Congreso legisló este año a la sombra de la reforma a la Justicia

Diciembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Congreso legisló este año a la sombra de la reforma a la Justicia

Soledad. La constante en los primeros meses de este semestre fue el ausentismo de los congresistas y, pese a las amenazas de los presidentes de Senado y Cámara, la legislatura solo tomó fuerza a finales de noviembre. No hay reporte de congresistas sancionados.

Algunos sectores consideraron que al parlamento lo caracterizó el ausentismo y la timidez para aprobar iniciativas.

La legislatura que termina dejó un sabor agridulce en el ámbito político nacional. El trabajo desempeñado por el Congreso fue pobre, incluso se dice que, al parecer, aún no se recupera de las secuelas que dejó la fallida reforma a la Justicia, la que mantiene todavía las heridas abiertas entre la Unidad Nacional y el Gobierno.Las visiones que hay en torno al comportamiento del legislativo este semestre son diversas, pero todas coinciden en que fue un trabajo flojo, precario, con nerviosismo y caracterizado por el ausentismo de los congresistas que solo en la recta final de las sesiones acudieron a los recintos para aprobar los proyectos de ley que estaban en cola.El analista Alfredo Rangel dijo que el “trabajo de este semestre fue precario con respecto a la dinámica de los anteriores periodos” y comentó que una posible causa de esto es que pareciera que el Gobierno perdió su iniciativa legislativa y que “después del fracaso de la reforma a la justicia hubiera optado por aplazar iniciativas” de alto impacto para el país.Para Rangel fue claro que durante todo el semestre la constante fue el ausentismo y hoy “quieren terminar de una manera atropellada y aprobar una reforma tributaria sin que entiendan la verdadera trascendencia de esa iniciativa”.Entre tanto, el analista Fernando Giraldo comentó que la productividad del Congreso fue muy regular “tirando a mala” y comenzaron a estudiar proyectos muy tarde y a las carreras, lo que evidenció que únicamente aprobaran iniciativas como “el fuero militar y la reforma tributaria en medio de muchas preocupaciones”.Este balance tímido en materia de aprobación de proyectos de alto impacto es para algunos congresistas explicable, pero insistieron en que hay que tener en cuenta que esta fue una legislatura más cualitativa que cuantitativa, debido a que argumentaron que salieron proyectos clave para el país y no el volumen al que se había acostumbrado la opinión pública.Sin embargo, el politólogo Rubén Sánchez, dejó claro que esta fue una legislatura “un poco tímida después de los desastres del pasado” y reconoció que precisamente ese recuerdo de mediados de año colocaron al Congreso “un poco a la defensiva”.La senadora Alexandra Moreno dijo que el Congreso “cumplió su cometido” y añadió que los parlamentarios estuvieron presentes en las decisiones que se adoptaron, incluso aseguró que “se tomaron correctivos en la reforma tributaria para evitar los errores del pasado”, por lo que se mostró confiada de que todo saldrá bien.Reforma a la Justicia, una herida abiertaDentro de este escenario, hay quienes observan que existe un grado de responsabilidad del Gobierno en los resultados con los que terminó el Congreso, debido a que el Ejecutivo se dedicó en los primeros meses de este semestre a tratar de sanar las heridas que se abrieron con el fracaso de la reforma a la Justicia. De hecho, en la instalación de este periodo legislativo anunció un paquete de proyectos, que -según Fernando Giraldo- “llegaron tarde y con mucha cautela”.El analista explicó que de pronto “las heridas ya cicatrizaron pero hay lecciones del pasado que ellos (los congresistas) no quieren olvidar”, por lo que cree que “se legisló con muchas precauciones y por eso no es raro que la reforma tributaria esté llena de proposiciones, porque luego del fracaso de la reforma a la Justicia, ellos quieren llevar algo a sus regiones”.En igual sentido se manifestó el analista Alfredo Rangel, quien dijo que a hoy “no se han podido restablecer las relaciones entre el Gobierno y el Congreso” ya que en el ambiente del legislativo aún está el sentimiento de la manera como el presidente Juan Manuel Santos manejó la situación y “le echó toda la culpa a los parlamentarios sin reconocer su parte de responsabilidad en el resultado final de esa reforma”.Entre tanto, el analista Camilo González Posso, dijo que el Congreso funcionó a la marcha que le impuso el Gobierno y enfatizó que eso, precisamente, es la secuela que aún queda por el fracaso de la reforma a la Justicia “que terminó por deteriorar las relaciones y eso no se ha completado del todo”.Incluso, el mismo ministro del Interior, Fernando Carrillo, reconoció en reciente entrevista con este diario, que esa herida que dejó la Reforma a la Justicia “está cicatrizando y rápido. Sin duda la herida se abrió y creo que esto cicatriza en la medida que podamos mordenizar el Congreso, eso es un compromiso, lo han hecho los presidentes del Senado y la Cámara”.Mientras tanto, el presidente del Senado, Roy Barreras reconoció esta situación, incluso recientemente aseguró a medios que “recibimos un barco averiado y en medio de un ambiente de pesimismo. Arrancamos con la malhadada reforma de la justicia y rematamos con el fallo de la Corte de La Haya. En ese clima es muy difícil mostrar resultados, pero ahí están”.Resaltó además que en el Legislativo salieron temas clave como el fuero militar, la ley de regalías, la reforma tributaria, la reforma a la ley de Justicia y Paz y más de 60 proyectos que fueron aprobados en el Congreso.No obstante, el analista Armando Novoa insitió en que las secuelas de la reforma a la Justicia están en evidencia, incluso aseguró que el Presidente ya no cuenta con la locomotora legislativa que tuvo hasta junio de este año y eso se reflejó en los resultados que se advierten hoy.Novoa ve en esta situación que el Gobierno careció de “audacia para reponer esas relaciones” y hoy enfrenta esas secuelas.El senador Eugenio Prieto, obervó que al Congreso le hace falta una mejor comunicación con el país, ya que consideró que “aunque tiene sus dificultades ha hecho cosas positivas” por lo que recomendó que se tenga “una conversación permanente con la sociedad”.Para el representante a la Cámara Alfonso Prada, el resultado final del Congreso en este periodo se debió a la “falta de confianza” entre el Legislativo y el Ejecutivo, por las experiencias que arrojó la fallida reforma a la Justicia, a lo que se sumó la falta de voluntad política que impulsó al balance negativo en el periodo.Los resultados de este semestreEn la legislatura que terminó en el Congreso fueron radicados 173 Proyectos de Ley, de los cuales 60 fueron aprobados, 20 se fueron para sanción presidencial y durante este tiempo se adelantaron 15 debates de control político que promovieron los congresistas de las diferentes bancadas.Las cifras, reveladas a este diario por el Congreso, dieron cuenta que los proyectos de ley que tuvieron vía libre fueron: Ley de Cuentas Maestras, Justicia y Paz, Fuero Militar, Presupuesto Bianual de Regalías, Presupuesto General de la Nación, Bienes de la Fiscalía General de la Nación, Tratado con la Unión Europea, Régimen para las Áreas Metropolitanas, la que garantiza el ascenso de los docentes por formación académica, el Estatuto de Registro de Instrumentos Públicos, Cooperación en asistencia jurídica entre Colombia y México, Convivencia Escolar-Matoneo, Pensión Familiar, Ley de Salud Mental, Vacuna Gratuita contra el Papiloma Humano, Voluntad Anticipada y se avanzó en la aprobación de 150 artículos de la Reforma Tributaria.Las iniciativas que quedaron aplazadas para el año entrante fueron: el proyecto de Ley Estatutaria de Salud, Reforma a la Ley 5a (conciliaciones), el que reglamenta el derecho a Morir Dignamente (eutanasia), el que regula la unión civil entre parejas del mismo sexo, el que penaliza los ataques hechos con ácido, el Estatuto contra la Criminalidad Urbana, el de Convivencia Ciudadana, el que crea la Agencia de Seguridad Vial, la Ley Estatuaria que regula la Objeción de Conciencia y el Derecho de Petición.De los debates de control político se destacaron el de la Crisis Cafetera, con el cual, según el presidente Roy Barreras, se evitó que el sector cafetero entrara en paro nacional y aceptara la propuesta de $60.000 por carga de café en beneficio de la comercialización del grano.El otro tema fue el debate a la crisis de la Salud, en el cual, según Barreras, se determinó una Ley Estatutaria en Salud que resuelva a la mayor prontitud la crisis del sector y que cuenta con el apoyo decidido de todo el cuerpo médico nacional. Así mismo se adelantó el debate de Tecnología 4G que fue promovido por los miembros del Polo Democrático y en el cual se determinó la redacción de una Ley Antimonopolio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad