Conozca por qué el abuso de aparatos tecnológicos puede enfermarlo

Conozca por qué el abuso de aparatos tecnológicos puede enfermarlo

Noviembre 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Miguel Londoño | El País
Conozca por qué el abuso de aparatos tecnológicos puede enfermarlo

Según los expertos, una exposición prolongada a ruidos de más de 85 decibelios puede causar dificultad en la percepción de los tonos agudos del oído.

Dolores de espalda, cuello, manos; problemas de audición y cognitivos, entre las secuelas del indebido uso de los aparatos tecnológicos.

Paralelo con el uso excesivo de los teléfonos celulares, computadores, tabletas y juegos electrónicos, entre otros, hicieron su aparición las ‘tecno dolencias’.Estas patologías son dolores osteo musculares atribuidos a la utilización desmedida de los nuevos aparatos tecnológicos, sin dejar de lado los problemas auditivos e inclusive cognitivos.Dolores de espalda, cuello, muñeca, dedos y el denominado Túnel Carpiano, se han venido acentuando.Cuando el dedo de una persona choca repetidamente con la tecla, por ejemplo, de un Black Berry o de un juego, ese movimiento continuo y prolongado produce una alteración degenerativa de todos los componentes de la estructura llevando a una artrosis crónica hasta dañar la articulación. La persona verá afectada su funcionalidad y calidad de vida y, por lo tanto, se podrá convertir en una candidata a un reemplazo articular, como podría ser el de una falange.Muchas de las remisiones que hacen los médicos para fisioterapia son por mal alineamiento corporal, por escoliosis funcionales, por músculos acortados, desacondicionados, es decir, débiles por falta de ejercicio porque cada vez la gente es más sedentaria y dependiente de equipos tecnológicos y olvida hacer ejercicios.Para el sistema de salud las patologías generadas por los aparatos hoy son muy preocupantes. Más del 50% de las incapacidades de tipo laboral tienen que ver con problemas osteo musculares y traumas. Muchas madres llevan a sus hijos a consulta porque tienen malas posturas, dorsos curvos con las cabezas adelantadas y caminan desalineados porque cada vez son más dependientes de los aparatos electrónicos. Se debe aclarar que el daño no lo generan los aparatos como tal, sino su indebido uso, pues por una supuesta comodidad quienes los utilizan lo hacen en la cama, recostados y en lugares y/o posiciones no aptas para leer y escribir.Todo indica que los más afectados son quienes ejecutan procesos de digitación y movimientos rápidos de la muñeca, mano y hombro. En este caso se habla de un mismo movimiento más de diez veces en un minuto. Así mismo, son más propensas las personas entre los 30 y 45 años, etapa en que son más productivas.Asimismo, según estudios realizados por fonoaudiólogos, otorrinolaringólogos y audiólogos de nuestro país, más de cinco millones de colombianos tienen problemas auditivos, gran parte originados por aparatos de nueva tecnología. Se advierte sobre un panorama futuro bastante preocupante que se resume en que los jóvenes amantes de Ipods, mp3 y otros dispositivos serán los sordos del mañana y un alto porcentaje de ellos tendrá, en 20 años, que usar audífonos.Pero aunque mucho se habla que el uso de aparatos como el celular pueden afectar el funcionamiento del corazón, expertos en cardiología aseguran que hasta ahora no se ha demostrado que tenga un efecto negativo para la salud de las personas. Pero, también aclaran, que no se sabe si las ondas electromagnéticas de los celulares más adelante puedan tener un efecto.En lo emocionalLos efectos nocivos de los aparatos tecnológicos mirados desde el sicoanálisis pueden afectar de tres formas. Primero en lo cognitivo, pues el ser humano para resolver cualquier situación debe tener procesos mentales como la anticipación, la simbolización y las representaciones abstractas, lo cual los sistemas tecnológicos no permiten, pues la información que brindan es de carácter visual.Otro aspecto es que incidirán en la personalidad y la parte individual del sujeto. Por ejemplo, cuando se tiene un problema se recurre a otra persona y trata que haya una relación. A través del uso de aparatos conectados a mecanismo como la Internet no puede lograr eso porque se trata de una realidad virtual.Finalmente, afectará la relación social pues la persona tiende a aislarse.Patologías y dolenciasPor el indebido uso de los aparatos se puede producir un síndrome miofacial causado por espasmos musculares en la zona cervical o en la zona lumbar. También puede haber atrapamiento de nervios en la muñeca por una mala utilización de la mano sobre la mesa del computador. Hay adormecimiento de los dedos que puede volverse crónico si se prolongan las malas posturas.El síndrome de Dequervain que es el atrapamiento de un tendón del dedo pulgar debido a la repetición del movimiento.Otra alteración degenerativa que se puede producir es la artrosis, que es el daño progresivo en la articulación, que en este caso podrían ser las falanges de los dedos. Se puede frenar su progresión, pero el daño cuando se instaura queda allí. También se presenta un desacondicionamiento muscular producido por el uso excesivo de estos equipos, mala colocación del asiento, mesa y el computador lo que hace que el cuerpo se desalinee y tenga tendencia a presentar una escoliosis.También pueden causarse alteraciones degenerativas en articulaciones, huesos y tejidos.SintomatologíaLas personas afectadas por el uso frecuente y repetitivo de estos aparatos siempre se están quejando de un dolor que se va volviendo intratable. Inicialmente solo se siente en el horario de trabajo pero con el avance de la enfermedad inclusive aparece en los períodos de descanso. Cuando empeora se nota en los períodos de sueño.Muchos conocedores hablan inclusive del Tecno Insomnio que es una alteración producida por el exceso de tecnología. En este caso, la persona está expuesta a múltiples aplicativos como las redes sociales, la radio, la televisión y, a la vez, a las conversaciones. El cerebro se excita y se sobrecarga y no logra descansar y se torna interactivo y la persona entra en una fase de ansiedad y posteriormente de insomnio por su alto grado de estimulación.En el campo físico no en todas las alteraciones se presenta aumento de temperatura o de rubor, pero sí una consecuente pérdida o disminución de la función que es el movimiento.Otro síntoma es el dolor en el oído cuando se usan los reproductores de música. Hay presencia de acúfenos, zumbidos o tinitus que no proceden de ninguna fuente externa. Hablar en voz alta y pedir que le repitan la pregunta varias veces son síntomas de alerta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad