Balas perdidas

Agosto 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | reportera de El País

César López ex integrante de la banda de rock Poligamia, lanzó ‘Toda bala es perdida’, un álbum que narra una historia real de violencia en cada canción. Música para sanar las heridas de Colombia.

César López, ex integrante de la banda de rock Poligamia, vuelve a ser noticia con un disco que refleja la cruda violencia que padece el país: ‘Toda bala es perdida’. El ‘ex polígamo’ no se encuentra ya en los lobbies de hoteles con fans furibundas que le piden a gritos autógrafos, o que se desmayan como adolescentes al corear letras de amor en un estadio a reventar. Ahora, él busca a su público en lugares apartados de Colombia, golpeados crudamente por el conflicto armado. Quienes lo escuchan son desplazados por la violencia, madres de soldados, ex combatientes, presos y jóvenes de pandillas que “sienten cada letra, pues cada palabra puesta en las canciones ha sido dicha o pensada por ellos”. Sus canciones ya no dicen “¡Oh nena tu te vez tan linda que siento...”, hablan de reparación de víctimas, abuso contra la mujer y contra los niños, cantan sobre la no violencia y la objeción de conciencia.Y, sobre todo, ya no está preocupado por cuántas ediciones venderá de su nueva producción, porque esta se podrá descargar completamente gratis de la página web www.todabalaesperdida.com Como músico y ‘Mensajero de la No Violencia de Naciones Unidas’, al creador de la ‘Escopetarra’ (una mezcla de guitarra con escopeta) y de la Fundación Música y Paz, le interesa más compartir las historias que le han contado los colombianos en regiones golpeadas por el conflicto armado, como Bojayá, San José de Apartadó y El Salado en Montes de María. De esas historias que César López ha recogido de aquí y allá, nacieron 16 temas, “muy nuestros, pero que a las grandes ciudades, que están un poco encapsuladas, no llegan con la claridad suficiente. Yo creé una canción a cada uno, que pudiera aportarle a quienes los oigan, unas preguntas, en lugar de decirles: ‘esta es la verdad’”.“Ya casi nunca canto en escenarios grandes, sino en barrios, comunas, pandillas y cárceles, donde intercambiamos historias con las madres víctimas y los pelados desmovilizados”, dice.Para la muestra, hace pocos días estuvo en Granada, municipio de Antioquia que en el 2000 sufrió la destrucción casi total por un carrobomba de las Farc. “Cuando uno está ya sentado con esas personas, mirándose, escuchándose, es muy hermoso, te da una satisfacción inmensa de tener un compromiso profundo de país. Es un ejercicio que otros artistas no han hecho o no aspiran. Algunos nos hemos dado a esa misión, distinta a estar en escenarios, sino frente a frente con los pares. Eso me tiene muy emocionado”, dice este artista tipo exportación, que ha llegado con su ‘escopetarra’ a las Favelas de Río de Janeiro y que, incluso, ha sonado en Medio Oriente. A pesar de su ardua labor, López ha sacado tiempo para el nuevo disco de su cuarteto de música de cámara ‘Alas de Prueba’, y claro, tiempo para el amor. En el terreno sentimental se confiesa “súper feliz y súper enamorado”. Se trata de una caleña, María Lucía Upegui, una psicóloga de la Universidad Javeriana. Por lo demás, sus seguidoras son como una mujer que conoció hace pocos días en Villavicencio, Meta. Aquella señora se puso de pie cuando el músico interpretó su nueva canción ‘Toda bala es perdida’ y “habló sobre la soledad de las madres sin hijos, esos hijos que ya no hablarán porque se los llevó el río”, recuerda César. “Ella se paró y me dijo: ‘a mi hijo me lo mataron y lo tiraron a un río, al Lebrija, cerca a Barranca’. Esa estrofa le estaba recordando a ella un drama gigantesco”. Una escena que se repite en otras madres que hacen suyas historias como las de los helicópteros que se llevan a sus muchachos a la guerra y vuelven vacíos.Disco-fundaciónAyer, en el Museo Nacional, se lanzó la producción ‘Toda bala es perdida’ y fue presentada la Fundación Música y Paz, ambos liderados por César López y que tienen el apoyo de la Cinep, la Gtz (Agencia de Cooperación Alemana), Unodc, Pnud, Fundación Restrepo Barco, Redepaz y la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación. En el disco se da el reencuentro de César con ex compañeros de Poligamia, como Andrés Cepeda y Gabriel Turbay en la canción ‘A dos manos’. Y con Fonseca interpreta ‘Toda bala es perdida’.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad