Conozca los delitos electorales del Código Penal Colombiano

Octubre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca los delitos electorales del Código Penal Colombiano

La nueva cédula amarilla con hologramas incluye un código de barras con información biométrica de cada titular.

El fraude y la suplantación son algunas de las conductas más comunes. La trashumancia y compra de votos también son practicados regularmente durante los comicios.

Once delitos catalogados como electorales existen en el Código Penal colombiano. Las personas que realicen este tipo de conductas durante las elecciones, pueden enfrentarse a penas de hasta nueve años de cárcel. Por esto, la Procuraduría General habilitó la Unidad de Reacción Inmediata para la Transparencia Electoral, Uriel, que permitirá a los ciudadanos denunciar si son testigos o víctimas de un delito electoral durante los comicios. La Uriel está integrada por funcionarios de la Registraduría, la Fiscalía, la Contraloría, el Departamento Administrativo de Seguridad, la Procuraduría, el Consejo Nacional Electoral, la Policía y las Fuerzas Militares de Colombia, entre otros despachos.Algunos delitos electoralesPerturbación del certamen democrático Las personas que “por medio de maniobra engañosa perturben o impidan la votación pública” se enfrentarán a penas privativas de la libertad, que pueden estar entre cuatro y nueve años de cárcel. Si para esto utilizan como medio la violencia o está involucrado un servidor público, el tiempo de condena se extenderá.Corrupción al votanteOcurre cuando a un ciudadano se le ofrece o se le paga cualquier tipo de dádiva para que vote por un candidato determinado, en blanco o no acuda a las urnas. Igualmente, se castiga a quien reciba el pago. Esta conducta es, quizá, una de las más frecuentes en época de elecciones en Colombia. Constreñimiento al sufraganteSe aplica a personas que, mediante intimidación con armas o cualquier otro medio, obliguen al votante a marcar la tarjeta electoral por determinado candidato o lista. También para que no voten por ningún aspirante o marquen en blanco.Fraude al sufraganteEs cuando una persona, mediante engaños, logra que un ciudadano o extranjero habilitado por ley vote por un candidato determinado. En este caso la pena máxima es de nueve años en la cárcel.Delitos cometidos por servidores públicosAlteración de resultados electoralesLa persona que introduce tarjetones de manera ilícita en las urnas puede enfrentar penas hasta de ocho años de prisión.Favorecimiento de voto fraudulentoOcurre si, al momento de votar, un funcionario permite la suplantación de un sufragante o que éste lo haga más de una vez.Mora en la entrega de documentos relacionados con una votación.Se contempla que aquellos servidores públicos que no entreguen a tiempo los sellos de una o de la arca triclave (depósito de tres cerraduras cuya función es proteger los documentos electorales que sirven de base para efectuar los escrutinios) podrían purgar hasta cuatro años y cinco meses de prisión.Denegación de inscripciónEn época pre electoral, el servidor que dilate o entorpezca la inscripción de un candidato o lista de candidatos también se considera como responsable de un delito que le daría hasta cuatro años tras las rejas.Delitos relacionados con las cédulasFraude en inscripción de cédulas Un delito muy común en época electoral es la trashumancia, también conocida como trasteo de votos. Esta modalidad delictiva se da cuando, por medios irregulares, un grupo significativo de ciudadanos es habilitado para votar en un lugar diferente al que reside, con el propósito de obtener ventaja en las elecciones.Ocultamiento, retención y posesión ilícita de cédulasQuien haga desaparecer, oculte o retenga la cédula o el documento de identidad de cualquier ciudadano, puede ser castigado con penas entre cuatro y ocho años de prisión. Voto fraudulentoSe castiga a quien suplante a un ciudadano o a un extranjero habilitado por la ley en el momento de votar. Igualmente, a quien vote más de una vez.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS