Aumentan las 'grietas' al interior de la Unidad Nacional

Marzo 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Bogotá
Aumentan las 'grietas' al interior de la Unidad Nacional

La crisis tiene dos discursos: el que habla de inconformismos sobre el contenido de algunos proyectos de ley y el que se refiere al descontento por el marginamiento que han tenido partidos como el Conservador y la U en los cargos del Estado

El resquebrajamiento de la Unidad Nacional comenzó a tocar fondo ayer por cuenta de la rebelión del Partido Conservador que logró, incluso, posponer la plenaria del Senado para discutir el último artículo que resta del proyecto de ley de facultades extraordinarias al Presidente de la República para escindir y reestructurar todo el aparato estatal.Este capítulo de la crisis tiene dos discursos: el que habla de inconformismos sobre el contenido de algunos proyectos de ley y el que se refiere al descontento por el marginamiento que han tenido partidos como el Conservador y la U en los cargos del Estado, así como las denuncias sobre que el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, trabaja en la reunificación liberal descartando a las otras fuerzas de la Unidad.Eduardo Enríquez Maya, presidente de la Comisión Primera del Senado, aseguró que el Gobierno no puede quejarse de “la lealtad del Partido Conservador” y desnudó la realidad de la colectividad al indicar que “se pueden generar inconformismos, porque al conservatismo lo están barriendo, lo han movido de posiciones importantes que tenía en la administración del presidente Álvaro Uribe que hoy no las tenemos, pero el Jefe de Estado tendrá sus razones y a nosotros no nos mueve el burocracia”.Enríquez recordó que el conservatismo perdió en este gobierno cargos como “la Superintendencia de Sociedades, la de Notariado y Registro y el Ministerio de la política lo tuvimos los ocho años de gestión de Uribe, eso para comenzar”.Y añadió: “Esa fue la manifestación del conservatismo, aspiramos que eso se supere porque nosotros queremos seguir colaborando con el gobierno de unidad y legislando sin que se presenten la extralimitación de las funciones”.El inconformismo de Enríquez fue secundado por el senador Hernán Andrade, quien dijo que su colectividad no ve en el ministro Vargas Lleras “un interlocutor”.Andrade consideró que el Partido Conservador sí “es amigo para cuando toca empujar el carro de los proyectos importantes, pero es criticado y señalado por alguien desde el Gobierno” de hechos de corrupción, al referirse tácitamente a la figura del Ministro del Interior.Disgusto con el MininteriorUn congresista que prefirió la reserva de su nombre, dijo que el traslado de las pruebas de la Fiscalía a la Corte Suprema de parlamentarios que supuestamente sacaron provecho de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) para su investigación se basaron en recortes de prensa de una entrevista que dio Vargas Lleras y en la que hizo estas acusaciones de favorecimientos.Sobre el tema Vargas, el primer vicepresidente del Senado, Carlos Chavarro, dijo que “no es un secreto” que miembros de su bancada tengan reservas con el Ministro, por lo que anunció que la reunión con el presidente Juan Manuel Santos la quieren “sin el Ministro ni nadie que interfiera en ese diálogo”.Ante esta situación, el ministro Vargas, quien no se refirió a las acusaciones, anunció que el Presidente convocó para el martes una reunión urgente con la mesa de Unidad Nacional, para discutir la aprobación de facultades extraordinarias con las que reformaría entidades como DAS, Inpec y DNE, entre otras.Añadió que las investigaciones por la DNE no tienen “tinte político”, por lo que descartó cualquier enfrentamiento con los miembros del Congreso.Mientras tanto, sectores de la U aseguraron que la bancada está comprometida con la agenda legislativa y que los reparos que puedan surgir a los proyectos deberán ser analizados en los debates, tal y como lo advirtió Juan Lozano, presidente de la colectividad.Sin embargo, el senador Roy Barreras recordó que estos hechos no se presentaban con el anterior Gobierno y que algunos sectores de la “Unidad Nacional se comportan como opositores”.Este escenario, visto desde la barrera por el ex ministro Carlos Holguín, no es más que los “movimientos de fichas que generan tensiones en la unidad, y en la medida en que cada sector político quiera afirmar su identidad o sus posibilidades electorales, esas tensiones se intensificarán”.El analista político Alejo Vargas reconoció que sí hay una crisis en la Unidad Nacional, la cual “se evidencia con el inconformismo de los conservadores con el ministro Vargas por las cuotas”.Añadió que “creo que en el fondo el tema es la preocupación de los partidos o algunos de que eventualmente con las facultades no les mantengan las cuotas regionales y nacionales” en cargos públicos. Explicó que esta situación se presenta porque “hay una molestia reprimida, ya que vienen de un periodo de Uribe cuando tuvieron toda la participación burocrática que con Santos se disminuyó”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad