¿Cómo mejorar la calidad de la educación en Colombia? Expertos opinan

Abril 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
¿Cómo mejorar la calidad de la educación en Colombia? Expertos opinan

Las pruebas Pisa se realizan desde el año 2000 y evalúan, independientemen-te del grado que cursan, las competencias de los estudiantes de 15 años en matemáticas, lectura, ciencias y competencias ciudadanas.

Académicos y líderes del sector de la educación hablan luego de conocerse los resultados de las pruebas Pisa.

En diciembre pasado ocurrió un serio tropiezo para la política pública en educación: se supo que Colombia ocupó el puesto 62 (casi de los últimos de los 65 países evaluados) en las pruebas Pisa, que miden a escala mundial el nivel de los estudiantes en áreas como matemáticas, lenguaje y ciencias. Los nuevos datos de las pruebas Pisa, conocidos esta semana, fueron peores. En la evaluación de habilidad para resolver problemas cotidianos, practicada a niños de 15 años, los estudiantes colombianos quedaron en el puesto 44, el último en esa escala. Las causas de esa situación dramática, según los expertos, son diversas: el modelo educativo, la falta de preparación de los estudiantes, la baja cualificación de los docentes, los contenidos exagerados e inoficiosos, así como el manejo de grupos numerosos por un solo docente. En febrero, la Fundación Compartir socializó una propuesta, resultado de un trabajo investigativo, sobre la que considera, daría un revolcón a la manera como se educa a los jóvenes y, especialmente, a los resultados de ese proceso. Patricia Camacho, gerente de Educación de la Fundación Compartir, opina que los recientes resultados de las pruebas Pisa no son sorprendentes, pues los estudiantes tienen mala comprensión de lectura y están mal preparados en niveles básicos de matemáticas y ciencias. Por eso, asegura que el sistema colombiano necesita un fortalecimiento: poner la educación como programa bandera. Por eso, al contrario de entrar en el debate sobre los resultados o la conveniencia de someterse a las pruebas, Camacho dice que deben conocerse los ejemplos de otros países, especialmente de los que están en primer nivel, algunos de los cuales fueron visitados para la citada investigación de la Fundación Compartir. Para llegar al nivel de países como Singapur, Canadá, Finlandia o Corea del Sur, quienes ostentan los puestos de privilegio en la medición Pisa, hay que empezar a cambiar prácticas que están obsoletas o son innecesarias para los jóvenes de ahora. Para eso se requieren acciones concretas, que sean fáciles de ejecutar y que no sean temporales sino que perduren, independientemente del gobierno de turno. Dicha propuesta funciona en torno a cinco ejes: Una excelente formación previa, vincular a los mejores bachilleres a la carrera docente, evaluaciones para el mejoramiento continuo, buena formación en servicio y excelente remuneración económica.“Los países que puntean estas pruebas, como Singapur y Corea del Sur, le dan toda la importancia a la docencia, saben que son los maestros los protagonistas. Allí son respetados socialmente, tienen una remuneración competitiva, son los mejores bachilleres del país, formados en las mejores facultades y son naciones que dan toda la capacidad para potenciarlos”, explicó Camacho. Igualmente, dice que Colombia tiene problemas que han logrado identificar investigaciones como la de Compartir. Por ejemplo, el hecho de que en el país se contraten docentes con menos de cuatro años de educación, se formen en múltiples áreas sin especializarse y que la profesión sea tenida en cuenta como “descarte”.Para el experto en educación y profesor de la Universidad de la Sabana Juan Camilo Díaz, el país sigue en un modelo rígido, en el que un profesor da una cátedra y los estudiantes toman apuntes y memorizan, lo cual dificulta que la vocación de los jóvenes sea explotada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad