Campañas presidenciales entran en recta final en la disputa por los votos

Mayo 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Campañas presidenciales entran en recta final en la disputa por los votos

Los cinco candidatos presidenciales, Clara López, Marta Lucía Ramírez, Enrique Peñalosa, Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga, han modificado sus estrategias en la última semana en procura de capturar votantes de cara a las elecciones del próximo domingo 25 de mayo. Hasta propuestas insólitas se comenzaron a escuchar.

A solo una semana de las elecciones presidenciales los candidatos buscan encontrar el golpe de opinión que los catapulte.

Con unas elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, con una campaña cuestionada porque el juego sucio primó sobre las propuestas y con unos ciudadanos que exigen soluciones a cambio de respaldos, los aspirantes al primer cargo del Estado han entrado en el juego ‘cazavotos’ de jurar lo imposible y prometer lo irrealizable.Estrategias desesperadas que, según los analistas, vienen siendo propiciadas por los resultados de las últimas encuestas, donde ninguno tiene nada seguro, donde un voto hará la diferencia y por eso los aspirantes están dispuestos a cualquier cosa para ganar la voluntad del electorado.No importa tener que bailar por más arrítmico que alguno sea, abrazar y besar a vendedores ambulantes en las calles, lucir ridículos atuendos, demostrar habilidades que no se tienen o salir, como en los últimos días, a ofrecer al calor del debate los “puentes donde no hay río”.Aparece entonces Enrique Peñalosa proponiendo una ciclorruta entre Urabá y Panamá, cuando ni siquiera hay carretera; Marta Lucía Ramírez asegura que va a eliminar el impuesto del 4 por mil o Juan Manuel Santos propone restablecer primas a militares y policías que había eliminado Álvaro Uribe. El candidato Óscar Iván Zuluaga plantea un aumento del 10% en el salario mínimo, cuando en su época de ministro de Hacienda nunca superó el 5%, o frenar la edad pensional de los colombianos cuando fue el anterior gobierno el que elevó las condiciones para pensionarse en Colombia.Todas esas propuestas, aseguran los analistas consultados, surgen por el temor de perder lo que hasta ahora se ha ganado con gran esfuerzo o que el resultado de alguna encuesta les vaya a descuadrar el ajedrez electoral.Con cabeza fríaDiego Cediel, profesor de ciencias políticas de la Universidad de La Sabana, aseguró que estas iniciativas más que ser de última hora, son estrategias cautivantes que hay que ligarlas con los resultados de las recientes encuestas porque las campañas que puntean, sobre todo, saben que tienen aún mucho por ganar porque hay electores indecisos o que han empezado a dudar de las verdaderas posibilidades de triunfo del candidato de su preferencia.“Por eso surge la propuesta de aumentar las primas a la Fuerza Pública, de hacer un incremento sustancial al salario mínimo. Todas esas estrategias lo que muestran es que los candidatos tienen claro que el más mínimo paso en falso los puede llevar a una derrota”, indica.En la misma línea se pronunció Mauricio Jaramillo, analista y docente de la Universidad del Rosario, quien asegura que como nunca hubo un debate político abierto y transparente, “entonces ha sido reemplazado por propuestas de última hora que lo que buscan es morderle la mayor cantidad de adeptos al voto en blanco y tratar de persuadir a la cifra también alta de indecisos”.Un juego por demás peligroso, según los analistas, porque en medio de un discurso con la cabeza caliente se corre el riesgo de no medir el alcance de las palabras y terminar, como ocurrió en el 2010 con Antanas Mockus, siendo víctima de su propias palabras.Pero no son solo propuestas. Esta última semana de contienda ha generado también cambios internos en las campañas, como la llegada del expresidente César Gaviria como jefe de debate de Juan Manuel Santos, o reacomodos en las estrategias políticas y publicitarias.Quizá en la campaña del candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, se hace más evidente. Después de su propuesta de no agresión a nadie, el exalcalde de Bogotá cambió el tono de su discurso y desplegó una campaña intensa en redes sociales contra sus dos principales adversarios: Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga. “Los enfrentamientos entre los que representan el pasado, no deben distraernos de la construcción del futuro”, escribió Peñalosa a través de Twitter, donde ha criticado los escándalos que han protagonizado sus adversarios y ha descalificado sus propuestas.También son notables los cambios en los comerciales de las candidatas Marta Lucía Ramírez, que ha insistido en su condición de mujer, y Clara López, que se ha centrado en que las soluciones reales que demanda el país solo las puede ofrecer el Polo Democrático.¿Alcanzan a generar cambios?Con una campaña en la que poco se escuchó de propuestas y donde no hubo debates, hay quienes consideran que es muy poco el impacto que puedan generar los candidatos en el electorado en estos últimos días porque ya la mayoría de los votantes terminará inclinándose, ante la polarización que vive el país, exclusivamente por el nombre.El constitucionalista y exalcalde de Bogotá, Jaime Castro, considera que estas jugadas solo buscan impactar en las encuestas y que no tendrán un verdadero impacto en la opinión pública.“La ciudadanía va a prestar oídos sordos. Hay una frase de Winston Churchill que viene como anillo al dedo. ‘En el caso de los hombres públicos importan más las actitudes que las aptitudes’. Importa mas la hoja de vida, lo que han hecho y han dejado de hacer, que las propuestas que a última hora están sacado de un cubilete”, indica Castro.De otro lado Alfredo Beltrán, exmagistrado de la Corte Constitucional, considera que todos estos actos de última hora y la guerra sucia que ha guiado esta contienda en las últimas semanas, podría generar efectos contrarios a los que persiguen los candidatos porque fue solo ante el rechazo ciudadano que intentaron los aspirantes mostrar que sí tienen unas propuestas y unos programas.“Creo que la votación podría verse afectada por esta situación y se puede polarizar entre los candidatos que van adelante en las encuestas y en detrimento de los candidatos que tienen menos aceptación; es indudable que va a haber un sector suelto que asediado por la situación se va a marginar de la votación. Sin embargo, lo más adecuado no es abstenerse de participar, sino hacerse presente, incluso, con el voto en blanco”, señala el exmagistrado Beltrán.Coinciden los especialistas en que los candidatos ajenos a los escándalos de la última semana no supieron leer el momento y desaprovecharon la posibilidad de surgir como un alternativa a esa guerra sucia que se tomaba la campaña. Las otras jugadasEl pasado viernes empezó a emitirse un comercial de Cambio Radical en el que se valen de unas declaraciones de Óscar Iván Zuluaga, que rechaza las viviendas gratis, para mostrarlo como una persona con poca sensibilidad social.Tanto Óscar Iván Zuluaga como Marta Lucía Ramírez aprovecharon el anuncio de las Farc y el ELN de decretar un cese unilateral del fuego para tratar de mostrarle al país que la guerrilla trata de favorecer la reelección del presidente Juan Manuel Santos.Los partidos de la Unidad Nacional han señalado también a Zuluaga de guardar silencio, cuando era ministro, mientras se producía el descalabro de la firma Interbolsa.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad