Congreso desconoció clamor general para sancionar a conductores ebrios

Congreso desconoció clamor general para sancionar a conductores ebrios

Diciembre 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Congreso desconoció clamor general para sancionar a conductores ebrios

Este año se ha registrado un aumento del 6 % en el número de accidentes de tránsito en Colombia.

Tanto el presidente Juan Manuel Santos como diferentes sectores de la sociedad se habían pronunciado a favor de aumentar las penas y sanciones drásticas para los conductores ebrios.

Las comisiones primeras de Senado y Cámara aprobaron luego de cuatro horas de debate el proyecto que buscaba castigar a los conductores ebrios, pero tan sólo dieron el aval para uno de los 23 artículos que tenía la iniciativa.Los congresistas determinaron tan solo aprobar el aumento de penas para las personas que conduzcan en estado de embriaguez y las demás sanciones no recibieron el aval. Cabe recordar que se había anunciado sanciones como cancelación de la licencia de conducción y el embargo del automóvil, pero esto no fue aprobado.Así las cosas, tan sólo se dio el aval para que se aumenten las penas en dos terceras partes de la pena al doble en los casos de homicidio culposo y lesiones culposas, cuando la persona sea señalada de conducir en estado de embriaguez.La ley, en esta instancia que es la primera vuelta conjunta, estuvo a punto de hundirse porque se consideró de parte de la mayoría de los congresistas, instancias como el consejo de política criminal y juristas, consideraron que la ley no podía modificar el código penal y a la vez normas propias del código de tránsito y el código de policía. El proyecto se ajustó finalmente para modificar el artículo 110 del código penal en el que se determinó que quien “estuviese conduciendo vehículo automotor bajo el grado de alcoholemia igual o superior al grado 1 o bajo el efecto de droga o sustancia que produzca dependencia física o síquica, y ello haya sido determinante para su ocurrencia, la pena se aumentará de las dos partes al doble, en pena principal y accesoria”. De acuerdo con uno de los ponentes, representante Roosevelt Rodríguez, tal y como quedó el proyecto la pena de principal es que la condena de prisión pasaría 32 meses a 53 meses y la máxima de 108 a 216 meses Sin embargo, explicó que las llamadas penas accesorias, como la suspensión temporal o definitiva de la licencia de conducción, el aumento de multas de tránsito, no se incluyeron en la ley. Para otro ponente, el representante Alfonso Prada, es un paso importante que se dio, porque el mensaje que va quedando es que el que conduzca borracho y comete algún accidente tendrá una pena mayor en la cárcel. Prada dijo ser optimista que en el trámite que se dará en las plenarias, a mediados de este mes, se puedan meter esas normas que se estaban esperando para hacer más fuertes los controles. Pero lo aprobado en criterio de otros congresistas, como el expresidente del Senado Roy Barreras, es un engaño que se le está haciendo al país, porque en su opinión se habló de una ley para empezar a cerrar este problema en toda su dimensión, pero sólo se limita a las penas cuando hay una situación de mayor gravedad. Ahora la iniciativa tendrá que pasar a las plenarias de Senado y Cámara, para que la próxima semana en último debate se apruebe la misma.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad