Ateroesclerosis: una bomba de tiempo

default: Ateroesclerosis: una bomba de tiempo

Cigarrillo y alto consumo de grasas, principales inductores de ateroesclerosis. La enfermedad no tiene cura, pero puede controlarse.

Ateroesclerosis: una bomba de tiempo

Agosto 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Cigarrillo y alto consumo de grasas, principales inductores de ateroesclerosis. La enfermedad no tiene cura, pero puede controlarse.

Es como una bomba de tiempo, pero con el agravante de que no se sabe en qué momento va a estallar. Y a cambio de explosivos, engendra sustancias igualmente fatales: grasas de origen animal y a veces tóxicos del cigarrillo que se van acumulando en las arterias poniendo en riesgo la vida de gran parte de la población colombiana. No en vano la ateroesclerosis (mal llamada arteroesclerosis) es la segunda causa de muerte en el país después de la violencia. Tal como lo describe el internista cardiólogo Adolfo Vera “la ateroesclerosis es una alteración estructural caracterizada por la formación de placas de ateroma en las arterias de cualquier parte del cuerpo, las cuales se producen por la acumulación de grasas”. Estas placas, a medida que van creciendo, endurecen y engrosan las paredes de las arterias, ocluyendo la luz de estos vasos, lo que impide que puedan conducir normalmente la sangre oxigenada para asegurar el normal funcionamiento de los distintos órganos. Cuando la obstrucción es crítica –aclara Vera-- puede ocurrir un infarto, “pues se genera un proceso inflamatorio de tal magnitud que hace que la arteria se rompa o erosione. Pero cuando las plaquetas de la sangre acuden normalmente para curar la lesión y sellar el sangrado, terminan de agravarla, pues al hacer contacto con las placas forman un coágulo que cierra totalmente la arteria, lo que lleva a que por falta de irrigación una parte del corazón deje de funcionar”.En ciertos casos se presentan síntomas que permiten tratar este mal a tiempo, pero en otros simplemente llega el infarto y con él, la muerte súbita. De ahí que los especialistas insistan en llevar una dieta sana, controlar el peso corporal, hacer ejercicio y no fumar.Síntomas Contrario a lo que la mayoría de gente cree, la ateroesclerosis no sólo puede producirse en las arterias del corazón, sino en cualquier parte del cuerpo como los genitales, los ojos o los ovarios. Así lo aclara Carlos Eduardo Tenorio, cardiólogo intervencionista y vascular periférico del Centro Médico Imbanaco, quien afirma que esta es una enfermedad generalizada que puede atacar diferentes sistemas del organismo. Según la zona comprometida, se pueden presentar diversos síntomas, así:Corazón: sensación de opresión dolorosa en el pecho que alivia con reposo, palpitaciones, sensación de taco en la garganta, dificultad para respirar, náuseas, mareo, sudoración fría, palidez y fatiga extrema. Hay quienes presentan síntomas atípicos como molestias gástricas.Cerebro: accidente cerebrovascular que cursa, según el especialista, con parálisis o debilidad de un lado del cuerpo, pérdida del habla, disminución de la fuerza muscular y desvanecimiento, entre otros síntomas. En ocasiones puede haber convulsiones, pérdida del conocimiento y relajación de esfínteres.Otras menos comunes:Riñones: se manifiesta con presión alta.Miembros inferiores: el síntoma más típico es dolor y frío en las piernas que impide caminar, lo que se conoce como claudicación.Pulmones: hay incapacidad pararespirar normalmente y sensación de muerte inminente.DiagnósticoAsí explica el internista cardiólogo Adolfo Vera las pruebas necesarias para llegar a un diagnóstico preciso de la enfermedad:Historia clínica: en la que se evalúan los antecedentes personales y familiares.Exámenes de sangre: que miden los niveles de ácido úrico, trigliceridos y colesterol.Electrocardiograma: realiza un registro gráfico de las alteraciones eléctricas del corazón, indicando si hay insuficiencia arterial coronaria.Prueba de esfuerzo: da cuenta de la actividad eléctrica del corazón sometido a esfuerzo.Medicina nuclear: implica la administración de fármacos que llevan al corazón a un estado de estrés para analizar cómo trabaja en condiciones como la práctica de ejercicio. Ecocardiograma: registra en imágenes las estructuras del corazón y sus características generales.Cateterismo cardíaco: muestra el tipo de lesión o de compromiso, la estructura interna de las arterias, si hay obstrucciones, en qué sitio y de qué longitud.Angiotac: analiza el promedio de calcio en las arterias y permite observar la aorta torácica y la abdominal.TratamientoLa enfermedad no tiene cura, por lo que es posible que después de aplicado el tratamiento, una o varias arterias se vuelvan a obstruir. Sin embargo, se puede controlar evitando los factores de riesgo y aplicando alguna de las siguientes alternativas de manejo:1. Farmacológico: los casos más leves se manejan con varios medicamentos que Tenorio describe así: “betabloqueadores que disminuyen la frecuencia cardíaca; nitratos con efecto vasodilatador; inhibidores Iecas y Ara II que evitan que el corazón aumente de tamaño y estatinas para disminuir el colesterol”.2. Cirugía a corazón abierto: según el doctor Tenorio, esta cirugía está indicada en pacientes que tienen varias arterias comprometidas con un grado de obstrucción severo. “Consiste en realizar una incisión de unos 13 centímetros en la mitad del pecho, a través de la cual se accede al corazón para realizar los bypass o puentes coronarios necesarios. Para ello se extrae una parte de la vena safena ubicada en la pierna, se adhiere antes del sitio de lesión y se comunica en el otro extremo con la aorta”, explica. Exige una semana de hospitalización y un programa de rehabilitación que puede tardar un mes.Las complicaciones van desde la infección de la herida hasta la muerte.3. Angioplastia con stents: indicada en placas de ateroma jóvenes, o sea las que aún no se han compactado. “Durante el procedimiento, que dura unos 20 minutos, se introduce un cateter a través de una mínima incisión en la ingle para llegar al árbol coronario. Se introduce un balón que abre la arteria obstruida y aplasta la lesión y luego un resorte metálico (stent) que evita que la arteria se vuelva a cerrar”, explica Vera. La ventaja de la angioplastia, según el doctor Tenorio, aparte de que es menos invasiva y no implica puntos de sutura, es que al día siguiente la persona se puede reintegrar a sus labores.En el procedimiento existe el riesgo de que se reviente la arteria, se infarte el tejido o se perfore un ventrículo.Causas Se sabe que existe una predisposición genética para sufrir la enfermedad. Pero según el cardiólogo Carlos E. Tenorio, la ateroesclerosis puede progresar con los años en la medida en que se van desarrollando ciertos factores de riesgo como: Hipertensión Diabetes Hipercoleste-rolemia (trigliceridos y colesterol HDL altos) Obesidad Sedentarismo, ya que el ejercicio estimula la circulación Edad, debido a que con los años las arterias se endurecen y calcifican, lo que lleva a que se deposite más fácil la grasa. Tabaquismo, considerado el principal inductor de ateroesclerosis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad