Confesión del general Mauricio Santoyo podría tener graves efectos políticos

Confesión del general Mauricio Santoyo podría tener graves efectos políticos

Agosto 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
Confesión del general Mauricio Santoyo podría tener graves efectos políticos

General (r) Mauricio Santoyo, exjefe de seguridad del expresidente Álvaro Uribe.

El proceso al alto oficial es visto como un viraje en la política judicial de EE.UU. hacia Colombia.

El Tribunal Federal del Distrito Este de Virginia informó el pasado lunes que el general retirado Mauricio Santoyo, jefe de seguridad de Álvaro Uribe cuando era presidente de Colombia, se declaró culpable de conspirar para proveer apoyo material y recursos a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).“Esta importante acusación responsabiliza a un individuo malhechor que abandonó su deber de proteger a los colombianos para servir a sus propios intereses y a los de los traficantes de drogas y terroristas”, dijo el fiscal del Tribunal Federal, Neil H. MacBride.“Debido a una ardua labor y a la cooperación de la Administración de Control de Drogas y la Policía Nacional de Colombia, hemos sido capaces de llevar esta investigación y el enjuiciamiento a una conclusión exitosa”, añadió.El pasado lunes la canciller colombiana, María Ángela Holguín, expresó que esto es un campanazo para las Fuerzas Militares. “Es lamentable que generales de la República tengan que estar en esta situación y esperamos que se esclarezca su participación”, dijo la Canciller, al término de una reunión con la secretaria de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos Mexicanos, Patricia Espinosa, en Cartagena.El proceso iniciado en Estados Unidos al general (r) Santoyo, por cargos de apoyo al paramilitarismo, fue calificado por algunos analistas como “un viraje” en la política judicial de Estados Unidos hacia Colombia.“Me sorprende que Santoyo se vaya por el lado del paramilitarimo y no por narcotráfico. Colaboración con paramilitares implica una trama más amplia y obedece a intereses más complejos políticos y económicos”, expresó el analista León Valencia, director de la Fundación Nuevo Arco Iris.Valencia consideró que en este caso “lo que se presenta es un cambio de la justicia norteamericana que ha obviado meterse con altos funcionarios y dirigía su atención a los bandidos, porque la lógica era trabajar siempre con el Gobierno”.El analista advirtió que se trata “de un viraje y, tal vez, de un hecho excepcional de la política norteamericana con Colombia que tendría repercusiones profundas”. En su criterio es más grave lo que acaba de confesar Santoyo, porque “el paramilitarismo es narcotráfico, pero también algo más, tiene un impacto político y en Colombia está asociado a temas de seguridad nacional y aspectos más complejos”.Por su parte, el ex viceministro de Defensa, Rafael Nieto, se mostró también sorprendido con la aceptación de cargos por paramilitarismo de Santoyo. “Eso es sumamente grave y hay que ver cuáles son las fechas en las que dice que colaboró con el paramilitarismo porque eso es fundamental, ya que puede tener repercusiones políticas aquí”, dijo Nieto.Agregó que “también habrá que mirar en que condiciones dice que colaboró con los paramilitares y habrá que ver las declaraciones”.Sin embargo, el analista descartó que se pueda hacer una conexión de manera automática entre esta presunta colaboración y el gobierno de Álvaro Uribe.Recordó que el mismo general (r) Óscar Naranjo declaró que él hizo la promoción al general de Santoyo porque la Policía tenía, al parecer, una buena opinión del oficial. “Si eso es así para la institución, también lo es para cualquier persona de civil que no tiene sino la información que sobre los oficiales proporciona la misma Fuerza”.Nieto previó que ahora todos los antiuribistas van a tratar de hacer un ‘link’ automático entre los cargos aceptados por Santoyo y el presidente Uribe, pero “no creo que se pueda hacer, creo que sería arbitrario”. Uribe, por su parte, ha afirmado que él no intercedió nunca para que le dieran cargos a Santoyo, pero dijo que su desempeño como jefe de seguridad cuando él era presidente fue bueno. Sin embargo ayer, tras la aceptación de Santoyo de cargos de colaboración con las Autodefensas, el expresidente Uribe le retiró al exoficial el respaldo que le venía dando y escribió en su cuenta de Twitter que “la  lucha contra el terrorismo no puede tener alianzas de representantes de instituciones con bandidos”.Agregó luego que “nuestro apoyo a las Fuerzas Armadas fue para fortalecer al Estado nunca para permitir alianzas con criminales”.“Fue nuestro Gobierno el que empezó a combatir y desmontó a los paramilitares”. “Denuncié públicamente (visibilicé) bandidos de todas las organizaciones que en anonimato protegían su impunidad”, recalcó Uribe a través de sus trinos.Santoyo, que se retiró de la Policía Nacional en el 2009, conoció a Uribe en 1995 cuando formaba parte de la unidad antisecuestro de la Policía; después custodió su campaña electoral y prestó servicio en su primer período de Gobierno (2002-2006).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad