Cancillería pide a Venezuela respetar derechos de comerciantes tras cierre de frontera

Diciembre 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa y la Opinión
Cancillería pide a Venezuela respetar derechos de comerciantes tras cierre de frontera

Cientos de personas se encuentran apostadas a lado y lado de la frontera entre Colombia y Venezuela, esperanzados en una parcial apertura que les permita volver a sus lugares de origen.

En un comunicado, el ministerio de Relaciones Exteriores recalcó que esta medida afecta a los comerciantes y, ahora, al no poderlos cambiar, perdieron todo su valor.

La Cancillería le pidió al gobierno venezolano que se garanticen los derechos de los comerciantes colombianos que realizaron transacciones con bolívares, tras la decisión del presidente Nicolás Maduro de cerrar la frontera por 72 horas. Lea también: Refuerzan seguridad en la frontera con Venezuela tras cierre ordenado por Maduro

"Colombia solicita se respeten y garanticen los derechos del comercio formal de los municipios y departamentos fronterizos, puesto que esta medida afecta a las personas que, de buena fe, comercializaron legalmente los productos de primera necesidad en bolívares y ahora, al no poderlos cambiar, perdieron todo su valor", señaló el comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores pidió garantías para los comerciantes ante la decisión del gobierno venezolano de sacar de circulación los billetes de 100 bolívares.

"El dolar paralelo que circula en Venezuela y sus nominaciones en billetes de 100 bolívares, no tiene una directa repercusión por lo que circula en Cúcuta. El Gobierno venezolano ha insistido en que es a través de Cúcuta y sus tasas de cambio donde se fija el precio de ese dólar paralelo". 

Afirmó que incluso la Cepal hizo un estudio en donde se aclara que no hay relación entre las dos cosas y que no se ha logrado hacer el trabajo conjunto que se ha intentando desde hace tiempo. 

"Nosotros hemos reiterado el trabajo el conjunto hace muchos meses. Ha sido muy difícil no se han podido llevar a cabo las reuniones que quisiéramos para que este tema avanzara en soluciones entre los dos países. Nosotros en este comunicado hemos reiterado y le insistiremos a Venezuela que le garantice y le respete los derechos de comercio formal a los municipios y al departamento", dijo. 

 "A partir de hoy 13 de diciembre, las personas tendrán tres días para reconvertir los billetes de 100 bolívares a las nuevas denominaciones de billetes y monedas en los bancos públicos y privados venezolanos", explicó.

Según Maduro, un grupo de "mafias organizadas" se llevaban los billetes de 100 bolívares (0,15 dólares, según la tasa oficial de cambio más alta), a las ciudades colombianas de Cúcuta y Maicao y por eso tomó la decisión de cerrar la frontera.

Por su parte, el alcalde de Cúcuta, César Omar Rojas Ayala, preocupado por las nuevas acciones tomadas por el gobierno de Venezuela, convocó a la Cámara de Comercio, la Andi, Fenalco y Asocambios, con el fin de revisar la problemática de las divisas en la ciudad, dando un parte de tranquilidad para la economía de los cucuteños.

“El informe de Asocambios es que no hay bolívares en la ciudad, no somos lavadores de divisas como lo plantea el gobierno venezolano. Vamos a redactar un documento para hacerlo llegar al Gobierno Nacional, exhortándolo a que tome medidas contundentes en favor de Cúcuta y Norte de Santander”, explicó el mandatario local.

Para el sábado 17 de diciembre, se concertó un encuentro con los parlamentarios, las autoridades municipales y departamentales, para trabajar en estrategias, las cuales serán presentadas con el propósito de resolver la situación.

“Esperamos que se solucione rápido el tema, pero que el gobierno también tome acciones directas, exigiéndole a Venezuela que tiene que respetar toda una ciudad y un país”, precisó Rojas Ayala.

Desde la noche del lunes, cientos de personas se encuentran apostadas a lado y lado de la frontera entre Colombia y Venezuela, esperanzados en una parcial apertura que les permita volver a sus lugares de origen.

Algunos se atrevieron a exigir a las autoridades el paso, pero este fue negado rotundamente. Desde el puente internacional Simón Bolívar se registran caras de impotencia, algunos se quedaron con maletas y permanecen inmóviles esperando algún cambio en el paso fronterizo.

La situación de tristeza para unos se convirtió en oportunidad para otros, pues unos vendedores informales aprovecharon el momento para ofrecer agua y alimentos en la jornada calurosa.

Aunque venezolanos y colombianos esperan una solución, la realidad es otra. Por ahora, el cierre se prolongará hasta el jueves según lo anunciado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad