"Como vicepresidente voy hasta 2014": Angelino Garzón

Junio 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón.

Tras no ganar la dirección de la OIT y ante las especulaciones sobre su supuesta candidatura a la presidencia en las elecciones de 2014, Angelino Garzón dejó claro que seguirá como vicepresidente de los colombianos hasta que se acabe el periodo de gobierno.

El vicepresidente Angelino Garzón tiene claro que se queda en el Gobierno hasta las 3:00 p.m. del 7 de agosto de 2014, por lo que las cábalas sobre sus aspiraciones políticas no tienen fundamento. Garzón aseguró que va a cumplir, por ahora, lo que acordó el Gobierno Nacional de mantenerse en el cargo, pero anuncia una actitud crítica a temas de Estado, porque siempre insiste en que es "mejor acordar antes de polemizar".Insistió en que seguirá por la línea social, que defenderá la política de Derechos Humanos mientras el Presidente le asigne esas funciones y que, en el momento en que el Jefe de Estado le quite dichas funciones como segundo a bordo, "tomo el cargo de Vicepresidente y me quedo en la casa esperando a ver qué pasa".Asimismo, el Vicepresidente reconoció que la competencia para llegar a la Dirección General de la Organización Internacional del Trabajo "no fue fácil" y que, de alguna manera, se sabía el resultado, por lo que dijo que era el momento de un descanso y que prefería mantenerse al margen de esa situación.Frente a lo acontecido en la elección del Director de la OIT, ¿usted sintió que los sindicatos lo dejaron solo?No, ni mucho menos. Lo que pasa es que las organizaciones sindicales de Colombia hacen parte de una única organización sindical internacional y ellos tenían una decisión de presentar un candidato a la Dirección de la OIT. Es una persona que ha sido Secretario General de la Confederación, funcionario de la OIT, actualmente es el Director General adjunto y eso había que entenderlo y respetarlo. Si algo respetó el gobierno colombiano fue esa unidad de los trabajadores. Anotando además que la Confederación junto con la de las Américas habían tomado una decisión que si la candidatura del señor Guy Ryder no se consolidaba, la opción B para ellos sería mi persona, a pesar de que yo era el candidato de Gobierno colombiano y por eso en la última votación, mi nombre va hasta la quinta ronda.Antes habían quedado eliminados los tres candidatos africanos, los dos europeos, el candidato de Asia, llegué prácticamente hasta la final. Por eso cuando se va a disputar la parte final entre el candidato de los trabajadores y el aspirante de Francia, respaldado por los empresarios -a iniciativa mía y del gobierno de Colombia- logramos que los cinco países de América Latina y del Caribe que habíamos entrado unidos y que así nos mantuvimos todo el proceso, tomamos la decisión -por consenso- de votar por el candidato de los trabajadores y prácticamente somos los cinco países de América Latina los que decidimos quién es el nuevo director de la OIT.¿Por qué toman esta decisión?Lo hicimos como un reconocimiento a los trabajadores; como un reconocimiento al sindicalismo y también a los conocimientos y capacidades del señor Ryder, que puede ayudar al carácter tripartito de la OIT.Su candidatura logró el apoyo del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, quien abogó por su aspiración ante los empresarios. ¿Cómo ve que alguien que en su momento dijo que usted era la llanta de repuesto del Gobierno termine haciendo lobby a su favor, incluso, más que los sindicatos?Creo que, y digamos, los empresarios colombianos no votaban, el único trabajador por toda la región de América Latina y el Caribe que votaba era Julio Roberto Gómez. Pero vuelvo y repito, el Gobierno fue muy respetuoso tanto de la unidad de los trabajadores como la de los empresarios. El voto es secreto, pero creo que los ocho votos, primero; luego los diez votos y luego los siete votos que fueron hasta la quinta ronda, fueron votos de gobiernos.Candidaturas y expectativasUsted le puso el ‘freno de mano’ a quienes lo quieren ver como candidato presidencial o vicepresidencial en 2014. ¿Se cansó de las especulaciones alrededor suyo?Por Angelino solamente habla Angelino y creo que era hora de definir que soy una persona que me muevo de acuerdo a criterios de Estado. Cuando fui Ministro, fui hasta el final del periodo del presidente Andrés Pastrana, fui hasta el 7 de agosto del 2002; cuando fui Gobernador del Valle hubo muchas especulaciones, que iba a renunciar para ser candidato a la Alcaldía de Bogotá, fui del 1 de enero de 2004 hasta el 31 de diciembre de 2007 y en este caso, la decisión es que voy hasta el 7 de agosto de 2014.Pero alcanzó a decir que renunciaría...Este hecho de la OIT, por una decisión de Estado de la cual participé, habíamos acordado que si ganábamos la Dirección, obviamente, para respetar el carácter autónomo de ese organismo de todos los gobiernos, no tendría inconveniente de renunciar a la Vicepresidencia, creo que eso lo hubiera entendido el conjunto de la opinión colombiana, porque este cargo ayuda a los gobiernos, a los empresarios y a los trabajadores en todo sentido, -incluyendo las políticas de diálogo social y de entendimiento- entre ellos, pero lo que no tendría explicación es que tomara decisiones personales que van más allá de cualquier interés de Estado y que van más allá del interés de los votantes que el 20 de junio de 2010 eligieron a Juan Manuel Santos Presidente y a mi como Vicepresidente. Creo que es hora que apliquemos ese pasaje del Quijote cuando Sancho de dice a Don Quijote “sólo mi señor sabe lo que está pensando, mi señor” y en este caso le reitero, por Angelino solo habla Angelino.¿Qué le dice a quienes manifestaron que esta candidatura a la OIT fue una estrategia del presidente Santos para sacarlo del camino porque se volvió un tanto incómodo?Creo que eso es injusto y es mezquino con el Presidente. Al contrario, cuando el Presidente me hizo esta propuesta, junto con la canciller María Ángela Holguín, lo entendí como un acto de reconocimiento, como el interés del Gobierno del Estado colombiano de que contribuyéramos con esta candidatura a que hubiera en la OIT una mirada diferente frente a Colombia.Los últimos 30 años nosotros hemos estado es de reos, acusados, señalados a veces -lo digo- con razón porque hay sindicalistas asesinados, hay perseguidos por su actividad, pero Colombia es un país que ha venido progresando en una política de Derechos Humanos, de libertades sindicales de trabajadores, viendo los derechos de los empresarios de tener empresas sostenibles.Entonces queríamos que se mostrara a Colombia, con relación a la OIT, de manera diferente y la mejor oportunidad que teníamos era colocando esa candidatura, a sabiendas el Gobierno y también yo, personalmente que era muy duro, muy difícil, porque en la OIT opera mucho el concepto de grupo. Tenemos hoy la tranquilidad del deber cumplido, de que el Presidente, la Canciller, el Ministro de Trabajo, todos nuestros embajadores y la Vicepresidencia trabajamos hasta donde pudimos y fruto de ello es que fuimos el país en desarrollo que llegó hasta el final. ¿Cómo se siente cuando lo acomodan al lado del expresidente Uribe?Por el expresidente Álvaro Uribe no tengo sino palabras de amistad y cariño, de agradecimiento, con la anotación de que yo no voté por él ni en la primera ni la segunda elección presidencial, pero debo reconocer que cuando fui Gobernador del Valle él siempre tuvo una actitud propositiva y estuvo trabajando de la mano con el gobierno departamental. Luego en un acto de generosidad de él y del canciller Jaime Bermúdez, sin haberme exigido nada y haberme respetado mi independencia en la embajada en Ginebra, me nombra embajador ante Naciones Unidas hasta el día 9 de marzo de 2010, cuando renuncié y él me aceptó la renuncia para que fuera fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos.Yo tengo la gratitud como un principio de vida y la desligo de cualquier coincidencia o diferencia política. Este mismo agradecimiento se lo expreso al presidente Santos, porque me ofreció ser su fórmula vicepresidencial sin que en mi estuviera eso agendado y sin que mediara ninguna institución política o alguna persona en favor de eso. Soy un hombre agradecido con el presidente Andrés Pastrana que, sin haber votado por él, me nombró Ministro de Trabajo, me dio la oportunidad en la vida de ser ministro y conté con su respaldo y no he sido conservador. Soy agradecido con Antonio Navarro porque me permitió ir en la lista a la Asamblea Nacional Constituyente por la AD M-19, siendo él un hombre muy importante; en ese momento, podría haber llamado a otra persona. Soy un agradecido de la Iglesia Católica que me permitió trabajar en la Comisión de Conciliación Nacional. Y el sindicalismo, qué lugar tiene para usted... Soy un hombre agradecido con los trabajadores y el sindicalismo, porque donde yo he llegado se lo debo al sindicalismo, a mi militancia en la izquierda. Puede haber hechos negativos en la izquierda, pero tiene una serie de valores que para mi han sido fundamentales en estos cargos de gobierno. Soy agradecido de todas las personas que en la vida me han dado la mano incluyendo el pueblo del Valle que me permitió ser Gobernador, Colombia que me permitió ser Vicepresidente, de mi familia, de mi esposa, mis hijos y, en primer lugar, de mi madre que hizo las veces de mamá y papá.En el Congreso ya se habla de la posibilidad de la eliminación de la figura Vicepresidencia...Cuando la Asamblea Constituyente tomó la decisión de crear la figura del Vicepresidente no fue una decisión fácil, fue muy discutida, porque hacía casi cien años no existía esta figura. Cuál fue el motivo esencial para haberla creado, es lo que está en la Constitución que el Vicepresidente reemplaza en ausencia temporal o absoluta al Presidente. Siempre le pido a Dios que nunca vaya a faltar ni temporal ni absoluta el Presidente, lo digo no sólo en este caso sino en cualquiera, Colombia no ha vivido una experiencia de esa, pero veo muy difícil que si eso llegara a suceder el pueblo acepte que quien reemplace al Presidente en ausencia, sobre todo absoluta, no haya sido elegido por voto popular.Por eso me parece que las personas que proponen esta iniciativa tienen todo el derecho y el propio Congreso debe reflexionar más sobre ella, porque lo fundamental de un Vicepresidente es reemplazar en ausencia temporal o absoluta y de manera especial al Presidente y el propósito del Constituyente era que fuera elegido por voto popular. Las funciones, dice la Constitución, las define el Presidente. Si mañana el Jefe de Estado no me definiera funciones, pues yo tengo que irme para mi casa con el cargo y eso es así y no podría hacer uso de instalaciones públicas, ni salario, sin derecho a viáticos para desplazamientos. Yo tengo eso porque tengo unas funciones.Por eso el Vicepresidente no es ordenador del gasto, no tengo facultad legal ni siquiera del contratar el portero de este edificio, no tengo facultad legal de ordenar un centavo y el Presidente, así como me puede ampliar las funciones, me las puede eliminar.El Presidente tiene una agenda de paz ya definida, ¿si en su momento él le dijera que es el hombre para manejar el tema de la paz, usted qué le diría?El Presidente ha sido muy reiterativo que los asuntos de paz están en cabeza de él y yo tengo que ser muy respetuoso de esa decisión.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad