Cara a cara: ¿Los foros públicos sí le aportan al proceso de paz?

Diciembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cara a cara: ¿Los foros públicos sí le aportan al proceso de paz?

El representante a la Cámara y copresidente de la Comisión de Paz del Congreso, Iván Cepeda, y el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegán, José Félix Lafaurie.

El representante a la Cámara Iván Cepeda asegura que los foros son vitales para lograr un acuerdo; pero J. Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, dice que esas conclusiones no se pondrán en práctica.

Pese a la negativa inicial del Gobierno Nacional de permitir la participación de la sociedad civil en el proceso de paz con las Farc, ya se adelanta un primer foro de ‘Política de Desarrollo Agrario Integral’, que busca recoger iniciativas sobre el problema del uso y la tenencia de la tierra en Colombia. En el primer día de la actividad, las declaraciones de José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, causaron revuelo. Ayer, le dijo a El País que considera que lo que salga del foro “va a ser prácticamente improbable ponerlo en práctica” debido a las propuestas de más de mil personas.Se defendió de las recriminaciones de congresistas, ministros y hasta del presidente Juan Manuel Santos. Mientras que el representante a la Cámara, Iván Cepeda, señaló que los planteamientos de la sociedad serán indispensables para llegar a la paz.“Quien se niega a discutir soluciones no quiere la paz”: Cepeda¿Por qué es tan importante el foro agrario para lograr la paz?Se trata del punto neurálgico de la negociación. Los aportes e ideas que se presentan en este foro van a ser insumo fundamental en la discusión entre las Farc y el Gobierno. El foro es hecho con participantes representativos, con posiciones calificadas en el tema. Las conclusiones pueden convertirse en elemento esencial del debate.Las Farc dicen que el destino de Colombia depende de solucionar el problema de la tierra. ¿Usted qué cree?La zona rural del país es el espacio en el que se ha desarrollado el conflicto armado y donde están las causas estructurales de origen campesino de las Farc y del ELN. Donde se han hecho despojos violentos de tierras, desplazamientos forzados, colonización violenta de regiones enteras del país, surgimiento del narcotráfico e incluso, el paramilitarismo. Por lo tanto, considero que pactar el primer punto de la agenda puede darle al proceso un sólido fundamento para llegar a la paz.¿Fedegán es tan importante para lograr propuestas contundentes y resolver ese problema de la tierra?Todo los sectores, por supuesto. Ellos fueron invitados expresamente y se negaron a asistir. Me impacta que José Félix Lafaurie haya aceptado gustoso la invitación a Ralito, en la desmovilización con los paramilitares, pero no acepte la invitación a un debate constructivo para buscar una solución al problema del desarrollo rural, con la sociedad civil, movimientos campesinos y otros sectores empresariales que sí han aceptado esta invitación.El senador Roy Barreras sostuvo que negarse al foro es “apostarle a la violencia” ¿Usted está de acuerdo?Sí. Creo que quien se niega a discutir soluciones, asumir responsabilidades, aportar en un debate tan neurálgico para el país, no quiere la paz.¿Cómo consolidar una propuesta con más de mil opiniones sobre un problema histórico en el país?Es parte de un proceso que hay que hacer. En esta fase, más que llegar a una posición única, se trata es de que el Gobierno y las Farc tengan las posiciones que más encierren el debate.¿La participación ciudadana puede hacer que se dilate o se “dañe” el proceso como dice José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán? No creo que haya que actuar bajo la presión del señor Lafaurie. Ni él es quien debe decir hasta dónde llega la participación ciudadana. Hay que dar tiempo a que los ciudadanos participen si no se quiere que los acuerdos que emerjan de la mesa sean decisiones caprichosas.En un comienzo, Humberto de La Calle, jefe negociador del Gobierno, dijo que no se iba a permitir discusiones abiertas en el proceso de paz, pero ya hay una. ¿El Gobierno está cediendo a las pretensiones de las Farc?Hay un foro, no miles. Además, fue convocado por las dos partes bajo un mutuo acuerdo. El presidente Santos dijo que la posición de Fedegán es política...No me cabe duda de que detrás de la posición de Fedegán está el expresidente Uribe, porque él ha manifestado ser enemigo de la paz.“El foro no es escenario propicio para abordar el desarrollo rural”: Lafaurie¿Por qué considera que los foros pueden dañar el proceso de paz?Porque ese proceso está concebido para encontrar un modelo de desarrollo rural y no es justamente ese escenario el indicado para ello. Nosotros como ganaderos no nos oponemos a discutir lo que hay que hacer en el campo, pero nos parece que los escenarios deben ser muy bien acordados. Ya verá usted la cantidad de respuestas que dará un universo tan heterogéneo de 1.200 personas, cada quien tiene una forma de concebir el desarrollo rural y de ahí lo que salga va a ser prácticamente improbable ponerlo en práctica.El Gobierno dijo que no iba a permitir discusiones abiertas en el diálogo de paz ¿Será que ahora está cediendo a las pretensiones de las Farc?Aquí hay dos partes negociando. El Gobierno tenía que sentarse a ver qué proponían las Farc porque fueron ellas las que pusieron sobre la mesa el tema de la tierra. No entiendo por qué hay que involucrar a los sectores sociales para saber cuál es el desarrollo rural que requieren las Farc. Ahora quieren dialogar y el país, especialmente los ganaderos, queremos que dejen sus armas y no usen el lenguaje del terror como forma para hacerse entender.Las Farc hoy (ayer) aseguraron que el destino de Colombia depende de solucionar el problema de la tierra, ¿Usted que opina?Es un planteamiento miope. La tierra en su conjunto no alcanza a ser ni el 8 % del PIB. Si el 8 % resuelve el problema de 46 millones de colombianos, tenemos un presupuesto equivocado. Los otros sectores económicos dónde están, los que concentran riqueza en colombia. Ahí hay elementos de inequidad que tienen atrapado al país en una espiral de violencia.Cuando se conoció su planteamiento, congresistas como Ángela Robledo y Roy Barreras denunciaron que a usted le faltaba legitimidad para hablar de paz porque era aliado de ‘paras’ y los grandes terratenientes...En mi vida he tenido ninguna actividad que trasgreda la ley. Mal ejemplo dan ellos como senadores al hacer una afirmación tan categórica que afecta la dignidad de más de un millón de colombianos que agremia la ganadería.El representante a la Cámara Iván Cepeda dice que no entiende por qué usted sí apoyó la paz con paramilitares y no con las Farc...Eso es falso. Él es el digno hijo de alguien que, entre otras cosas, lleva el nombre de un frente de las Farc (Manuel Cepeda Vargas) que causa sufrimiento en el Valle y ahora se proclama representante de las víctimas en el país.El presidente Santos reprochó su actitud por irracional y la calificó de política...¿Política? Política la de las Farc y de todos los actores armados, incluidos los paramilitares, de humillar y sacrificar durante más de 50 años a los ganaderos. Si mi posición es política, cómo se llama el sufrimiento de los colombianos que terminaron acribillados por esta banda de criminales.¿Usted cree en el proceso de paz?Yo soy escéptico. Creo que el Gobierno escogió el camino difícil, pero le deseo suerte, aunque como la mayoría de colombianos, intuyo que será un fracaso como lo han sido otros espacios abiertos a las Farc en 30 años.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad