Bajo la lluvia y en medio de aplausos, finalizó la Ruta de los Comuneros

Julio 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Bajo la lluvia y en medio de aplausos, finalizó la Ruta de los Comuneros

Este domingo, luego de casi siete horas de una caminata que se inició a las 7:30 de la mañana, los participantes de esta travesía y los caballistas de la Policía Nacional finalmente llegaron a Zipaquirá, en donde concluyeron un recorrido de 12 días.

Este domingo, luego de casi siete horas de una caminata que se inició a las 7:30 de la mañana, los participantes de la Ruta de los Comuneros y los caballistas de la Policía Nacional finalmente llegaron a Zipaquirá, en donde concluyeron un recorrido de 12 días.A diferencia de días anteriores, la mañana estuvo clara, perfecta para darle fin a la aventura que emprendieron 108 caminantes, quienes a pesar de no haberse visto antes, hoy pueden llamarse amigos.Carlos Gómez, líder de la Ruta de los Comuneros, afirmó que “esta fue una experiencia increíble, aunque reconozco que no es fácil estar al frente de un grupo tan disparejo”.Gómez, uno de los caminantes que estuvo presente desde el inicio, afirmó: “Somos como cámaras fotográficas, en nuestra mente nos llevamos muchas imágenes maravillosas de todos y cada uno de los pueblos que visitamos y de los caminos que recorrimos”.Pedro, uno de los caminantes, dijo que “estas actividades son maravillosas y saludables. Este año es especial porque se recorrieron las trochas y los caminos que hace 200 años caminaron aquellos campesinos que lucharon por nuestros derechos”.De Nemecón a ZipaquiráLa jornada comenzó desde antes de las 6:00 de la mañana en el Hotel Valle de la Sal en Nemocón. Los caminantes se arreglaron y luego hicieron maletas antes del desayuno para iniciar su recorrido con la mayor puntualidad posible.Cerca de las 7:00 de la mañana, poco a poco se fueron reuniendo y mientras esperaban a los que aún no estaban listos y a los que llegaban del otro hotel y de las dos haciendas en donde se hospedó buena parte del grupo, conversaban acerca de lo que fueron estos 12 días de camino. Algunos se acercaron a la entrada de la Iglesia para agradecerle a Dios porque les permitió llegar hasta estas tierras y para pedirle que, del mismo modo, les permita regresar a sus hogares.Siendo casi las 7:30 de la mañana, Carlos Gómez, líder de la Ruta de los Comuneros, les dio las últimas instrucciones antes de iniciar su recorrido. Cuando estuvieron listos se despidieron de su última morada en tierras cundinamarquesas, o por lo menos, para algunos, porque hay quienes van a quedarse en Bogotá para la celebración del 20 de julio.A su paso, los nemoconenses que se encontraban iniciando su rutina diaria se despidieron de los caminantes, quienes solo tuvieron palabras de agradecimiento por la calidez y el cariño con que los recibieron.Antes de su arribo a Zipaquirá, los caminantes llegaron al municipio de Cogua, en donde fueron recibidos, en medio de aplausos, por los habitantes y algunos estudiantes. En esa localidad estuvieron presentes durante la entrega de un homenaje floral, justo en el mismo lugar en donde los héroes anónimos de la lucha libertadora acamparon durante casi 20 días antes de emprender camino hacia Bogotá.Ya siendo casi las 12 del mediodía, la lluvia no podía hacer falta y en medio de las primeras gotas de llovizna, los caminantes que durante todo el trayecto estuvieron un tanto dispersos, decidieron organizarse en dos filas para hacer su ingreso a Zipaquirá. Mientras tanto, los habitantes de este municipio fueron llegando a la plaza principal a la espera de la Ruta de los Comuneros.Al grupo de caminantes se fueron uniendo la banda de honor del Ejército Nacional y la de los ex alumnos del Colegio La Salle de Zipaquirá, también el grupo de jinetes de Panaca Sabana, al igual que algunos estudiantes vestidos de acuerdo a la vieja usanza de hace 200 años.Una vez llegaron a la plaza principal, los esperaban el Gobernador de Santander, Horacio Serpa Uribe; la ministra de Cultura, Paula Moreno; el director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, y el alcalde de ese municipio, Jorge Enrique Caicedo. Para entonces, la lluvia había dejado de caer.Todos expresaron su orgullo y agradecimiento con el grupo de caminantes por el homenaje que les rindieron no sólo a quienes hicieron posible la Independencia de Colombia, sino a todo el país, y por el mensaje de paz que entregaron durante estos días de travesía.Los caballos hicieron su último esfuerzo y permanecieron firmes y elegantes durante la realización de los actos protocolarios que se realizaron en la “Ciudad Salinera de Colombia”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad