Ballena a la vista

Ballena a la vista

Junio 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Ballena a la vista

Cada año, cerca de 2.800 ballenas jorobadas llegan provenientes del Polo sur, en busca de aguas cálidas para aparearse y dar a luz a sus ballenatos.

Desde junio y hasta octubre, el Pacífico vallecaucano recibe a sus visitantes más ilustres: las ballenas jorobadas. Un espectáculo natural que no deben perderse.

Como dice el slogan de una bebida gaseosa, hay cosas que no se pueden describir, sólo disfrutar. Así sucede con el indescriptible espectáculo que ofrecen las ballenas jorobadas en el Pacífico Colombiano.Cada año, como si se tratara de una cita ineludible con el amor, llegan a esta parte del continente a aparearse y dar a luz a sus crías, quienes dan sus primeros ‘coletazos’ en las cálidas aguas del océano.Aunque a veces prefieran permanecer ocultos bajo el mar, y coquetamente insinuar sus fuertes y enormes lomos para enamorar y dejar con ganas de más, saber que estos mamíferos nadan pocos metros abajo al lado de sus ballenatos, llena de emoción.Por eso, los meses de junio, julio y agosto se convirtieron en los más esperados por los amantes del mar y la naturaleza que viajan a las costas del Pacífico vallecaucano para los avistamientos de ballenas.Juanchaco, Bahía Malaga e Isla Palma, reciben a miles de turistas cada año que llegan con la ilusión de ver alguna de las cerca de 2.800 ballenas que, se estima, viajan 8.000 kilómetros desde el polo sur.Ver y no tocarPero no todo es color de rosa. La llegada de turistas llevó a que organismos ambientales ejercieran mayor control en la zona, para evitar que la vida o el entorno de las Yubarta o Jorobadas fuera afectado.La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, junto con la Fundación Yubarta, la Policía Ambiental, los habitantes de la zona, y otras instituciones ambientales, son las encargadas de vigilar y preservar el entorno de las ballenas. Por eso, se crearon una serie de normas que deben ser cumplidas al pie de la letra por los promotores de turismo y por los viajeros.No acercarse a más de 200 metros del área en que se encuentran las Yubarta, no permanecer más de 30 minutos en el lugar, no nadar y dejar el motor de las lanchas en neutro, son algunas de las medidas para ejercer control, así como no permitir más de cinco embarcaciones al mismo tiempo.Con estas normas se busca reducir el impacto del hombre en el hábitat de estos mamíferos y hacer su estancia más placentera.En sus lanchasLos avistamientos de ballenas en el Pacífico vallecaucano deben hacerse bajo planes turísticos. En Buenaventura, existen diferentes entidades que ofrecen paquetes para toda la familia y todos los presupuestos, sin embargo, la recomendación es identificar el plan antes de llegar al puerto sureño.El viaje a Buenaventura se hace por tierra (tres horas desde Cali, nueve desde Bogotá y diez desde Medellín). Una vez en el Puerto, el acceso a las playas es en lanchas que se abordan en el muelle turístico. El recorrido promedio es de una hora hacia los diferentes lugares de hospedaje, desde donde se parte a los avistamientos de ballenas. El recorrido cuenta con el acompañamiento de un experto que orienta a los turistas y resuelve sus inquietudes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad