¿Cómo es la vida después del cáncer de próstata?

¿Cómo es la vida después del cáncer de próstata?

Octubre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Por Karina Ausecha Colprensa
¿Cómo es la vida después del cáncer de próstata?

Los urólogos recomiendan que los hombres mayores de 35 años se realicen tactos rectales al menos una vez cada año para descartar anormalidades en la próstata y así evitar que se presenten tumores cancerígenos.

Con exámenes frecuentes, una dieta balanceada y sin alcohol, se puede volver a vivir con tranquilidad.

Al urólogo Antonio Joaquín García, un veterano en el manejo del cáncer de próstata y miembro de la Asociación Colombiana de Urología, hizo un bosquejo de cómo será la vida en materia de salud del Presidente, de aquí en adelante, que no dista mucho de lo que viven cientos de hombres colombianos sobrevivientes de este cáncer.La intervención quirúrgica que se le practicó al presidente Juan Manuel Santos para extraerle el cáncer de próstata, que para su fortuna estaba localizado, lo mantendrá con una sonda que conecta su uretra con su vejiga durante 10 o 12 días.Según García, no es recomendable que los pacientes hagan ejercicios o actividades que requieran fuerza porque la sonda se puede obstruir. Además, porque se pueden presentar complicaciones, como hemorragias en la herida que queda tras la cirugía.Por eso, el tiempo de reposo recomendado es de seis semanas para evitar que la herida se abra. Después de este tiempo, explica el urólogo, la persona puede hacer su vida normal, inclusive si sus actividades le exigen un manejo de estrés elevado y viajar constantemente como lo hace el Mandatario.Sin embargo, para cumplir con las recomendaciones médicas el Presidente no asistirá a la instalación de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc que se realizará en Oslo, Noruega, el próximo 17 de octubre.Después de pasar las seis semanas de reposo, los pacientes sobrevivientes de cáncer de próstata deben realizarse constantemente el examen de Antígeno Prostático Específico, que sirve para medir los niveles de PSA, una proteína que en condiciones normales debe estar en bajos niveles en la sangre.García explica que estos pacientes se deben realizar esta prueba cada tres meses durante el primer año después de la cirugía. Al año siguiente se deben practicar la prueba cada cuatro meses, y de allí en adelante cada seis meses de por vida.Estos pacientes, además, se deben practicar cada año una gammagrafía ósea, para ver el estado de los huesos, teniendo en cuenta que cuando el cáncer de próstata reincide lo hace en la estructura ósea.Y es que según el urólogo, los sobrevivientes de cáncer de próstata como Santos tienen una expectativa de vida de 10 años en un 90%, y de 15 años en un 75%. Es decir, que existe entre un 10% y un 25% de pacientes que pueden recaer.Para reducir ese riesgo, además de los controles, se les recomienda no consumir cigarrillo y llevar una dieta balanceada: muchas frutas y verduras; consumir pescado y carnes blancas; y reducir el consumo de carnes rojas, embutidos, enlatados y bebidas alcohólicas.Una de las secuelas que puede dejar el cáncer de próstata tras ser removido es la impotencia sexual. En las primeras semanas, según el urólogo, es común y además recomendable que el paciente tome medicamentos que le ayuden a aumentar la cantidad de sangre que fluye en el pene para que pueda tener una erección natural.Si al cabo de un tiempo los medicamentos no funcionan, la última opción es poner una prótesis mecánica en el pene del hombre para que logre la erección. Sin embargo, García sostiene que la mayoría de pacientes logra retomar su potencia sexual, y con el medicamento es suficiente.Otra de las secuelas que puede dejar la intervención quirúrgica es la incontinencia urinaria. Para evitarla los pacientes después de la cirugía pueden someterse a terapias de piso pélvico durante tres o cuatro semanas, que consiste en una serie de ejercicios para fortalecer la resistencia de los músculos pélvicos y evitar el escape de orina.Todos los hombres desde los 35 años deben hacerse cada año dos exámenes de diagnóstico para detectar de forma temprana el cáncer de próstata. Pero si existen antecedentes de la enfermedad en la familia, las pruebas deben practicarse cada seis meses.Las dos pruebas que se usan para la detección de tumores prostáticos son el Tacto Rectal (TR), que debe ser realizado por un urólogo y el Antígeno Prostático Específico, para medir los niveles de PSA.Aunque algunos le temen a la visita al urólogo por el TR, esta prueba es clave porque determina la consistencia y superficie de la próstata, para detectar la presencia de zonas endurecidas, asimetría entre los lóbulos o nodulaciones, que se consideran anormales y ameritan la realización de una biopsia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad