Carlos Fernando Galán, director de Cambio Radical, dice que el partido no está huérfano

Septiembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz | Reportero de El País
Carlos Fernando Galán, director  de  Cambio Radical, dice que el partido no está huérfano

Carlos Fernando Galán, director de Cambio Radical.

Carlos Fernando Galán, director de Cambio Radical, dice que el partido no está huérfano y que Germán Vargas es el jefe natural.

Carlos Fernando Galán no se considera un delfín, porque su padre, el asesinado candidato presidencial Luis Carlos Galán, nunca llegó al poder, por lo que no les heredó ningún caudal político.Asegura que Germán Vargas Lleras es el jefe natural de Cambio Radical y reconoce que el presidente Juan Manuel Santos le encomendó que lidere la campaña reeleccionista, por lo que descarta que el exministro sea el ‘plan B’ del actual Gobierno.Advierte que Cambio Radical no se preocupa por el umbral electoral y dice que llegó a la Dirección de esa colectividad porque sus miembros reconocieron la necesidad de un ‘revolcón’ antes que la liquidación.Usted asume la Dirección de Cambio Radical unas semanas después de que dijo que si esa colectividad no se transformaba era mejor liquidarla. ¿Se mantiene en esa posición?El llamado que me ha hecho el partido para que lo lidere en este proceso es precisamente una demostración de que respondieron a la crítica que hice y a la propuesta de hacer una especie de revolcón en Cambio Radical, que fuera un espacio de reflexión para definir una plataforma claramente programática, cómo se van a escoger los candidatos al Congreso y, entonces, si el partido me llama a raíz de la crítica que hice y de que la colectividad busca que tratemos de abrir esta nueva etapa, creo que es mi responsabilidad asumir ese compromiso.Hay quienes dicen que Cambio Radical está huérfano por la ausencia de Germán Vargas Lleras, ¿es así?No, Germán Vargas Lleras es el jefe natural de Cambio Radical, lo ha sido, pero el partido tiene fortalezas, que venció en el año 2011 incluso cuando el doctor Vargas Lleras ya no participaba en el proceso de liderazgo del partido, que logró más de 1500 concejales, cerca de 60 diputados un grupo importante de alcaldías, el 15% en todo el país, logró 2 millones 87 mil votos. Cambio Radical no es un partido minoritario ni marginal, es fuerte y queremos aprovechar eso para garantizar, como le dije hace un momento, que con una plataforma clara logremos aumentar ese respaldo y representar a los colombianos con una bancada más grande de la que hay en el Congreso.¿Es decir que no les preocupa el tema del umbral electoral que se comenzará a aplicar el año entrante?Eso no es una preocupación. Nosotros vamos a superar de lejos el umbral y, no solamente eso, sino que vamos a ser una bancada muy importante en el Congreso. Creo que ningún partido debería pensar en un proceso electoral simplemente por el umbral, porque se pierde el norte. La meta de un partido no debe ser solamente superar un umbral, tiene que ser lograr un respaldo importante y sustentado en una propuesta programática y a eso es lo que le apostamos en este proceso.Pero si no se logra un umbral y no se tiene un reconocimiento jurídico, la colectividad desaparece…En algunos casos, digamos, hay partidos que se preocupan tanto por el umbral que terminan viendo eso como su objetivo único. Cambio Radial, no, vamos a superar el umbral de lejos. La preocupación es más bien llegarles a unas porciones grandes de ciudadanos que no se sienten representados por los partidos, lograr propuestas serias, con unos candidatos serios para representarlos en el Congreso.¿Qué lectura le da usted a la respuesta negativa que tuvo en partidos como la U y el Liberal la figura de Vargas Lleras como eventual plan B del presidente Juan Manuel Santos en la eventualidad de que él no se lance a la reelección?Ya lo ha dicho Germán Vargas, él está dedicado y Cambio Radical también y la Fundación Buen Gobierno al único plan que hay que es el del presidente Santos. Creo que la preocupación que surgió porque Germán Vargas tenga ese liderazgo tiene que ver con preocupaciones electorales que tienen algunos partidos de la Unidad Nacional, que pensaron que por el hecho de que Germán Vargas sea el líder de la reelección del presidente Juan Manuel Santos, como muestra de lealtad, haya que acabar con Cambio Radical y obligarlo a no presentar listas. Creo que eso no significa que Cambio Radical tenga que renunciar a presentar listas, el hecho que él haya decidido ser el jefe de debate, decisión que respaldamos, no significa que vayamos a desparecer. Esa decisión de no desaparecer genera preocupación en el ambiente de la Unidad Nacional, es normal y válido, pero creo que no debe crecer más de lo que se ha dicho hasta ahora, porque eso afecta el proceso, vamos a acompañar al presidente Santos.¿No será también que la Unidad Nacional no se siente representada con la figura de Germán Vargas Lleras?Esa no es la preocupación que tenemos hoy, la preocupación es la Unidad Nacional y el presidente Santos y cómo concretamos las propuestas que hemos venido trabajando, cómo se apoya para que los resultados que esperamos de este Gobierno en los próximos meses y ojalá en el próximo cuatrienio, es fundamental que se logre. El presidente Santos fue el que designó a Germán Vargas o lo invitó a que liderara la fundación Buen Gobierno. Eso es una decisión del presidente Santos, eso no se lo inventó Germán Vargas y creo que hay que respetar eso.¿Va a encabezar la lista de Cambio Radical al Senado?El partido, al tiempo de la propuesta que lidere en el proceso electoral, me ha pedido que sea cabeza de lista que me lance al Senado. Es una alternativa una posibilidad que estoy considerando y espero, en las próximas dos semanas, dar una respuesta.Su hermano, el senador Juan Manuel, se mostró en desacuerdo con que José Obdulio Gaviria estuviera en la lista del expresidente Álvaro Uribe para el Congreso. ¿Usted cree también que es un atentado, por decirlo, contra las víctimas de Pablo Escobar?Estoy completamente de acuerdo con él y no se trata de que sea simplemente una discusión de que porque es primo de Pablo Escobar hay que rechazarlo, creo que hay acusaciones muy graves, inclusive le he oído al expresidente Andrés Pastrana que hay publicaciones e investigaciones que señalan a José Obdulio Gaviria de haber tenido una cercanía clara con Pablo Escobar Gaviria, eso es lo grave, y es lo que afecta esa lista del Centro Democrático.Pero, ¿esa vinculación de José Obdulio Gaviria es una afrenta a las víctimas de Escobar?Me parece que es agresivo con las víctimas de Pablo Escobar, teniendo en cuenta las acusaciones que hay sobre la cercanía que, al parecer, tenía con él. Sí es una agresión con las víctimas del narcotráfico y de lo que hizo Pablo Escobar.¿Cómo es la situación en su familia, donde su hermano Juan Manuel está con el liberalismo más puro y usted con Cambio Radical, además ambos aspirando al Congreso?Todavía no se ha definido eso, pues como le dije no he decidido mi aspiración al Congreso. Nosotros siempre hemos estado en orillas distintas. Él inició su carrera política en el 2006 en el Partido Liberal, yo, en el 2007 en Cambio Radical y hemos, cada uno, construido un espacio propio electoralmente. Cada uno ha participado en dos elecciones y creo que no sería una primera vez, si esa hipótesis se llega a concretar, e que nos enfrentemos. En la elección del 2011 cuando fui candidato a la Alcaldía de Bogotá por Cambio Radical, Juan Manuel era el director del Partido Liberal en Bogotá y apoyó y proclamó la candidatura de David Luna. En esa oportunidad estando los dos en contienda estábamos en orillas separadas y eso no generó problemas. Como cada uno tiene su espacio, las discusiones o diferencias políticas no van a afectar nuestra amistad y relación familiar.¿Cómo ve que se diga que la campaña va a estar llena de delfines políticos?Esa acusación y ataque no es nuevo, ha habido campañas donde se ha presentado esto. Por ejemplo, en la de 1974, si mal no recuerdo, estaban Alfonso López Michelsen, Álvaro Gómez y María Eugenia Rojas, los tres hijos de expresidentes de la República. En este escenario hay hijos de quienes han participado en política en Colombia, pero creo que generalizar el tema de los delfines va en contravía de la realidad, porque es muy distinto ser uno hijo de un expresidente que todavía está actuando en política y eventualmente participar en política heredando buena parte del poder. Otra cosa muy distinta es participar en política luego de 24 años de la muerte de su padre. Nosotros heredamos un cariño, un respeto, un buen nombre que tenemos que protegerlo, pero no heredamos un aparato político, no heredamos una maquinaria, no heredamos unos votos amarrados, nada de esas cosas. ¿Le molesta que les pongan este mote a usted y sus hermanos?No. Mi papá nunca tuvo el poder. Quisiera preguntarles a quienes nos acusan de delfinazgo que nos digan qué poder tuvo Luis Carlos Galán, no lo dejaron llegar, lo mataron antes de llegar al poder, entonces ¿qué poder nos pudo legar a nosotros?

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad