Así salieron a la luz las ‘chuzadas’ ilegales

Marzo 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Así salieron   a la luz  las ‘chuzadas’ ilegales

María del Pilar Hurtado, exdirectora del DAS.

En febrero de 2009 se reveló que desde el DAS se espiaba a diferentes frentes de la política nacional. El 5 de marzo se conocerá la condena de Hurtado y Moreno.

Las interceptaciones ilegales, más conocidas como las ‘chuzadas’, por parte del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, durante el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, se conocieron en febrero de 2009, cuando la Revista Semana reveló que desde el organismo estaban espiando a diferentes frentes de la política nacional, especialmente a la oposición, así como a las altas cortes. Para esa época el país conoció que este organismo de seguridad del Estado había ‘chuzado’, perseguido y desacreditado a defensores de Derechos Humanos, ONG, periodistas y sindicalistas, además de haber interceptado e infiltrado la Corte Suprema de Justicia, políticos de oposición, generales de la República, fiscales y hasta miembros del alto Gobierno. Pero el escándalo era de tal magnitud, que se conoció que desde el mismo DAS se venía haciendo un espionaje prolongado y sistemático, desde 2007, contra los magistrados dentro de la propia Corte Suprema de Justicia, infiltrada a través de la detective Alba Luz Flórez, conocida como la ‘Mata Hari’, especialmente a quienes llevaban los procesos de la parapolítica. Para este fin, infiltrados del DAS lograron interceptar las conversaciones de los magistrados, a tal punto que llegaron a instalar grabadoras para monitorear todo lo que se discutía en el interior de las salas, bajo el nombre de ‘Operación escalera’, donde se le hizo un especial seguimiento al magistrado auxiliar Iván Velásquez, quien para la época lideraba la investigación de la parapolítica. Este escándalo le pasó cuenta de cobro al Departamento Administrativo de Seguridad, que fue blanco, por más de un año, de las críticas y los debates en el país, hasta que el 31 de octubre de 2011 el presidente Juan Manuel Santos firmó el decreto con el que liquidaba el DAS, después de 58 años de funcionamiento. Así mismo, las investigaciones han dejado más de 18 personas condenadas y sancionadas por coadyuvar en las interceptaciones ilegales, entre los que se cuentan Jorge Lagos, exsubdirector de Contrainteligencia; Fernando Tabares, exdirector de Inteligencia; Martha Leal, exsubdirectora de Operaciones; William Romero, exsubdirector de Fuentes Humanas, y Gustavo Sierra, exsubdirector de análisis del organismo de seguridad en liquidación.En reemplazo del DAS, el Gobierno creó la Agencia Nacional de Inteligencia, que es una entidad de carácter civil adscrita a la Presidencia de la República, la cual solo cumple funciones de inteligencia y contrainteligencia, mientras que las demás competencias fueron asignadas a otras entidades del Estado. En ese sentido, las funciones del DAS en materia de inmigración fueron asignadas al Ministerio de Relaciones Exteriores; mientras que el Ministerio del Interior, a través de la Unidad Nacional de Protección, se encarga de la seguridad de las diferentes figuras públicas de la política y de proteger a la población amenazada. El escándalo parece estar entrando en un camino sin regreso y la justicia ya ha condenado a otros exdirectores del DAS que participaron de estos hechos, como Jorge Noguera, quien recibió una pena de 25 años de cárcel.Ahora el turno es para María del Pilar Hurtado, quien estuvo prófuga de la justicia por más de dos años en Panamá, donde pidió asilo político tras abrírsele un proceso penal en su contra, y ahora está a la víspera de conocer el monto de la condena por estos hechos.Pero el escándalo no se quedó solamente en el DAS. También tocó a funcionarios de la Presidencia de la República, entre ellos el exsecretario General Bernardo Moreno, quien igualmente fue condenado por usurpar funciones que no le correspondían, según manifestó la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia al dar a conocer el sentido del fallo la noche del pasado viernes. Del proceso Los años de las condenas que se le impondrán a la exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), María del Pilar Hurtado Afanador, y al exsecretario General de Palacio Bernardo Moreno, quienes fueron encontrados responsables de varios delitos en el proceso que se siguió por las llamadas ‘chuzadas’ que se hacían desde el organismo de seguridad, se conocerán el próximo jueves 5 de marzo. La Sala Penal de la Corte indicó que las conductas de infiltración a ese alto tribunal deben ser castigadas penalmente y que las mismas fueron “orden de Presidencia de la República”. La Corte Suprema de Justicia estableció que se concretó el abuso de la función pública y que este delito no prescribió en el caso de Moreno, a quien se le señaló como determinador de los hechos aun si no participó directamente en esas labores, pero indicó que no hay lugar a agravantes.Así las cosas, Hurtado fue condenada por concierto para delinquir, violación ilícita de comunicaciones, abuso de función pública, prevaricato por acción y falsedad ideológica en documento público. Y Bernardo Moreno por los delitos de concierto para delinquir agravado, interceptación de comunicaciones y abuso de función pública. Otros exdirectores del DAS en líos Este escándalo ha salpicado a los exdirectores del DAS Andrés Peñate y Felipe Muñoz, quienes fueron señalados por haber tenido conocimiento de las interceptaciones ilegales. Actualmente, en la Corte Suprema cursa el juicio contra el exdirector del DAS Jorge Noguera Cotes, también por ‘chuzadas', aunque en este caso ya le prescribieron los delitos de violación ilícita de comunicaciones y utilización ilícita de equipos receptores y transmisores. El exfuncionario, sin embargo, sigue siendo investigado por las ‘chuzadas’ por los presuntos delitos de concierto para delinquir y abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto. Otra decena de exfuncionarios del DAS que se desempeñaban en cargos de subdirectores, jefes y técnicos y exdetectives también fueron investigados y condenados. Algunos ya pagaron sus penas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad