Bolívar va a España

Noviembre 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Bolívar va  a España

William Ospina ha dedicado sus recientes libros a reconstruir personajes y hechos históricos. ‘Ursúa’, ‘El país de la canela’ y ‘En busca de Bolívar’ así lo demuestran.

William Ospina presentó en Madrid su reciente libro ‘En busca de Bolívar’, “un ensayo que tiene una tentación continua de ser narración” y una “interrogación”, más que una biografía, “del primero entre esos libertadores”.

Los libertadores buscaban una ruptura, no con Europa, sino con la Edad Media que aún ataba al Viejo Continente con el propósito de “adelantar la modernidad” en América, afirmó el escritor colombiano William Ospina, cuyo reciente libro versa sobre la figura de Simón Bolívar.‘En busca de Bolívar’ es, en palabras de su autor, “un ensayo que tiene una tentación continua de ser narración” y una “interrogación”, más que una biografía, “del primero entre esos libertadores”.Ospina presentó en Madrid su libro, con el también escritor colombiano Dasso Saldívar, reconocido en España como biógrafo de Gabriel García Márquez, como maestro de ceremonias del autor de esta nueva semblanza del “hombre esencialmente asombroso” que fue Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco, como era su nombre completo.“Ospina es un cronista, es un ensayista”, pero sobre todo “es un poeta” con este libro, que “puede leerse como una biografía, como una crónica, como una novela o como un largo y sinuoso poema”, explicó Saldívar.‘En busca de Bolívar’, en el cual Ospina “ha intentado esa hazaña memorable de fusionar la lírica y la épica” -según Saldívar-, recorre la vida del Libertador (1783-1830) en sus victorias y sus derrotas, atisba sus inquietudes intelectuales, bebe en las fuentes de su carrera revolucionaria y ausculta su legado al continente que, infructuosamente, quiso ver unido.Retrato cubista de Bolívar“Para mí era muy importante que este libro se entendiera no como una biografÍa al uso sino como la búsqueda” de un personaje “de quien es muy difícil hacer un retrato naturalista”, mientras que “se podría hacer de él un excelente retrato cubista”, con todos sus ángulos y facetas, resaltó Ospina.El autor de ‘Ursúa’ y de ‘El país de la Canela’ (Premio Internacional de Novela ‘Rómulo Gallegos’) subrayó lo difícil que resulta abordar un personaje de semejante naturaleza.“Uno busca a un hombre, pero Bolívar hace mucho dejó de ser un hombre para convertirse en un símbolo, en el espíritu de un continente”, refirió William Ospina, quien nació en Padua, un pueblito al norte del Departamento del Tolima, 1954.Para ello, añadió, “me propuse desde un primer momento no idealizarlo, aunque inmediatamente viera que era muy difícil no hacerlo”.Ospina indagó en los hechos trascendentales que marcaron la carrera del Libertador, como sus contactos con Napoleón Bonaparte (a quien consideró como traidor a la idea revolucionaria cuando se erigió en emperador de Francia, pero de quien tomó mucho de su estrategia militar) o sus conversaciones con el naturalista alemán Alexander von Humboldt, quien recorrió Venezuela y la Nueva Granada a finales del Siglo XVIII.América señaladaDe su encuentro con el científico y explorador en París y más tarde en Italia, Bolívar descubrió “cómo era ese mundo americano que quería liberar”, pero sobre todo aprendió una lección: “Había que estar allí, asomarse a esa exuberancia”, tan diferente de la realidad europea.Ospina describe las diferencias entre BolÍvar y el también venezolano Francisco de Miranda (1750-1816), considerado como el Precursor de los Libertadores y quien tenía una visión excesivamente europeísta de cómo debía ser la independencia de América, con ejércitos formados en una escuela casi prusiana, pero incapaces de afrontar la demoledora realidad de la naturaleza, el clima y la geografía americanas.En cambio, para Bolívar, la liberación no pasaba por batallones marchando al son del tambor y las banderas alineadas: “tenía que ser producto de la lucha de la gente” y él era el único que tenía esa “auténtica interpretación” del mundo americano, subrayó Ospina.Este escritor, considerado como uno de los escritores representativos de la literatura colombiana posterior al ‘boom’ de los años sesenta y setenta, es un defensor a ultranza del papel que tuvo la cultura en la consecución de las independencias y del que deberá tener en el cuestionado proceso actual de integración latinoamericana.La cultura “ya ha hecho un gran camino en la construcción continental” y así es percibido en Europa y los Estados Unidos, de ahí la vigencia hoy día del “sueño ilustrado” de figuras como Bolívar, a pesar de los muchos intentos de manipularlos políticamente, dijo Ospina en España.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad