Cambio en el discurso del uribismo frente a la paz, ¿estrategia política?

Julio 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
Cambio en el discurso del uribismo frente a la paz, ¿estrategia política?

El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

El senador Álvaro Uribe dijo que empieza a reconocer "asomos de tranquilidad" en algunos aspectos del proceso de paz luego de escuchar a los negociadores del Gobierno en un debate de control político. ¿Qué opinan los partidos y los analistas de su discurso?

Aunque el primer cara a cara entre el Gobierno y la oposición del Centro Democrático en el comienzo del periodo legislativo en el Senado fue escenario para que se evidenciaran puntos comunes en el proceso de paz, distintos sectores ya cuestionan el trasfondo del mensaje del senador Álvaro Uribe Vélez y los “asomos de tranquilidad” que dice tener frente a la negociación con las Farc. Lea también: Primeros acercamientos entre Gobierno y uribismo en el proceso de paz.

El debate de control político sobre los avances del proceso de paz se llevó a cabo la noche del pasado martes en el recinto del Senado. En él estuvieron presentes el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y el alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, quienes manejan al detalle las negociaciones. 

Mientras que los negociadores del Gobierno explicaron paso a paso lo avanzado en el proceso de paz, el expresidente Álvaro Uribe reconoció que empieza a ver "tranquilidad" en algunos aspectos del proceso. 

De la Calle lo primero que dijo es que “tenemos la certeza de lograr un acuerdo”, pero de forma tajante advirtió que “no hemos llegado a un punto irreversible que tampoco diga que tenemos seguridad que haya éxito”. También sostuvo que es claro para el Gobierno que no se alcanzará la paz a cualquier precio, por lo que recordó que “no nos hemos movido de la agenda, las Farc han intentado hacerlo, pese a esos intentos rigurosamente nos hemos mantenido”. Indicó que la guerrilla ha querido dejar puntos pendientes en la discusión, como por ejemplo la cantidad de tierras que van a devolver. El jefe negociador le pidió a la oposición que le muestren con hechos por qué consideran que se está entregando el modelo económico a las Farc para imponer la propuesta marxista leninista. Explicó que cuando el Gobierno está hablando de la posibilidad del cese bilateral es cuando se logre que las Farc no sigan con la extorsión, el narcotráfico, pero ante todo, dijo se debe dar una verificación y monitoreo de verdad. Sin embargo, el alto comisionado fue más allá en su explicación y dijo que se requiere un cese con concentración, pero advirtió que “debe tener reglas claras sobre qué se puede y qué no se puede hacer. Las Fuerzas Militares deben seguir actuando, necesitamos un sistema que haga valer esas reglas, un sistema robusto de verificación”. También declaró que “estamos entrando en el terreno de la realidad, este cese definitivo es distinto al desescalamiento, vamos a cambiar el método”. Planteó, igualmente, lo importante que es crear un modelo que dé seguridad jurídica a todos los que participaron en el conflicto, “que responda a las víctimas, sin un modelo legítimo no se perdurará. Lo primero es acordar con las Farc sistema integral verdad, justicia y reparación”. 

“Tengo que reconocer que al escuchar al doctor De la Calle hay un cambio que, en lo que a mí refiere, da unos asomos de tranquilidad”, dijo Uribe en medio de sus comentarios sobre las dudas que tiene el Centro Democrático acerca de cómo se han desarrollado los acuerdos. Y un poco más adelante volvió a dejar entrever que empezó un acercamiento con el Gobierno en el tema de la paz. “Creo que hay un cambio de discurso entre lo escuchado esta noche y lo que hemos escuchado muchas veces; ya se está hablando con más claridad de la entrega de armas y se ha dejado la palabra dejación”, sostuvo. Sin embargo, insistió en que sí se está afectando al modelo económico del país, y según él así quedó expresado en la introducción de la agenda pactada entre Gobierno y Farc. 

Sin embargo esta no esta no es la primera vez que el expresidente Uribe parece ablandar su oposición férrea, pues en abril, tras una emboscada de la guerrilla en Cauca, le solicitó al Gobierno Nacional suspender los diálogos en La Habana pero sin levantar la mesa, contrario al discurso que había mantenido desde la campaña presidencial. 

Y si bien, reafirmando sus críticas, Uribe dijo que su partido no se opone a la salida negociada para acabar con la guerra en el país, algunos sectores cuestionaron que este nuevo cambio de discurso se dé ad portas de una jornada electoral. 

De acuerdo con Ariel Ávila, analista y politólogo de la Fundación Paz y Reconciliación, la intervención de Uribe en la plenaria del senado demuestra que el partido entiende que el proceso de paz va adelantado, por lo que se hace necesario un cambio de discurso. 

“Yo lo veo es como una estrategia política, no veo ningún convencimiento o apoyo al proceso. Estamos a tres meses de elecciones, entonces hay un entendimiento de ambas partes, del Gobierno y el uribismo, de que debe cambiarse la estrategia, algunos moderan su discurso y otros lo radicalizan”, señaló el experto. 

En ese punto, el politólogo John Mario González aclara que la oposición seguirá siendo fuerte por parte de los congresistas del uribismo, quienes seguirán defendiendo las peticiones de la oposición en la mesa como el cese de actividades criminales por parte de las Farc con concentración en un alguna zona, castigos punitivos para cabecillas y elegibilidad para quienes no estén vinculados con crímenes de lesa humanidad. 

“El uribismo sabe que tiene que comenzar a moderar su discurso político para afrontar el 2018, saben que la paz al parecer está cerca, que con el discurso que tienen no va a ser la manera”, indicó el analista. 

Lea también: “Puedo sentarme con el uribismo cuando quieran”: presidente Santos.

Pese a que las intervenciones de los negociadores del Ejecutivo, el jefe negociador Humberto De la Calle Lombana y Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, respondieron sin evasión las preguntas de los congresistas, en especial las formuladas por los senadores uribistas, desde esa misma bancada aclaran que el Centro Democrático continúa alejado de tender puentes en esta materia con el gobierno. 

“El centro Democrático ha sido consistente y coherente en todas las críticas que ha venido haciendo, las manifestaciones del presidente Uribe mostraron fue una cierta complacencia porque por lo menos algunos puntos elementales y básicos están siendo entendidos por el Gobierno.

Lo que no significa que el Centro Democrático haya cambiado o vaya a cambiar su permanente crítica frente a un proceso de negociación que está mal orientado”, explicó la senadora Paloma Valencia. 

A esta posición se suma la del congresista Ernesto Macías, quien valoró un “cambio de posición del Gobierno frente a las propuestas que el presidente Uribe ha venido haciendo”, sin embargo deslegitimó la invitación de Santos a la oposición durante la instalación del Congreso, asegurando que “un día busca tender puentes y al otro aparece insultando al partido”. 

Por su parte, el senador de la Alianza Verde, Antonio Navarro, consideró que leer el discurso del expresidente como un acercamiento es una exageración, pues se trata de una aceptación por parte de Uribe sobre algunos puntos convergentes en la mesa de diálogos. 

“Ellos van a mantener sus críticas, además sus propuestas siguen siendo difíciles de implementar, están proponiendo que se haga una concentración de las Farc en un solo sitio como condición para continuar las negociaciones y eso no es posible”, dijo el dirigente. 

Por el contrario, su colega Iván Cepeda, del Polo Democrático, destacó que el uribismo no esté considerando solicitar levantar la mesa de diálogos. “Creo que hay una aceptación de que el proceso se está consolidando y de acuerdo a esta aceptación se producen adaptaciones del discurso del Centro Democrático a la realidad política que se ha llegado”, dijo el líder de izquierda. 

También José David Name, del Partido de La U, manifestó que lo que demostró el debate es que puede haber comunes denominadores, sin abrir el camino a un consenso a favor de la paz. 

“Creo que como todo colombiano que quiere la paz, el expresidente ha entendido que puede haber algunos puntos de convergencia. Pero esto no quiere decir que apoye el proceso de paz, sino que hay cambios positivos como en el tema del plazo de los cuatro meses para una verdadera señal por parte de las Farc”, dijo Name quien además explicó que el desescalamiento del lenguaje también debe darse entre los críticos y creyentes del proceso de paz. 

Algunas de estas voces concluyeron que será el cumplimiento del cese el fuego unilateral de las Farc, el escenario en que el expresidente Uribe se moverá entre un “tire y afloje”, donde sin dejar de ser el máximo opositor del gobierno, seguirá acercándose a la agenda pactada entre el Gobierno y esa guerrilla. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad