Cables desclasificados de EE. UU. asocian a Uribe con narcotráfico en los años 90

Cables desclasificados de EE. UU. asocian a Uribe con narcotráfico en los años 90

Mayo 26, 2018 - 11:49 a.m. Por:
Agencia EFE y Redacción de El País 
Álvaro Uribe

Álvaro Uribe, expresidente de Colombia y Senador de la República

Agencia EFE

El senador y expresidente de Colombia Álvaro Uribe fue señalado en numerosas ocasiones por diplomáticos estadounidenses de tener vínculos con el narcotráfico en los años 90, según documentos desclasificados del Departamento de Estado a los que Efe tuvo acceso, luego de ser desvelados por el diario The New York Times. 

Una de las comunicaciones, que datan de 1993, describe una reunión de diplomáticos estadounidenses con Luis Guillermo Vélez Trujillo, entonces senador del Partido Liberal, formación política en la que militaba Uribe.

De acuerdo al cable desclasificado, Vélez Trujillo explicó al Gobierno de EE.UU. que Uribe había recibido "financiación" para sus campañas electorales al Senado por parte de la familia Ochoa Vásquez, miembro del Cartel de Medellín que dirigía el capo del narcotráfico Pablo Escobar.

El senador Vélez Trujillo también indicó a los estadounidenses que fue Uribe quien inició contactos con la madre de Pablo Escobar, mientras el narcotraficante intentaba negociar un canal de comunicación con el entonces presidente, César Gaviria (1990-1994).

El cable muestra que, según Vélez, Escobar exigió a Uribe a través de 'Los Ochoa' que le ayudara a comunicarse con Gaviria "a cambio del favor" de la financiación de su campaña.

Asimismo, el senador liberal informó a los diplomáticos que Uribe "temía por su vida" y la de su familia "por no poder responder a sus mentores del Cartel de Medellín", señala el telegrama diplomático.

Según otro de los cables, en enero de 1992, siete meses después de que Pablo Escobar se entregara a las autoridades colombianas a cambio de no ser extraditado a EE. UU., la embajada estadounidense en Bogotá recopiló una lista de políticos colombianos "sospechosos de tener vínculos con el narcotráfico".

La lista se dividía en dos secciones: "los narco-políticos" que eran "políticos con sólidas historias" de relación con el narcotráfico; y "los posibles narco-políticos", que eran sospechosos de tener lazos con el tráfico de drogas, aunque no estaban comprobados.

Uribe, al que se le describe "como una joven estrella de la escena política colombiana", aparecía en la última categoría por los negocios de su familia, según figura en el cable.

En otro cable, en el que se analiza quién estaba detrás de la victoriosa campaña presidencial de 1994 de Ernesto Samper (1994-1998), los diplomáticos estadounidenses aseguran que Uribe, su principal valedor en Antioquia, "ha demostrado ser un enigma para la embajada".

"Sus lazos familiares con narcotraficantes (es primo de los Ochoa), además de rumores provenientes de contactos creíbles le enturbian, aunque sus declaraciones en el pasado en contra de los traficantes así como sus protestas vehementes ante la embajada dicen lo contrario", sostiene.

Frente a estos señalamientos, el exmandatario colombiano publicó un video en su cuenta de Twitter, donde indica que nunca ha estado involucrado en episodios de narcotráfico y que estos señalamientos corresponden a: "Fake news, en elecciones, sin pruebas y con los chismosos muertos". 

"Cuando aspiré a la Gobernación de Antioquia, Luis Guillermo Vélez cercano amigo de Juan Manuel Santos, que ahora aparece como un informante en mi contra, me apoyó para ser gobernador", dijo Uribe en la corta pieza audiovisual. "Mi norma era mejor perder que ganar con dineros mal habidos", agrega el hoy senador. 


De otro lado, la Revista Semana entrevistó a Nicholas Casey, el periodista de 'The New York Times' para la región Andina y quien reveló los documentos desclasificados. El comunicador explicó que esta publicación no tiene intereses políticos ni se trata de un Fake news (noticia falsa). 

"Esos señalamientos existen contra muchos políticos y nuestros diplomáticos cumplen con transmitirlos", dijo Casey, aunque especificó que aunque había preocupación, nunca hubo pruebas contundentes contra Uribe. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad