Conozca las cinco causas más frecuentes de accidentes caseros

Enero 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

¿Sabía usted que los accidentes caseros son la cuarta razón de consulta por urgencias en el país? ¿Y que los golpes representan el 63 % de los accidentes caseros? La cocina, una zona de alto riesgo en la que hay que estar atentos.

Tapetes no asegurados, ventanas abiertas, productos tóxicos envasados en botellas de gaseosa o jugo y conexiones eléctricas sin seguridad, son tan solo algunas de las trampas mortales causantes de accidentes caseros. Estos últimos son la tercera causa de muerte en Colombia y las principales víctimas son los menores de edad: en el año 2012, en el país murieron 289 niños por accidentes caseros.Por ello, es sumamente importante identificar en casa todos los riesgos posibles y cerciorarse de ocultarlos o asegurarlos debidamente. Los accidentes caseros son la cuarta razón de consulta más frecuente por urgencias en el país. Los más comunes son: golpes, con un 63,12 %; fracturas, 14,40 %; heridas, 9,54 %; intoxicaciones, 5,79 %; caídas, 3,83% y quemaduras, 3,32 %. El año pasado, a través del programa de Atención Prehospitalaria de la Secretaría Distrital de Salud, tan solo en Bogotá, se atendieron 4.830 incidentes por accidentes caseros.Las caídas en pisos mojados, escaleras o tapetes sin asegurar son muy frecuentes en menores de 4 años y en adultos mayores.Según el médico Aldo Cadena, experto en accidentalidad casera “donde más se presentan accidentes es en la cocina, en los baños y en los pisos húmedos. Hay que tomar medidas al respecto: evitar que los niños ingresen a la cocina, no dejarlos solos allí, tapar las ollas; secar bien los pisos de los baños, evitar esos tapetes en los que un niño o un adulto pueden resbalar; ponerles pasamanos a las escaleras, así como barandas y protectores en los balcones; recoger los objetos cortopunzantes y los químicos mantenerlos lejos del alcance de los niños”.La casa como trampa mortalSegún Pedro Villamizar, cirujano pediatra del Centro Médico Imbanaco de Cali, de cada 10 accidentes de niños, ocho ocurren en casa. Lesiones por caídas, contusiones, quemaduras, alimentos calientes, utensilios de cocina o electricidad e intoxicaciones, son las más frecuentes en los menores de edad. Y las de electricidad y las piscinas, las de más alto riesgo para su integridad física. Dice el médico que hay que tener especial cuidado con el garaje de las casas, pues accidentalmente se puede atropellar al pequeño que se atraviesa porque el conductor no lo ve. Así como evitar prender el vehículo y dejar las puertas cerradas, lo cual puede generar intoxicación por gas carbónico emanado de los vehículos. Con los globos de inflar se debe tener cuidado pues, al romperse, los restos de látex pueden ser aspirados por los niños por vía aérea y causar muerte por obstrucción. La casa parece un lugar seguro para los niños, pero puede convertirse en una trampa mortal si no se toman medidas preventivas.Cocina, zona de peligro En la cocina ocurre la mitad de los accidentes. Por eso, este lugar debe ser casi vetado para los menores de edad, a no ser que estén acompañados y vigilados por los adultos.Los incidentes más frecuentes son ocasionados por quemaduras con líquidos calientes o al hacer contacto con ollas o recipientes donde se preparan alimentos. Los utensilios de cocina como cristales, cuchillos y tenedores, también se convierten en armas peligrosas cuando son manipuladas por los menores.La actitud desprevenida o curiosa y exploradora del niño hace necesario estar muy atento con sus movimientos, con el fin de advertir a tiempo cualquier riesgo contra su salud e integridad física.Cada vez son más frecuentes los accidentes por intoxicaciones. La ingesta de sustancias tóxicas y cáusticas puestas al alcance de los niños o erróneamente envasadas en recipientes de uso regular (muy frecuentes los envases de gaseosa) confunden al menor que, al tomarlas, provoca una emergencia de mayores proporciones que puede significar la muerte. No deje desinfectantes para pisos, detergentes, alisadores para cabello e insecticidas al alcance de los niños. Estas sustancias deben estar en sitios altos y bajo llave para prevenir accidentes. A prueba de niños Coloque barandas en escaleras, balcones y ventanas. No permita que los niños y niñas jueguen sobre sillas, mesas y/o muebles. Fije a la pared estanterías y repisas. Proteja las puntas de las mesas. Cubra con protectores los tomacorrientes. No deje armarios o cajones abiertos. Use antideslizantes para pisos, alfombras y duchas. Cierre los conductos del gas y evite dejar la gasolina o líquidos inflamables al alcance. Ubique en un lugar seguro los productos tóxicos como blanqueadores, pinturas, pegantes y venenos. Y conserve los medicamentos en sus envases originales.Guarde en los cajones las herramientas, cuchillos y tijeras con las puntas hacia adentro. Dirija los mangos de sartenes hacia el interior de la estufa. No permita que los niños jueguen con fósforos o velas, ni con bolsas plásticas. Que no se metan a la boca bombas, globos, lápices o canicas. No los deje solos en la piscina. Revise bien la temperatura del agua antes de bañarlos.Caídas y golpes, los más comunesLos accidentes caseros más comunes son las caídas de sitios altos, como escaleras, balcones, terrazas, sillas y superficies resbalosas.Pero también están los golpes con objetos contundentes, objetos pesados que caen o con los cuales se presentan tropiezos. En su mayoría se trata de casos de maltrato infantil, los cuales son reportados como “accidentes”. Otros casos típicos de accidentes que ocurren por el descuido o la falta de prevención en casa son: heridas con objetos corto punzantes como cuchillos, cuchillas de afeitar, bisturís o tijeras. Quemaduras: en su mayoría por líquidos y vapores hirvientes, fogones, fósforos, encendedores y quemaduras con plancha. Y las intoxicaciones por ingerir: raticidas, medicamentos o insumos de aseo que son dejados al alcance de los niños.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad