Consejos para ahorrarse accidentes y enfermedades a la hora de viajar

Diciembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consejos para ahorrarse accidentes y enfermedades a la hora de viajar

Infecciones e intoxicaciones acechan en todas partes. Manual del viajero.

Conocer otras partes del mundo, visitar un familiar o despedir el año en otra ciudad son planes que suelen hacer parte de la agenda de esta temporada decembrina. Pero para que la emoción del viaje no termine transformándose en dolor y angustia, y para que la cama, o peor aún, la sala de urgencias de un hospital no se conviertan en un destino inesperado, más vale empacar una buena dosis de prevención, que no sólo le ahorrará dinero, sino enfermedades, accidentes y molestas incapacidades.De hecho, las intoxicaciones, las infecciones, las patologías respiratorias y los accidentes suelen ser unos compañeros de viaje muy desagradables y que no son fáciles de eludir, por lo que vale la pena tomar en cuenta los siguientes consejos de los especialistas.1. Lleve un botiquín en su maleta de viaje que incluya un analgésico, un antigripal, un antidiarréico y un antiácido.2. Empaque unos zapatos de suela dura que pueda usar en los ríos y en el mar, donde puede haber vidrios, latas y trozos de madera que además de causarle heridas pueden contagiarlo con tétanos, bacteria presente en la materia fecal.3. Lávese las manos con agua y jabón cada vez que pueda y en particular antes y después de comer o de manipular dinero.Un gel antibacterial puede serle útil si no hay baños cercanos. Evite además el contacto con superficies contaminadas como chapas de puertas y pasamanos, a través de las cuales puede adquirir infecciones.4. Antes, durante y después del viaje consuma vitamina C para fortalecer su sistema inmunológico y protegerse de infecciones. Puede hacerlo a través de alimentos como guayaba, naranja y limón, o también por medio de pastas o gotas.5. Cuídese de exponerse a los rayos solares especialmente entre las 11:00 a.m. y las 3:00 p.m., a riesgo de sufrir una deshidratación o un golpe de calor, que se manifiesta con somnolencia y vómito.6. Hidrátese en lo posible con agua embotellada. No tome agua de fuentes de dudosa procedencia, pues se expone a una fiebre tifoidea, que surge con fiebre y pérdida del apetito.7. Evite comer en exceso o ingerir alimentos muy exóticos que nunca ha probado, pues se expone a una indigestión, que se manifiesta con pesadez y diarrea.8. No consuma alimentos que no estén bien cocinados. Tampoco coma en sitios al aire libre o tipo autoservicio en los que la comida no esté debidamente cubierta. Tenga en cuenta que el aire y el sol deterioran los alimentos y que las personas que están cerca pueden transmitir por vía aérea parásitos tan peligrosos como la salmonella que puede generar dolores abdominales agudos e incluso conducir a la muerte por deshidratación.9. Tenga precaución con el pollo, los mariscos y el pescado que se descomponen fácilmente por inadecuadas técnicas de conservación y con las ensaladas, que tienen alta proliferación de bacterias cuando no se lavan adecuadamente. Revise las fechas de vencimiento de los productos industrializados y asegúrese de que se los entreguen sellados.10. Vacune a sus hijos contra el sarampión y la varicela, enfermedades que han aumentado su incidencia en los últimos años. En el primer caso se requieren dos dosis, la segunda un mes después de la primera y en el segundo, con una dosis basta.11. Evite realizar actividades a las que no está acostumbrado como volar en parapente, conducir motos náuticas o montar a caballo. Así se ahorrará muchos accidentes que terminen por arruinar sus vacaciones.12. Controle el consumo de alcohol que expone a accidentes, actitudes violentas y enfermedades de transmisión sexual. Cómprelo en sitios de confianza, cuyos productos tengan sellos de garantía. Esto le evitará intoxicaciones, que se presentan con cambios en la orina, alteraciones en la agudeza visual y respiración acelerada y que pueden llevar a daños neurológicos, ceguera y hasta a la muerte.Para salvarse de una enfermedad respiratoriaPrefiera asistir a sitios al aire libre, pues reducen la posibilidad de contagio con enfermedades respiratorias, cuyos virus se concentran más en los lugares cerrados.Tenga en cuenta que los estornudos y la tos son episodios a través de los cuales migran diminutas gotas de saliva contaminada con virus, que quedan flotando en el ambiente y luego son inhaladas por otras personas, contagiándolas. Así que si sospecha que usted puede tener una infección respiratoria, utilice tapabocas o cúbrase con un pañuelo al hablar, toser o estornudar para evitar que contagie a otros.Si sospecha que un menor de edad tiene una infección respiratoria, no le suministre ácido salicílico, pues puede complicarse con daños en el hígado y en el cerebro, lo que se conoce como la enfermedad de Reyé.Tampoco permita que los niños con enfermedad respiratoria practiquen natación, pues se exponen a una otitis o inflamación del oído que se manifiesta con dolor y fiebre.Ante señales como fiebre, dolor muscular, malestar y dificultad respiratoria que no mejoran después de tres días y que por el contrario empeoran, consulte a urgencias. Puede tratarse de una influenza, que es capaz de llevar a la muerte.Vacúnese contra la influenza, especialmente si es niño, adulto mayor, está en embarazo o sufre enfermedad hepática, diabetes, VIH o patologías renales o cardíacas, casos en los que el organismo no tiene la misma capacidad de respuesta ante agentes agresores. Puede hacerlo en las Secretarías de Salud, las Cajas de Compensación Familiar o los puestos de salud.Fuentes: Heli Salgado, pediatra inmunólogo. Mabel Calderón, coordinadora del Comité de Infectología y Vigilancia Epidemiológica de la Clínica de Nuestra Señora de los Remedios. Carlos Vargas, coordinador médico de Urgencias del Centro Médico Imbanaco.Tenga en cuenta que uno de los componentes de la pólvora es el azúcar, lo que expone a los niños a probarla, causando intoxicación.Si va a viajar por tierra, evite las jornadas largas de conducción que puedan exponerlo a accidentes. No olvide llevar el equipo de carretera.Vacúnese cada diez años contra el tétanos, bacteria que puede adquirir a través de una herida. En los niños se requieren cinco dosis y en los adultos tres.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad