Cinco locomotoras para crecer y generar empleo

Junio 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Juan Pablo Córdoba Garcés | Colprensa
Cinco locomotoras para crecer y generar empleo

Juan Manuel Santos recibió este miércoles el apoyo del ex presidente César Gaviria para las elecciones del 20 de junio.

Infraestructura, agricultura, vivienda, innovación y minería en la lista de Santos.

Santos se presenta como un candidato conocedor de los temas y da la impresión de haber invertido largas horas con su equipo de asesores para asegurarse que todos son planteamientos son coherentes y consistentes.Y, por supuesto, que éstos sean consistentes con su visión del manejo que debe darle a la economía en su mandato. Al punto que dice "No podemos prometer a nada que no podamos financiar" y saca un cuadro en el que tienen cuantificadas cada una de las propuestas de su Plan de Desarrollo.Propone unas locomotoras de crecimiento que jalonarán la economía y ésta a su vez la generación de empleo. Su propuesta la complementa con una estrategia de formalización de empresas y empleos que si tiene éxito cambiaría la cara de la economía colombiana. En el frente fiscal, Santos se compromete a no subir las tarifas de renta y de IVA, pero deja la puerta abierta a una reforma tributaria de ser necesario.¿Cuáles son sus propuestas para generar crecimiento económico y empleo?La generación de empleo formal es una prioridad en mi Programa de Gobierno y es un factor fundamental para lograr la prosperidad. Por eso, nuestras metas son: Lograr que en cada hogar colombiano haya al menos una persona con trabajo formal ; crear para 2014, 2.5 millones de empleos nuevos; reducir la tasa de desempleo por debajo del nueve por ciento; y formalizar 500 mil puestos de trabajo que hoy son informales.Primero, nuestras cinco locomotoras, es decir sectores que crecerán más allá del 10 por ciento. Como son infraestructura, agricultura, vivienda, innovación y minería. Estos sectores jalonarán los sectores de servicios y comercio que generan empleo masivamente (más de 60 por ciento del empleo total) .Crearemos las condiciones para que haya más empresas y más empleos formales y trabajaremos para formalizar el empleo informal. Esto lo lograremos: promoviendo el emprendimiento, con un acompañamiento durante los primeros tres años a las Pymes para que se formalicen y apoyando la generación de empleo con políticas directas que atacan sus costos.Consideramos que la educación es fundamental para dinamizar el mercado laboral. Promoveremos la educación, en especial la formación técnica y tecnológica que ayude a conseguir trabajo. También, duplicaremos de los cupos en educación superior a través de créditos subsidiados de largo plazo. Vamos a revolucionar la formación técnica para el empleo.Adicionalmente, haremos que sea más atractivo tener empleados jóvenes con condiciones especiales para su contratación, acordes con la productividad y entrenamiento.Con Empleo en Acción, le daremos trabajo a la población más pobre de las zonas urbanas a través de la cofinanciación de proyectos de infraestructura urbana.¿Qué propuestas tiene para resolver éstos impedimentos?Le daremos incentivos a diversos sectores del comercio, la construcción, el transporte, los restaurantes y hoteles, trabajadores y profesionales independientes, para que se formalicen. Durante dos años este programa no esperará que contribuyan, pero sí que ordenen su contabilidad. Simplificaremos los procedimientos y trámites para que su cumplimiento no implique más costos.A cambio, los empleados recibirán entrenamiento del Sena y puntaje para acceso a subsidios de vivienda, que también incluirán a la clase media; por su parte, los negocios también recibirán incentivos. De esta manera esperamos vencer la reticencia a la formalización. Luego habrá un plan para que ambos cumplan con aportes laborales y tributarios.La combinación de parafiscales, incentivos tributarios y subsidios generan desincentivos a la generación de empleo formal ¿Comparte este diagnóstico?Mantendremos y fortaleceremos Familias en Acción y la Red Juntos. Son un mecanismo de soluciones estructurales al flagelo de la pobreza y han traído grandes beneficios. Por esto, los fortaleceremos tanto institucional, como presupuestalmente.Al mismo tiempo, tendremos iniciativas de formación laboral que brinden condiciones de empleo diferentes para los jóvenes, un grupo altamente excluido del mercado laboral. Le sacaremos provecho a la figura del contrato de aprendizaje, quitándole algunas restricciones. Por ejemplo, los menores de 24 años que tengan cobertura en seguridad social por ser beneficiarios de sus padres, no tendrán que aportar de su salario.Y para eso crearemos el Ministerio del Trabajo y el Desarrollo Laboral, que se responsabilizará por la política de empleo y capacitación.En un boom minero-energético el manejo cambiario se hará más difícil. ¿Cómo manejarlo?¿Se puede ahorrar?No sólo creemos que es razonable sino que es necesario. Con los ingresos extraordinarios del boom minero-energético reduciremos primero el endeudamiento público y luego crearemos un nuevo fondo de ahorro de estos ingresos, para que una sola generación de colombianos no se gaste una riqueza que le pertenece a nuestros hijos, nietos, bisnietos etc., como a nosotros. Esta regla es el antídoto contra la enfermedad holandesa. Por supuesto deberá ser acompañada de equilibrio fiscal, para lo cual adoptaremos un regla fiscal; del despegue del sector agrícola, y de la construcción de infraestructura vial y portuaria.¿Cuál es su propuesta para manejar el alto déficit fiscal?Una regla fiscal de largo plazo que promueva el equilibrio de las finanzas públicas, ahorre una parte del boom minero-energético y permita en el futuro una política fiscal contracíclica; la austeridad y la probidad en el manejo de los recursos de todos; y la separación de la aprobación de los ingresos y los gastos del Gobierno en dos leyes anuales distintas.Por el lado del gasto queda mucho por hacer en términos de efectividad y eficiencia. Para esto, es necesario premiar a las entidades capaces de ahorrar y ser efectivas en el logro de sus objetivos y, establecer sanciones a las que actúen ineficientemente.Por el lado de los ingresos, la solución no pasa por un aumento en las tarifas de IVA y renta.Aterrizando en la cifras, el déficit del Gobierno va a ser de 4,4 por ciento del PIB en 2010 y nuestro programa cuesta un punto adicional. Nuestra meta es alcanzar un superávit primario del orden del uno al 1,5 por ciento para llegar a un déficit Central inferior al dos por ciento. Para lograr esto, nuestros cálculos indican que la reforma a las regalías aportaría un punto adicional, el aumento del recaudo por el crecimiento 0,6 puntos, la estrategia de formalización otros 0,9, el desmonte de algunas exenciones 0,4 puntos y las ganancias en eficiencia en el recaudo otros 0,3 puntos.¿Piensa hacer una Reforma Tributaria? ¿Por qué y cómo?Nosotros tenemos contabilizado todas nuestras cuentas fiscales, cuánto nos cuesta cada programa y por dónde se va a financiar. En eso hemos trabajado arduamente y cada programa del gobierno tiene las cuentas cuadradas.Entonces, creemos que si todas estas variables se dan, no habría necesidad de una reforma tributaria. Pero si alguna de las variables nos fallara tocaría irremediablemente hacer la reforma.Pero, ¿qué tipo de reforma vamos a hacer? Lo más importante es no aumentar tarifas como lo propone el profesor Mockus. Yo me comprometo, en los próximos cuatro años, a no aumentar tarifas. No me estoy comprometiendo a no hacer una reforma tributaria. Me estoy comprometiendo a aumentar los recaudos, pero sin aumentar el IVA o el impuesto de Renta. Si hay la necesidad de hacerlo, lo haremos vía disminución de tarifas pero ampliando la base y eliminando exenciones. Ese es el tipo de reforma normal que están haciendo los países sensatos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad