Con diálogo entre campesinos y Gobierno comienza recta final del Paro Nacional

Agosto 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE
Con diálogo entre campesinos y Gobierno comienza recta final del Paro Nacional

En Tunja, el presidente Juan Manuel Santos se reunió con campesinos de Boyacá, con los cuales llegó al acuerdo de iniciar una mesa de negociaciones.

Este martes, a la 1:00 p.m., se reunirán líderes campesinos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño con representantes del Gobierno, para llegar a acuerdos que permitan levantar el paro.

Colombia empezó a ver este lunes una luz al final del túnel en que está desde el 19 de agosto por la huelga del sector agropecuario, con el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de que el Gobierno negociará desde este martes con representantes de los campesinos que adelantan protestas en diferentes partes del país."Hay mucha gente que está sufriendo con los bloqueos, hay que ponerle fin a esta situación lo más pronto posible", manifestó el mandatario en un declaración que hizo en Tunja, hasta donde se trasladó para reunirse con autoridades regionales y con líderes campesinos de Boyacá.En las negociaciones participarán representantes del campesinado de los departamentos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño, donde han sido más intensos los bloqueos de carreteras y desórdenes que han dejado hasta ahora cinco muertos."He dado las instrucciones para que se acepte la propuesta de los campesinos de Boyacá para que se reúnan en una mesa representantes de Boyacá, de Cundinamarca y de Nariño con los ministros respectivos", dijo el mandatario, quien no precisó si la negociación será en Bogotá o en Tunja.Según el jefe de Estado, la negociación comenzará el martes a la 1:00 p.m. para "ver cómo podemos solucionar en la forma más rápida posible y en la mejor forma posible" la huelga que además ha dejado cuantiosas pérdidas económicas por la destrucción de bienes públicos, como peajes, y por el impedimento a la circulación de bienes y personas.La huelga fue convocada por un sector de los caficultores pero ha tenido mayor repercusión entre los productores de papa, leche, tomate y hortalizas de Boyacá, un departamento netamente agropecuario que es además un importante cruce de caminos entre el norte y el centro de Colombia.Un informe divulgado al final de la tarde del lunes por el Instituto Nacional de Vías (Invías) y por la Policía de Carreteras mostró que 31 carreteras de diez departamentos registraban "cierre total" por las protestas, de las cuales, quince, la mitad, están en Boyacá.Los campesinos de Boyacá alegan ser víctimas de las importaciones de alimentos, del contrabando, del alto coste de los combustibles y fertilizantes y de la falta de créditos y de apoyo estatal.El presidente prometió que esas demandas serán tenidas en cuenta y que es "totalmente consciente de la crisis que está viviendo el sector agropecuario en general", que atribuyó a factores estructurales y coyunturales."He escuchado los reclamos, he escuchado las peticiones de los líderes de la protesta en Boyacá, son reclamaciones válidas, son reclamaciones que tienen todo el sentido", destacó Santos.Según el presidente, su Gobierno está "totalmente decidido" a afrontar los problemas planteados por los labriegos y a trabajar de la mano con ellos "para que los campesinos puedan tener un ingreso digno, puedan mantenerse en el campo y puedan ver el futuro con más esperanza y con más optimismo".El jefe de Estado dijo además que en su visita a Tunja escuchó quejas sobre los abusos cometidos por una unidad de la Policía encargada de mantener el orden en las vías y subrayó que los excesos "no son permitidos".El comienzo de la negociación no implica que los bloqueos en las carreteras se van a levantar de inmediato, pero según el presidente, las partes acordaron un "pacto de no agresión" en el que no habrá excesos por parte de la Policía ni acciones de los campesinos que obliguen a la Fuerza Pública a intervenir.Tras su intervención, el mandatario cedió la palabra a César Pachón, uno de los líderes de la protesta, quien fue enfático en señalar que los bloqueos continuarán hasta que se haya restaurado la confianza entre los campesinos y el Gobierno.Santos se disculpó por un comentario suyo en el que dijo que "el tal paro nacional agrario no existe", y aseguró que no fue su intención "subestimar la importancia de los reclamos" campesinos, sino que fue "malinterpretado" porque lo que quiso decir fue que el paro no tenía alcance nacional ni involucraba a todo el sector agropecuario. "Di un papayazo", dijo el Presidente.Minagricultura renunciaría si eso contribuye a poner fin al paroEn la noche del lunes el presidente Santos admitió que el Gobierno ha incumplido diversos compromisos con el gremio de los paperos que “no conocía”, y dio la orden a sus ministros para que todos los acuerdos que se hagan con los sectores campesinos del país se cumplan. “Compromiso que se hace se debe cumplir”, dijo. “Quiero ser muy franco en ese sentido. Me enteré en estos últimos días de una serie de compromisos que se habían hecho con el sector papero de Boyacá, compromisos que no se cumplieron. Le dije al ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, que eso es inaceptable”, aseguró el mandatario. Tras este 'jalón' de orejas, el ministro Estupiñán dijo, en una entrevista realizada por Caracol Radio, que está dispuesto a renunciar a su cargo si con ello contribuye a que finalice el paro agrario. “Si mi renuncia contribuye a solucionar uno de los problemas del sector agropecuario, pues renuncio inmediatamente”, afirmó el jefe de la cartera. Estúpiñan dijo que el acuerdo que no se pudo cumplir se trata de un subsidio de $40 mil millones, el cual existía antes de su llegada al Ministerio. "Un acuerdo que realmente no se pudo ejecutar porque no se pudo llegar a un acuerdo con los papicultores sobre quiénes iban a recibir los apoyos que se habían pactado", explicó el Ministro. Según Francisco Estúpiñan, no hubo acuerdo en la forma en que iban a recibir los $40 mil millones, y el tiempo pasó con propuestas como la de distribución por hectárea sembrada o subsidios por semillas.Agregó además que a la fecha no hay claridad sobre quienes son los beneficiarios del acuerdo, dónde se ubican y cuántas hectáreas seimbra cada papicultor. Jornada de cacerolazoPor lo menos 700 caleños salieron en la noche del lunes al 'cacerolazo' que se registró en el Parque Panamericano, como parte de una manifestación nacional en apoyo a los campesinos que se encuentran en paro.Con pancartas, ollas, y banderas de Colombia, los manifestantes criticaron el manejo que le ha dado el Gobierno Nacional al paro, que inició el pasado 19 de agosto y pidieron que los campesinos sean escuchados. Los asistentes al 'cacerolazo' se tomaron el Parque Panamericano y durante unos minutos estuvieron en la Calle 5, sin afectar la movilidad.El 'cacerolazo', que fue convocado el pasado fin de semana, también se presentó en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, lugar al que llegaron cerca de 2 mil personas. En la protesta pacífica participaron en su mayoría estudiantes, además de representantes sindicalistas y representantes del partido político Polo Democrático.En Tunja, Sogamoso, Duitama, Tibasosa, Chiquinquirá y Nobsa, los ciudadanos salieron a participar en el 'cacerolazo' luego de la reunión entre el Presidente Juan Manuel Santos y el gremio agricultor de Boyacá. Aunque en Duitama se decretó el toque de queda, los habitantes de esa ciudad se concentraron en la Plaza de Los Libertadores.A su vez, en el Eje Cafetero cerca de 500 personas se concentraron en la Plaza de Bolívar de Armenia con ollas, tapas y sartenes para mostrarle al Gobierno que el paro sí existe.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad