Cauca vive emergencia por ríos y montañas de lodo

Abril 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Ríos color chocolate, cargados de lodo, palos y piedras, golpearon con fuerza algunos pueblos del Cauca, donde también se presentaron deslizamientos producto de las torrenciales lluvias presentadas en las últimas horas.

Ríos color chocolate, cargados de lodo, palos y piedras, golpearon con fuerza algunos pueblos del Cauca, donde también se presentaron deslizamientos producto de las torrenciales lluvias presentadas en las últimas horas. Toribío amaneció ayer en medio del drama de un derrumbe que lo sorprendió la noche anterior. Los primeros cálculos arrojaron que el saldo fue de 200 familias damnificadas, nueve casas colapsadas, 29 averiadas, dos puentes destruidos, una factoría pesquera desaparecida y 300 hectáreas en cultivos y ganadería completamente anegadas. El punto exacto del derrumbe fue la vereda La Playa, donde se dio el represamiento del río Tominío.El alcalde Carlos Alberto Banguero dijo que el desastre se presentó en medio de un aguacero que durante nueve horas se precipitó sobre el corregimiento de Tacueyó, ocasionando taponamientos en unos cien kilómetros de carreteras. Esta situación mantiene embotelladas a unas 500 familias de sectores como Gargantilla, La Cruz, Loma Pelada, El Tablazo y La Cruz.Numerosas avalanchas y desprendimientos de tierra impedían el acceso de socorristas, pero quienes sí se adentraron en la zonas fueron los miembros de la guardia indígena de Toribío, que según Tomás Sicué, no encontraron muertos ni desaparecidos.Los damnificados permanecen concentrados en las instalaciones de una iglesia, pero carecen de alimentos y frazadas.Los nativos advirtieron del peligro que representa el represamiento de dos ríos a una hora de La Playa, por lo que empezaron a trabajar en la evacuación de unas 30 personas. La caída de dos puentes a partir de La Playa dejó incomunicado al municipio de Toribío.De otro lado, en los municipios de Miranda y Corinto, el desbordamiento de la quebrada La Paila, en la vereda Las Violetas, dejó sin casa a quince familias, en tanto que en la cuenca del río Guengué nueve personas que se creía estaban sepultadas fueron evacuadas en helicópteros. La carretera que comunica al norte del Cauca con el sur del Valle del Cauca estuvo cerrada para el tráfico automotor durante dos horas, como consecuencia del desbordamiento del río La Paila.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad