Catalina Robayo, la grande

Noviembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Redacción de El País

Con el triunfo de Catalina Robayo, el Valle iguala a Atlántico con nueve coronas alcanzadas en el Concurso Nacional de la Belleza. ”Este es un regalo para el Departamento en su centenario”, dijo la nueva soberana de los colombianos.

Las primeras palabras de la actual Señorita Colombia fueron una prueba más de una cualidad que le dio el triunfo ayer en Cartagena: seguridad y tranquilidad.“La emoción no me cabe en el cuerpo, no lo puedo creer. Aquí está el resultado de todo un trabajo, de ponerle amor a lo que se hace. Más que un regalo de Dios, es la vida la que tenía esto en mi destino. Este es un regalo para los vallecaucanos y para el Valle en su centenario”, dijo Catalina Robayo Vargas. Aunque para muchos de los ‘reinólogos’, la elección de la Señorita Valle como reina nacional fue sorpresiva, pues no se contaba entre las grandes favoritas, uno de los integrantes del jurado, el argentino Jorge Alberto Arguindegui, dio las razones de su elección: “Nos sedujo su equilibrio intelectual y físico, en su pasarela y en su elegancia representa el prototipo de la mujer colombiana”.Entretanto, en las afueras del auditorio Getsemaní, los cartageneros gritaban eufóricos: “¡Se lució Valle, se lució!”.Para Jorge Dusterdieck, su preparador en fogueo periodístico, Catalina siempre se sintió segura de ella misma y eso le dio el triunfo. “Le aconsejé que no leyera periódicos, revistas, ningún tipo de comentarios, que no le creyera al favoritismo de los medios”, cuenta el periodista, quien chateaba todos los días con la reina. “Yo le decía: Te estoy viendo bien, mantente así, tranquila, muy natural”, afirma él.Y eso, seguridad, fue lo que le sobró a la palmirana en la pasarela, y especialmente en la respuesta final.Al terminar el desfile en traje de gala, las candidatas de Valle y Magdalena estaban empatadas con un 9,8. Catalina lució radiante con un traje ‘nude’ semitransparente rebordado con aplicaciones en diagonal en pedrería dorada. Mientras la costeña Lizeth Carolina González Romero brilló con un vestido rojo Valentino de perfecto drapeado geométrico en el straples amplia falda rematada en la cintura con un moño un tanto exagerado.Siguiéndolas de cerca estaban Huila y Bolívar con 9,7; Bogotá con 9,4, Cesar con 9,3; Antioquia con 9,2, Norte de Santander y Antioquia con 9,1 y Meta con 9,0.Antes del desfile en traje de baño, el jurado confirmó como diez semifinalistas a favoritas como Huila, Magdalena, Valle, Cesar y Bogotá, pero sorprendió con candidatas que poco brillaron durante el concurso como Norte de Santander, Bolívar, Antioquia, Meta y Atlántico.El foto-finish entre Valle y Magdalena siguió en la presentación en traje de baño, cuando volvieron a marcar 9,8, seguidas solo por Bolívar con 9,7 y Huila y Bogotá empatadas con 9,6. Iban quedando rezagadas Norte de Santander con 9,4, Cesar con 9,3, Antioquia y Meta con 9,2 y Atlántico con 9,1.Una respuesta acertada le dio el desempate a la candidata del Valle frente a su más fuerte competidora, la representante de Magdalena, que obtuvieron los mismos puntajes en vestido de gala y traje de baño: 9,8.Pero fue después de la respuesta a la pregunta final, dada con tanta seguridad y calma por Catalina Robayo, que se supo con certeza que el título de Señorita Colombia sería para el Valle.Aunque Lizeth Carolina González fue arriesgada al escoger la pregunta de la representante de la ONU, Tania Patriota, se enredó en la respuesta. Ante el interrogante de ¿qué significa para usted la igualdad entre hombres y mujeres? ella intentó infructuosamente salir al paso, al decir: “Las mujeres hoy en día somos emprendedoras, tenemos los mismos derechos que los hombres, podemos salir adelante en cualquier profesión que nos propongamos, somos mujeres exitosas y podemos salir adelante”. Es decir, al final no dijo nada. Mientras que la nueva reina respondió con firmeza ante la pregunta que ni siquiera escogió, sino que le tocó por descarte la formulada por la periodista María Isabel Rueda, sobre si la tecnología es libertad o esclavitud.“Bueno, todo depende de la educación que tengamos. El mundo tiene muchos accesos, pero depende de cada persona la utilidad que le dé. Se pueden utilizar siempre para cosas positivas igual que para cosas negativas, pero eso va en la moral, en la ética y en la educación del que las utiliza”, fue la respuesta contundente de quien es hoy la sucesora de Natalia Navarro Galvis. Y Así dejó en el camino a las candidatas que se desgastaron durante el reinado con su favoritismo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad