siete Marianas Pajón”. Y explica que su única competencia es consigo misma: “Hay que creer en lo que somos, no pensar que porque las demás hablan inglés y son de otra parte, son más fuertes; nosotros hablamos español, somos de Colombia, somos iguales y hasta mejores”.Otro alumno de la Escuela de Campeones es el también antioqueño, Carlos Mario Oquendo, quien al obtener la medalla de bronce en Londres 2012, aseguró: “Todo el tiempo visualicé la medalla, me imaginaba cómo era, cuánto pesaba, qué se sentía tocarla. Ahora que la tengo en mis manos no parece real”.Bustamante dice que no sólo deportistas, sino también empresarios o personas emprendedoras, pueden tomar estos recursos de los campeones para ponerlos en práctica en su vida profesional o personal. “El campeón no solamente nace, también se hace. Usted viene con una predisposición genética, una actitud ganadora aprendida de su familia, de su casta, de su cultura, de su ciudad y país. Eso hace que tenga un chip de positivismo, de triunfo, de éxito, de gloria, de salir adelante”, dice el coach.Pero, agrega, “hay personas que no tienen esas condiciones, y pueden entrenar su mente para lograrlo y otras que así tengan el chip, entrenan para potenciarlo”. Mariana Pajón, de familia de deportistas y emprendedores, prepara su mente para estar en la élite olímpíca. ¿Y cómo lo hace? Estos son los cinco pasos básicos para tener una mente de campeón:1. Enfoque. Establezca un mapa en su cabeza de hacia dónde quiere llegar. Los campeones entrenan una y otra vez, a diario, en visualización de su meta, y entre más precisa sea, mejor. Imagínese lo que quiere que pase y elimine lo que “no quiere” de su mente, así como todo aquello que lo saque de su enfoque.2.Pensamiento Recuerde que pensar es gratis, pero tenga cuidado con lo que desea, porque la mente es literal, así que piense en lo que sí quiere, no en lo que quiere evitar. Si en su interior no tiene quejas, ya nadie se va a quejar con usted, no va a generar conflictos afuera. Cada que tenga un pensamiento negativo, diga en voz alta: “Cancelado”, haga un movimiento con las manos para cambiar de chip y piense en lo que sí quiere que suceda. Mariana Pajón sufrió en 2011 una fractura de su mano izquierda y le pusieron nueve tornillos y ocho platinas. Y volvió a las pistas, a pesar de que los médicos le recomendaron que no lo hiciera. Ese año un golpe en un riñón le produjo dolores insoportables y así y todo ganó oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, su último peldaño antes de ganar el oro olímpico en Londres.3.Concentración Practique a diario ejercicios de respiración, meditación y visualización. Este último se logra mirando hacia un punto fijo, pero ampliando el área de visión arriba, abajo, a los lados y al centro, cada vez más.4.SeguridadLo que se busca es que el deportista disminuya o venza sus temores mientras va ganando seguridad y viceversa, gana seguridad y con seguridad gana.5.Voluntad Poner las ganas en acción. Que nadie le diga lo que tiene que hacer. “ Lo logro o lo logro”. No existen términos medios. Empiece a entrenar su mente con ‘veintiunenas’, es decir, por 21 días, 21 veces, hasta que lo logre. Y si la embarra, vuelva a empezar.El temor atrae lo temidoHay que quitar los miedos subconscientes, el temor atrae lo temido. Si usted pide: ”No quiero tener miedo” o “No quiero enfermarme”, pone a trabajar en su mente las imágenes que codifican lo temido, se imagina lo que le genera el pánico, la angustia, y se llena de miedo. Cuando pida algo no lo piense en negativo. Es un vicio que casi todas las personas tenemos, pensar en lo que no queremos, en vez de atraer con nuestras palabras lo que deseamos. Piense en lo que quiere que le pase y lo atraerá.No limite su sueñoDefina qué es lo que quiere. Pero, cuidado, la mente le dará lo que le pida, le convenga o no, porque es literal, no analiza si lo que le pide es bueno o malo. Si usted es deportista y dice “Quiero ir a los Juegos Nacionales”, está limitando su sueño. Porque puede ir a la banca o ir como espectador. Pero ¿es eso lo que quiere? ¿O es ganar? Piense en un objetivo real y no ponga límites. El sueño no debe ser “crear una empresa”, en Cali se cierran en un día 30.000 de estas. El sueño debe ser “Ganar los juegos, superar mi récord y sostener un título”, “Tener una empresa exitosa”.No se compareCuando usted se compara con otro, termina perdiendo y le da poder al otro. Siempre habrá alguien mejor que uno y alguien por debajo de uno. Cuenta Jhonatan Bustamante, ‘coach mental’ de Mariana Pajón, que cuando ella llegó a él, le dijo que sueño era: “Competir con las grandotas, las senior”, y él le dijo que se limitaba, al compararse. “Hablaba de rivales de otros países y no mencionaba a Colombia. Desperdiciamos energía pensando que otros son mejores que nosotros”, le explicó el ‘coach’. Mariana se enfocó en vencerse a sí misma, en ser su propia rival. Ella dice: “Yo corro contra siete Marianas Pajón”. Ese pensamiento libera y despierta su potencial.Saber perder La fortaleza mental se entrena para los momentos duros que siempre traen una enseñanza. No es cuestión de un día, de semanas o meses. Es un proceso diario, a lo largo de la vida, para aprender a pensar y resolver diferente, controlar los nervios y la presión, tener fuerza de voluntad. Hay que adquirir la concentración a través de visualizaciones y meditación, de pensamiento positivo, de tolerancia a la frustración, una capacidad de motivación intrínseca, mantener la energía y las ganas de hacer lo que se hace, sobreponerse a la adversidad, a no obtener resultados, a caerse, a perder.Atraiga seguridadPiense en tener confianza, seguridad, motivación, fortaleza, así disminuyen los miedos.Cada vez que piensa en deudas, atrae más estrés. Es típico de las mamás decirle al hijo: “Cuidado se cae del palo de mango”. Lo ideal es decirle: “agárrate fuerte, seguro vas por tu mango, coge el mejor”Busque campeonesDicen que al que anda entre la miel algo se le pega. Uno de los consejos que da el ‘coach mental’ es “Los campeones buscan a otros campeones”, “Una persona feliz busca a otras felices no a las personas limón”. Si quiere ser un triunfador, rodéese de gente exitosa.Las frases de un ganadorElimine cualquier tipo de queja, usted sabe muy bien qué es una queja. Llámese lamentarse, excusarse, justificarse... Hay que suprimir, cancelar, abolir todo tipo de quejas emitidas verbalmente y con el cuerpo, hasta con los gestos. Si elimina las quejas empezará a tener una mentalidad distinta, porque ya las palabras que emitirá potenciarán su rendimiento y todo lo que tenga que ver con fortaleza y libertad. Practique a diario mentalmente y en voz alta frases automotivadoras como “Yo soy capaz”, “Yo puedo”, “Yo merezco”, “Yo decido”, “Voy por lo mío”, “Este es mi sueño”, “Mis sueños son mi realidad”, “Doy el todo por el todo”, que son las que forman la mente de un campeón.Copie lo buenoUna cosa es copiar y otra, compararse. Yo puedo copiar, igualar, pero para superarme a mí mismo, con estrategias exitosas. Decir como “mire este como patea el balón”, “como saca”, y puedo copiar o estar atento a lo que le funciona al otro para incorporarlo en mí. Pero es para incorporarlo en mi estrategia y puede que no me funcione o sí.Si en vez de adoptar las cosas buenas de los demás, se deja llenar por un sentimiento de envidia o frustración, se limitará.El ego: el enemigo Los enemigos no están afuera, el enemigo real está en nuestra cabeza y se llama el ego. Es la vocecita negativa, el diablito interior que nos dice: “No puedo”, “Me voy a caer”, “Estoy cansado”, “¿Qué tal si pierdo”. Son frases que están en la mente de toda persona. Algunos le hacen caso a esa voz, otros no. Hay que entrenar la mente para que esa voz aparezca menos y no ignorarla, sino transformarla, reforzando lo que sí se quiere hacer, enfocándonos en una meta, en nuestras habilidades y destrezas, para poderlas potenciar. Depende de ustedNadie puede hacer realidad su sueño. Si bien ayudan los factores ambientales, económicos, mecánicos, nutricionales, de salud, entre otros, nadie puede hacerlo feliz o infeliz, solo usted. Cuando responsabiliza al otro de lo que le ocurre, está en problemas. La gente tiene una capacidad cinematográfica de inventarse problemas.Todo está en la actitud. Qué tal si Tomás Alba Edison al llegar al intento número 5.000 de bombillas fracasadas, hubiera dicho: “Estoy perdiendo mi tiempo”. Él dijo en cambio: Simplemente aprendí 5.000 formas de cómo no se hace un bombillo”. A cada quien le llega lo que le corresponde en el tiempo perfecto.Entre los enemigos de la mente del campeón está todo lo que lo aleje de la felicidad, del triunfo, del éxito, de la prosperidad, el creer que la felicidad está en otros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad